La escuelita para padres

La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería./EL LATINO
La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería./EL LATINO

saguila@cusd.net

Mi hijo cumplió 14 años y recuerdo claramente el día que nació.  Aunque lei tres libros durante mi embarazo, fue un shock cuando lo cargue en mis brazos por primera vez.  ¿Y ahora que hacemos con el, pensé?  Que responsabilidad tan grande ser padres.

Mi pequeña esta por cumplir tres años y aunque ya no soy mamá primeriza con temores y mil preguntas, sigue siendo difícil la tarea de ser padres.

Todo ha cambiado…  antes era bueno darles mucha leche. 

La leche era buena para los huesos, ahora los pediatras no quieren que los niños tomen tanta leche ni jugo. 

Y es que aseguran que la leche engorda y el jugo tiene mucha azúcar. Me sorprendí cuando el pediatra me dijo que mi pequeñita tenía que tomar menos leche. 

Crecimos escuchando a nuestros padres que no desperdiciáramos la comida, que teníamos que dejar el plato limpio.

Ahora se recomienda que no forcemos a los niños a comer toda la comida, que coman lo que puedan. 

Nuestros padres nos decían que comiéramos calladitos, sin hablar. 

Hoy en día, es recomendable conversar todos en la mesa hablar sobre como les fue en su día. ¿Que hicieron?   

Y cuando había un problema, nos regañaban y cuidadito con rezongar. 

Nada de andar contestándoles a nuestros padres.  Ahora se les da a los niños la oportunidad de hablar, de explicar que sucedió, que den su punto de vista.

No estoy diciendo que nuestros padres hicieron las cosas mal. 

Al contrario, ellos hicieron lo mejor que pudieron para educarnos. 

La madres embarazadas no sabían el sexo de su bebe hasta la hora de nacer, mientras hoy, con la tecnología tan avanzada, podemos escuchar los latidos del bebe en el vientre. 

Con ultrasonidos tridimensionales, se puede ver claramente la carita del bebé antes de nacer. 

Hoy en día, llora el bebé y llamamos a la enfermera para decirle los síntomas y para que nos aconseje que hacer.  Nuestros padres confiaban en remedios caseros para curar enfermedades.  ¿Cuál doctor? 

¿Es más fácil ser padres ahora? 

La tecnología y las comodidades definitivamente ayudan.  En la internet se encuentra casi todas las respuestas. 

Que si el niño tiene ronchas, piojos o tartamudea, buscamos en la computadora.  Creo que los problemas hoy en día son diferentes, ya que ahora se escuchan más problemas con drogas, problemas mentales. 

La gente comenta que los niños “nacen mas vivitos”.

Hoy brincan, saltan y son mas inquietos. Se quejan de que no hacen caso y que desafían a los padres, no obedecen.

Nadie dijo que educar a los hijos era fácil. 

Recordemos que los hijos no pidieron venir a este mundo

Es crucial dedicarles tiempo de calidad, conversar con ellos diariamente, abrazarlos y escucharlos.  Hay un dicho que dice… “¿Quieres buenos hijos?  Comprales menos cosas y dales más tiempo”.  ν

La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *