Logrando mayor igualdad en la preparatoria

JOSE SALETA-websaleta679@yahoo.com

Hasta hace poco tiempo (y en algunas ocasiones todavía es el caso) uno podía entrar en un cualquier clase de cualquier escuela preparatoria de Santa Bárbara y, con sólo echar un vistazo a los estudiantes y sin saber nada de antemano, decir sin temor a equivocarse cuál era el nivel académico de la clase.

Lo único que había que hacer era fijarse en la composición racial de los alumnos: si los estudiantes de la clase eran mayoritariamente o únicamente blancos o anglos, con posiblemente algunos asiáticos, la probabilidad que fuese una clase de nivel avanzado era muy alta.

Si en caso, los alumnos pertenecían fundamentalmente o exclusivamente a las minorías étnicas educativas y de capacidades socioeconómicas más bajas, latinos y afroamericanos, la clase era muy probablemente de un nivel bajo.

El nivel académico de las clases que toman los estudiantes en sus años de preparatoria es muy importante para decidir el futuro que podrán hacer, pues las clases más avanzadas les pueden contar como crédito universitario si pasan un examen al final de curso.

Lo último no sólo “se ven bien” en su expediente académico facilitándoles la admisión a la universidad, sino que pueden acortar el tiempo que tienen que estar en la universidad y el costo que ello implica, porque ya llevan trabajo adelantado. Las clases de nivel académico más bajo, sin embargo, aunque les dan crédito para graduarse de la preparatoria, no hablan muy bien de los estudiantes que las toman, y en las oficinas de admisión de las universidades no las verán “con buenos ojos”.

Es por ello que el Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara (SBUSD, por sus siglas en inglés), está haciendo un esfuerzo para que esto cambie y se ha puesto como una de sus metas el que la composición de los cursos de los niveles más altos, las que hacen que los estudiantes consigan crédito universitario en la preparatoria, los cuales les abren las puertas para realizar estudios superiores, reflejen la composición demográfica de la escuela y del Distrito.

Es decir, si la preparatoria tiene casi la mitad de estudiantes latinos, como es el caso en las preparatorias de SB, aproximadamente la mitad de los alumnos de estas clases deberían ser latinos.

Para cumplir este objetivo, se ha establecido una colaboración con el grupo ‘Equal Opportuniy Schools’ (EOS, por sus siglas en inglés).

Lo que EOS está haciendo es recopilar información de estudiantes por medio de cuestionarios y usando los sistemas de información de la escuela y, con todos esos datos, identificar alumnos que no están tomando las clases más avanzadas y pertenecen a los grupos que están no bien representados en dichas clases, pero que es probable que tuvieran éxito en las mismas.

Son los que llaman los “estudiantes ausentes”.

Entonces, será la tarea del personal de la escuela (fundamentalmente de los consejeros), tratar de animar a estos “estudiantes ausentes” para que se inscriban en algunas de estos cursos, lo que les ayudaría en su desarrollo académico.

El EOS y el Distrito se han comprometido a intentar lograr 3 objetivos:

Cerrar por completo la brecha racial y económica que hay en la participación en clases avanzadas para otoño de 2015.

Mejorar el rendimiento de los estudiantes en estas clases para primavera de 2016, usando como medida el índice de aprobados de los exámenes de estas clases para conseguir el crédito universitario.

Desarrollar sistemas que mantengan y mejoren estos resultados en los años venideros, creando un mayor sentido de lo que se puede conseguir para estos estudiantes ausentes, aumentar el nivel de preparación para la universidad de todos los estudiantes y cerrar las brechas en oportunidades y rendimiento.

Lo que está haciendo el Distrito Escolar es dar un paso importante para conseguir, de verdad, una mayor igualdad de oportunidades en las escuelas.

Nos corresponde, sin embargo, también a las familias apoyar este tipo de iniciativas.

Por lo que la mejor forma de hacerlo es informándonos de las clases que están tomando nuestros hijos, saber cómo les está yendo y animándolos a que tomen clases que sean un reto para ellos, tratando de buscarles el apoyo que necesiten para tener éxito en las mismas.

Para esto es fundamental hablar con ellos y hablar con su consejero escolar.

No tengan miedo de hacer una cita.

José Saleta, es un experto con carrera en la educación e interprete en el SBUSD, además de padre de familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *