SUPLEMENTO FIESTAS ESPANOLAS: Rosendo Valencia: el charro de Santa Bárbara

 

Uno de los responsables de poner esa atmósfera especial de los años de “Rancho”, es el empresario local Rosendo Valencia, quien en el 2003 creó el “Grupo Charro Los Compadres”./CORTESIA
Uno de los responsables de poner esa atmósfera especial de los años de “Rancho”, es el empresario local Rosendo Valencia, quien en el 2003 creó el “Grupo Charro Los Compadres”./CORTESIA

Por Carlos Hernández
editor@latinocc.com

El Flamenco, la comida mexicana, los cascarones y los caballos son cada año elementos indispensables de las “Fiestas Españolas”, ya que sin estos las celebraciones más importantes de la Ciudad y del Condado no serían las mismas.

Precisamente uno de los responsables de poner esa atmósfera especial de los años de “Rancho”, es el empresario local Rosendo Valencia, quien en el 2003 creó el “Grupo Charro Los Compadres”,.

“El grupo cuenta con entre 15 a 18 jinetes y lo comencé después que me invitaron a participar (2002) el grupo de ‘Los Tequileos de Solvang’. A mí desde chico me encantan los caballos, son mis animales favoritos”, indica.

Es por ello que para el empresario de la industria de la jardinería, quien llegó hace 41 años a Santa Bárbara, no fue un escollo participar en el tradicional “Desfile de las Fiestas”, cada viernes que estas se celebran.

“Quiero enaltecer, preservar y educar la cultura del ‘Charro’, ya que es algo muy tradicional de esa época (post colonial). Además, algo que las segundas y terceras generaciones de mexicanos en este país deben de conocer”.

Así, este año el grupo se presentará con 18 “charros” quienes lo harán montando caballos de las razas andaluz, frisón y azteca, dirigiendo el pelotón estará Rosendo, quien a su vez vestirá un traje gris oscuro con sombrero charro, de la misma tonalidad, en su caballo andaluz “Galán”.

Al frente de ellos estará Francisco Guerra, quien es un experto en el arte del baile de lazo, quien además estará en el “Festival del Mariachi”.

Rosendo de 57 años y oriundo de Tepatitlán, Jalisco, comparte que desde que era un niño le encantaron los caballos, ya que en su familia su abuelo y su padre tenían ganado, así que creció admirando a los equinos.

“Tenía sólo 5 años cuando monté mi primer caballo, me seguía cuando le chiflaba, siempre jugaba con él, era muy obediente y manso, era casi como mi perrito”.

Los caballos forman una parte muy especial de Rosendo, así cuenta como cuando con tan sólo 8 años recorría como por una hora a caballo valles y veredas para llegar a los lugares remotos donde su padre y abuelo tenían trabajadores realizando construcciones o cultivando.

“El amor por los caballos es parte de mí, algo que traigo en la sangre”, asegura el simpático “charro” quien con su esposa Novella, procrearon 7 hijos, y ya cuentan con 14 nietos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNA PASIÓN CARA

Así, poner en marcha su grupo no es algo sencillo ni mucho menos barato, ya que muchos de los jinetes vienen con sus caballos de diferentes partes del estado.

“Son amigos míos que tengo en Los Ángeles, Bakersfield y en otros lugares. Ellos no me cobran nada, pero nosotros para mostrar nuestra gratitud organizamos un convivio con mariachis, bandas, djs, y mucha comida”.

La fiesta privada que ponen en marcha tres de sus seis hijas, Lorena, Sandra y Gloria, acuden más de 200 personas, incluidos los jinetes, sus familias, así como los 49 empleados de su empresa y sus familiares.

“Se gastan más o menos unos $15 mil sólo en esa fiesta”, sostiene Lorena.

Los caballos del “Grupo Charro Los Compadres”, de los cuales seis son de Rosendo, son sin duda de los más admirados por los casi 150 mil personas que asisten al desfile realizado en las principales calles el Sur de Santa Bárbara.

No es para menos, ya que la cantidad que “pone en desfile” es altísima.

El precio de los equinos más los imponentes trajes de charro, los cuales son importados desde México, fácilmente llegan a los $2 millones de dólares.

“Los caballos que usamos no bajan de $100 mil, habiendo algunos que llegan a los $200 mil. Aparte están los trajes, que valen mucho. Sólo los cinturones que usamos valen $3 mil, y a parte están las sillas que andan en por lo menos $5 mil”, indica Rosendo.

Y es que Rosendo que tiene más de 20 caballos de su propia flotilla en Ranchos de Ojaí, Los Ángeles y México, los cuales por su belleza y elegancia “de paso” o andar, lo han hecho que sea llamado a participar en el “Desfile de Navidad del Paseo de las Estrellas de Hollywood”, y además gozan también de gran reconocimiento internacional.

Muchos de ellos han sido rentados para aparecer en videos musicales de cantantes de la talla de Joan Sebastían, su hijo Juan Manuel Figueroa y hace poco “Galán” fue pedido por nada más y nada menos que el cantante y tenor italiano “Andrea Bocelli” para que apareciera junto a él en videos y otras producciones.

“La verdad si es un pasatiempo un poco caro, pero tengo una pasión por ellos. Son animales muy fieles, elegantes y sobre todo inteligentes. Gracias a Dios luego de casi 30 años de trabajar muy duro me pude dar este lujo”, indica Rosendo, quien compró su primer caballo en 2002.

Este “charro” local posee ejemplares que cuestan hasta $300 mil dólares, algunos de ellos son descendientes de caballos de celebridades como el cantante ‘Ezequiel Peña’, y actualmente Rosendo está tratando de sacar una raza muy pura de caballos españoles.

“Queremos sacar una línea del ‘Español’ antiguo, porque ya casi no existe y los que tratan de hacerlo cruzan mal las razas. Nosotros estamos usando cinco diferentes líneas del andaluz y así sacar una muy pura”.

Rosendo confesó que para tener un buen caballo de paso y en general, la clave es respetarlo, ya que esa fue una filosofía que adopto de su abuelo y su padre.

“Ellos me enseñaron que al caballo no se le maltrata, ni se le fuerza. Hay que tratarles como un amigo, con respeto. Por eso, es que en mi grupo no acepto a jinetes que abusen de ellos”, agregando que por esa razón redujo la cifra de jinetes, (30) con los que inicio hace más de 10 años.

Para terminar, Rosendo admite ser un admirador del legendario ‘Antonio Aguilar’, ya que era alguien que respetaba al equino, compartiendo una anécdota de ‘Joan Sebastian’.

“A Joan Sebastian le decían el ‘Huracán del Sur’ por que salía al escenario y hacía saltar a los caballos muy alto, pero lo hacía lastimándolos mucho con las espuelas. Eso a mí no me gusta, y por eso fue una vez que me pidieron un caballo para un video de él y no lo quise prestar, porque los trataba mal”, finaliza el carismático “charro”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *