Escuelita para padres

De el ejemplo

Column_Sonia-Aguila

saguila@cusd.net

¿Su hijo no encuentra el zapato por la mañana y se le hace tarde para ir a la escuela?

¿Se sube al carro y no se acuerda en donde dejo las llaves?

¿No hay tiempo para ponerle una merienda en la lonchera de sus hijos?

No sólo le pasa a usted, este es un problema que muchas familias lo viven diariamente.

Afortunadamente esos problemas tienen solución.

Ahora que los niños ya tienen un mes de estar acudiendo a la escuela, es crucial que exista organización en la casa.

Especialmente si tiene varios pequeños. Es imposible arreglar todo por la mañana, seamos sinceros y hay que reconocer que no hay suficiente tiempo.

Es por ello que lo mejore es arreglar todo la noche anterior, así como eligir la ropa que los nenes se pondrán.

Que frustrante cuando sus hijos no encuentran calcetines que combinan o les falta un zapato.

La mochila debe estar empacada y lista en un lugar específico como cerca de la puerta.

Al terminar la tarea por la tarde, organicen la mochila y coloquen todos sus útiles dentro de la misma.

Son muchos los niños que van a la escuela sin nada que comer durante el recreo.

Luego tienen hambre, les duele el estómago o la cabeza, recuerden que un estudiante mejor alimentado tiene mejor rendimiento académico, así que prepare las meriendas con anticipación.

Haga bolsitas de uvas o fruta y déjelas ya listas en el refrigerador, será la merienda de sus hijos en la escuela.

A los niños les gustan las galletitas de pescaditos, por lo que prepare varias bolsitas el fin de semana y así se le hará mas fácil por la mañana sólo tomar una sin estresarse pensando en el tiempo que le tocaría hacerlo por la mañana. Recuerde una buena organización es la clave para evitarse muchos dolores de cabeza.

Repase el menú de la cafetería junto a su hijo y decidan cuál comida no les gusta para que lleven almuerzo de casa.

Marque en el calendario el día que llevara su propio almuerzo y colóquenlo sobre el refrigerador para no olvidar.

En ocasiones los padres se molestan porque los niños no son organizados, no cuidan sus cosas y dejan todo tirado.

¿Cómo aprenderán los niños si nosotros mismos no les enseñamos a ser más ordenados?

Es necesario tomar el tiempo de mostrarles cómo se hacen las cosas. Queremos que limpien su cuarto o recojan, mas sin embargo, no les decimos cómo se hace.

Muéstreles lo que significa doblar su ropa, tender su cama, poner la mesa.

Los niños aprenden lo que viven y lo que ven, por ello la mejor solución es el ejemplo que les podemos dar, recuerde: nadie nace aprendido.

Si no hay orden en la casa aprenderán a ser desordenados.

Evitemos que los niños se frustren por la mañana cuando no encuentran algo que necesitan.

A nadie le gusta tener una mala mañana, comenzar con el pie izquierdo les afecta todo el día, porque los estudiantes llegan al salón de clases regañados por sus papas, enojados y sin ganas de aprender.

Enseñemos a los niños que ser organizados tiene muchos beneficios, y es nuestra responsabilidad.

Con orden en su casa, comenzara mejor su día.

Sonia Aguila es una experta en educación y maestra de la Escuela Canalino de Carpintería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *