“Jurassic World”: nostalgia en estado puro

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, donde se graduó en Dirección Cinematográfica. Es director de varios films que ha presentado en numerosos festivales de cine./EL LATINO
Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, donde se graduó en Dirección Cinematográfica. Es director de varios films que ha presentado en numerosos festivales de cine./EL LATINO

redaccion@latinocc.com
Más de dos décadas después del estreno de Jurassic Park de Steven Spielberg (1993), el director Colin Trevorrow se pone sobre los hombros la responsabilidad, junto a sus dos estrellas Chris Pratt y Bryce Dallas Howard, de abrir nuevamente las puertas de “Jurassic World”.
Así, el parque temático más mítico de la historia del cine, ideado por John Hammond (Richard Attenborough), está ubicado en la increíble Isla Nublar, donde los dinosaurios imaginados por Michael Crichton vuelven a la carga genéticamente modificados y con un nuevo objetivo: recuperar la esencia original de la saga y dominar de nuevo la taquilla mundial.
Y es que 22 años después del incidente en Jurassic Park, los hermanos Zach y Gray Mitchell (este último, un enamorado de los dinosaurios) son enviados por sus padres a “Jurassic World” para que visiten a su tía, Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), la jefa de operaciones del parque.
Cuando llegan, el lugar está en funcionamiento total y Claire ocupada reclutando nuevos patrocinadores, por lo que decide que sea su asistente personal quien guíe a sus sobrinos.
Ya que la asistencia de visitantes en la última década ha ido a menos, así que con el futuro del parque en jaque, Claire y los científicos de InGen han generado una nueva atracción de forma desesperada y cruzando totalmente la línea ética de trabajo; han creado una nueva especie de dinosaurio, el ‘Indominus Rex’, modificado genéticamente con partes de ADN de todo tipo de dinosaurios depredadores y otros animales con mecanismos de defensa superdesarrollados.
El creador del animal es el Dr. Henry Wu (BD Wong, el único actor de la película original que repite) quien, como ingeniero genético jefe, guarda en secreto la combinación genética exacta de este monstruoso dinosaurio.
Owen Grady (el sobradamente carismático Pratt) entrena a los velociraptors del parque junto a Barry (Omar Sy), pero es a Owen a quién los raptors ven como macho alpha de la manada.
Vic Hoskins (Vincent D’Onofrio, jefe de seguridad de InGen) cree que los raptors deben ser entrenados para uso militar, cosa con la que Owen no está de acuerdo.
Simon Masrani (Irrfan Khan), el dueño de Jurassic World, le pide a Claire que, con la ayuda de Owen, evalúe el Indominus Rex antes de que la atracción abra al público.
Owen inspecciona el Indominus, y advierte a Claire de que el dinosaurio es especialmente peligroso, ya que ha crecido en aislamiento y no ha socializado con los demás dinosaurios del parque.
El Indominus consigue escapar de su enorme jaula y quedando en libertad, siembra el caos por toda la isla.
A partir de aquí, los empleados del ‘Jurassic World’ tendrán que hacer todo lo que esté en sus manos para evitar otro desastre histórico.
¿Podrán los visitantes salir con vida de este parque ahora convertido en un caos infernal?
Desafortunadamente, Gary y Zach son los últimos en entrar dentro de una fascinante giroesfera para realizar un tour por la isla, justo antes de que Claire dé la orden de evacuar a todos los inquilinos del parque.
Aquí empieza la gran aventura que unirá a Claire y a Owen en la misión de intentar frenar como sea al Indominus Rex con la ayuda de los velociraptors, salvar a los sobrinos de Claire, a los más de 20 mil visitantes que hay dentro del parque y además recuperar la humanidad que había perdido el personaje de Claire.
Esta última se había convertido en una adicta al trabajo pasando todo su tiempo en ‘Jurassic World’, y que había olvidado lo que significa vivir y amar, buscando encontrar la redención con su hermana, sus sobrinos y con Owen.
Trevorrow reconoce que el reto era hacer algo diferente a las secuelas anteriores, ya que según él eran más de lo mismo.
Así que se las saltó y decidió seguir el hilo de la primera cinta, además de volver a la fuente, la novela de Crichton.
Según el director, el estudio estaba horrorizado con su elección y, de hecho, tuvieron que alquilar su primer film en DVD porque no tenían ni idea de quién era Trevorrow.
Trevorrow, sin embargo, consigue con éxito tomar prestada la franquicia de Steven Spielberg, creando algunas escenas de acción y suspenso de altísimo nivel, llevándonos en otros momentos a la nostalgia al redescubrir, a través de los ojos de Gray, la mítica Isla Nublar al ritmo de la inolvidable música de John Williams.
Para quienes crecimos de niños con la saga, nos pone la piel de gallina y haciéndonos volver a la niñez.
La sensación tras finalizar el film es que aunque sea una digna sucesora de la original y los personajes sean simples pero efectivos, nadie jamás podrá superar esa primera entrega.
Jurassic World ya ha batido un sinfín de récords de taquilla; el primero fue el de conseguir la mejor recaudación en un fin de semana en Estados Unidos (con más de 200 millones de), después fue el mejor primer fin de semana mundial de la historia (más de $500 millones), y a luego el record de ser la primera película de la historia que supera más rápidamente los mil millones de dólares.
Ahora mismo ya es de las 10 más taquilleras con más de $1,200 millones en su haber y… subiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *