Tennessee busca quitar ciudadanía a hijos de inmigrantes

Por Agencias
redaccion@latinocc.com

Negar la ciudadanía a hijos de indocumentados nacidos en Tennessee es el objetivo que buscan una propuesta de ley y una resolución impulsada por el representante estatal republicano del norte de Nashville, Bruce Griffey.

Se trata de la propuesta de ley SB-1278, que busca denegar los certificados de nacimiento a hijos de inmigrantes indocumentados, y la resolución HJR0047, la cual brinda apoyo a los esfuerzos del presidente Donald Trump de terminar con el derecho de ser ciudadano por nacimiento.

La resolución estaba supuesta a ser discutida la tarde del miércoles en el capitolio estatal, sin embargo, la misma fue suspendida de la agenda legislativa, algo que activistas ven como una pequeña victoria.

“Esta resolución no podría cambiar la ley den Tennessee, pero lo que sí hace es enviar un mensaje muy peligroso y anti acogedor para los ciudadanos nacidos aquí, que tienen padres indocumentados”, explicó Sherman Nikolaus, directora de Política de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee (TIRRC).

Nikolaus resaltó que están haciendo todo lo posible para evitar que ambas propuestas se conviertan en realidad, y que “estamos haciendo el trabajo del representante Griffey muy difícil”.

El representante estatal republicano del norte de Nashville, Griffey, es el líder de un “paquetazo anti-inmigrante” que está compuesto por cuatro propuestas:

SB-12780: Pretende negar la ciudadanía a hijos de indocumentados nacidos en el estado.

HB-0562: Implementaría el cobro del diez por ciento en remesas enviadas por inmigrantes a sus países de origen, para usar estos fondos en la construcción del muro fronterizo que ha prometido el presidente Trump.

HB-1238: Busca negar atención prenatal a madres indocumentadas dentro del estado.

(HB-1239) Pretende que los empleadores declaren el estatus migratorio de sus empleados mediante la implementación obligatoria del programa e-verify.

“Nuevamente vemos una arremetida contra los inmigrantes en este estado. El objetivo de este legislador es seguir la retórica anti-inmigrante de Trump, y hacer miserable la vida de los inmigrantes”, señaló Leticia Álvarez, vocera de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee (TIRRC).

La TIRRC, conjuntamente con mas de 200 voluntarios, marcharon la tarde del martes hasta el capitolio estatal en señal de protesta y rechazo contra el “paquetazo antiinmigrante”.

Además ingresaron a las instalaciones legislativas, donde se dividieron en 20 grupos para visitar a los senadores, y pedir su apoyo en la lucha contra las propuestas de ley que busca impulsar el republicano.

Según algunos senadores, activistas, y representantes de la sociedad, todas las propuestas de ley tienen una gran probabilidad de ser aprobadas, si no se advierte del daño social que pueden causar las mismas.

“La comunidad viene lastimada de una HB-2215, y nos encontramos con esto”, expresó Álvarez, haciendo referencia a la ley que entró en vigencia el primero de enero de este año, y que otorga poderes especiales de inmigración a funcionarios públicos, y cuerpos de seguridad local.

Brayan Puente, un joven estadounidense de 17 años, hijo de inmigrantes mexicanos, quien estuvo entre los voluntarios que asistieron al capitolio para luchar por la eliminación de estas propuestas de leyes, se mostró preocupado y decepcionado.

“Estas leyes no deben pasar, en especial la que busca quitar la ciudadanía a hijos de inmigrantes como yo… los niños que nacieron aquí también quieren oportunidades y hacer algo positivo en las comunidades”, acotó Puente.

A pesar de que los hispanos solo representan el 5% de la población en Teneesse, según datos del Centro de Investigación Pew; son una fuerza laboral indispensable en el estado, que de no existir podría afectar a la economía, denuncian activistas y funcionarios públicos.

“En los condados pequeños la economía está basada en el trabajo que hacen los inmigrantes y, si ellos se van, van a sufrir mucho”, enfatiza Fabián Bedne, concejal de Nashville.

Bedne pone como ejemplo la industria avícola donde empresas nacionales como Tayson Chiken operan a toda máquina en el estado, o el sector del tabaco, donde la mano de obra es completamente inmigrante, según él.

“Esto es algo loco para mí. En los mismos condados donde la gente más se queja de los indocumentados son los condados que más usan el trabajo del indocumentado para crear la riqueza que tienen”, apunta Bedne.

Bedne agrega que la implementación de esta ley costará millones de dólares que saldrán del bolsillo de los contribuyentes, para preparar a los funcionarios públicos para que no cometan violaciones a los derechos humanos.

Además, dice que se necesitarían jueces de inmigración, lugares de detención para los inmigrantes y ver qué pasará con los niños separados de sus padres. “Esto una locura, una ley sin planificación”, dijo.

“Es extraño para mí el odio que la gente tiene para nuestra gente. Nuestra gente solo quería trabajar, tener un lugar seguro y por el odio de unos termina creándose estas situaciones”.

Ante el temor por la entrada en vigencia de la HB 2315, la policía Metropolitana de Nashville dejó saber mediante una entrevista con MundoHispánico que no hará cumplir la ‘ley de deportaciones masivas’.

“No estamos aquí para deportar a nadie”, dijo el oficial Gilbert Ramírez, vocero de la policía Metropolitana de Nashville, quien agregó: “nosotros no vamos a estar parando a nadie para preguntarles si tienen o no documentos, si son o no residentes. Ese no es nuestro trabajo”.

Ramírez aseguró a MundoHispánico que esta decisión fue tomada en una reunión con la directiva del cuerpo policial. “Vamos a seguir ayudando a la gente latina. Hacemos esto porque para nosotros es bien importante nuestra relación con la comunidad latina”, manifestó.

Aunque activistas como Zabaleta no creen en las promesas hechas por la policía local.

“Todavía no ha entrado en vigencia la ley y ya la policía hace lo que quiere. A mí un oficial de la policía metropolitana de Nashville me paró y me preguntó hasta por mi Seguro Social”, denunció Zabaleta.

Zabaleta dijo que a pesar del incidente ella no presentó una denuncia formal ante la policía, pero aseguró que junto a grupos proinmigrantes estarán vigilantes de otros casos similares que se puedan registrar y posteriormente emprender una demanda contra la ley.

Para Leticia Álvarez, directora de TIRRC, la preocupación va mucho mas allá de lo que ocurra con los cuerpos de seguridad pública en la capital.

“En las zonas rurales de Tennessee es donde existe más racismo y es donde se han ejecutado las redadas mas fuertes de ICE. Allí es donde creemos las comunidades estarán más vulnerables y las policías más agresivas”, apuntó Álvarez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *