Las injusticias del sueldo laboral

Hazel Davalos es la directora de CAUSA para la zona norte del Condado de SB, además ha sido líder comunitaria que ha estado involucrada en muchas organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes./ EL LATINO
Hazel Davalos es la directora de CAUSA para la zona norte del Condado de SB, además ha sido líder comunitaria que ha estado involucrada en muchas organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes./ EL LATINO

redaccion@latinocc.com

Todos sabemos que los trabajadores de bajos ingresos luchan para sobresalir en el condado de Santa Bárbara, pero lo que muchos no saben es que mientras las ganancias de las grandes corporaciones son más altas que nunca, los salarios de los trabajadores siguen bajando.

Algunos llaman a esta etapa, “la recuperación económica sin salarios”, es decir, aunque la economía ha mejorado, pero los trabajadores de bajos ingresos no reciben los beneficios que esto conlleva.

Así, los empleados del condado en las 6 categorías que ganan menos de $30,000 al año están recibiendo menos de lo que captaban en el 2007, a pesar que la economía mejoró y los costos de vivir en esta zona continúan subiendo.

Los trabajadores agrícolas, asistentes o cuidadores de salud de hogar, trabajadoras domésticas y los que trabajan en restaurantes, son miembros de las industrias que continúan creciendo más rápido que cualquier otras, pero sus salarios están bajando. De hecho, el promedio de ganancias de los trabajadores de los restaurantes y los asistentes de salud bajaron más de un 40% desde “la Gran Recesión” del 2009.

Hay desigualdad, clara está, ya que en 2013, un quinto de los hogares más ricos del condado se llevó el 54% de las ganancias, mientras el quinto de los hogares más pobres ganó solamente un 3% del total de ingresos en el Condado.

Desde el 2007, los hogares más ricos crecieron y los más pobres ganaron menos.

En 2013 la cantidad de pobreza para los residentes anglosajones del condado era 13.1%, mientras 21.3% de los latinos vivimos en niveles de pobreza.

Por el costo alto para vivir en la zona, dos padres que trabajan tiempo completo tendrían que ganar $19.65 por hora para pagar para las necesidades básicas como la renta, comida y cuidado de niños, sin tener que depender de ayuda del gobierno.

A pesar de esto, las 5 industrias de más rápido crecimiento pagan un promedio de $12.25 por hora.

Cuando una gran mayoría de los empleos disponibles sólo pagan $25,000 al año, lo cual no es suficiente para mantener una familia en esta área; ¿Cómo creen que las familias trabajadoras van a poder sobrevivir y prosperar?; el 32% de las familias alquilando casa gastan más de la mitad de su salario solamente en ello.

Los legisladores deben de tomar conciencia y acción para proveer ayuda a estas familias, y mejorando los salarios es una solución crítica en la lucha contra la desigualdad.

Subiendo al salario mínimo, e incluyendo tiempo pagado cuando el empleado se enferma o por razones de emergencia de tipo familiar, daría más poder a la gente trabajadora, lo cual llegaría a ayudar a los negocios pequeños y la economía local. También tenemos que reforzar las leyes salariales actuales, leyes que los patrones rompen muy a menudo para así aprovecharse de sus trabajadores, especialmente los inmigrantes.

Según varios estudios, los gastos más grandes para las familias trabajadoras son los de vivienda, salud y transporte.

Así, un cuarto de los residentes del condado de Santa Bárbara no pueden conducir un vehículo, ya sea por su edad, discapacidad física o costos de comprar un auto. Invirtiendo en el transporte público bajaría los gastos de los trabajadores de bajos ingresos y aumentaría su acceso a oportunidades de empleos y a la educación.

Ahora, las rentas altas y los desalojos por remodelaciones, están alejando las familias trabajadoras de los centros de trabajos, como Santa Bárbara, a zonas más baratas como Goleta, Carpintería, Lompoc y Santa María, haciendo que tengan viajes más largos y menos trabajos disponibles.

Es por ello, que los líderes locales deben apoyar la construcción de viviendas accesibles cerca de los empleos y proteger a los inquilinos de desalojos injustos.

Las personas que trabajan de tiempo completo deberían de poder vivir aquí y mantener a sus familias, ya que demasiadas familias latinas trabajan largas horas pero apenas pueden sobrevivir, por los salarios bajos que obtienen.

Acabando con la pobreza resultaría en comunidades más fuertes, seguras y saludables. Es hora de tomar acción.   ν

Hazel Davalos es la directora de CAUSA para la zona norte del Condado de SB, además ha sido líder comunitaria que ha estado involucrada en muchas organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *