Elecciones 2016: dos realidades, dos futuros; los beneficios de las “Medidas I & J”/ Elections 2016: two realities, two futures: the benefits of “Measures I & J”

ESPAÑOL

*(Scroll down for the English version)

Por/By Tatiana Prophet
redaccion@latinocc.com

Este año, el pueblo de los Estados Unidos ha sido testigos de una campaña presidencial como ninguna otra.

Por primera vez, una mujer ha sido propuesta por un partido político importante.

Por primera vez, una celebridad de la televisión “reality” y hombre de negocios, sin experiencia política, ha sido nominado por otro partido político importante.

Por primera vez en la era política moderna, el tema de la inmigración ocupa un lugar central.

La inmigración siempre ha sido importante para este país, y se podría decir incluso el sueño estadounidense lleva en sí una promesa implícita a todas las personas alrededor del mundo, la esperanza de una vida mejor, aunque ellos nunca venga acá.

De hecho, la inmigración es un proceso inscrito en 1903 en los pies de la Estatua de la Libertad, la lectura en parte: “Dame a tus cansados, tus pobres, vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad”.

Sin embargo, mientras el tema siempre ha sido parte importante de la vida política y económica de la nación, nunca ha tomado tanta importancia como durante la elección presidencial de este año.Para Donald J. Trump, un magnate de bienes raíces de Queens, Nueva York, que se hizo un nombre por sí mismo en el show “Celebrity Apprentice”, la inmigración en sí es un problema, que lo puso en el ojo del huracán desde el día que inició su campaña.

Por otro lado, la ex primera dama y la Secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, es esencial para una economía que funcione.

Trump lanzó su campaña el 16 de junio de 2015, con su ahora famosa declaración: “Cuando México envía su gente, no están enviando a los mejore … Están trayendo crimen, son narcotraficantes, asesinos, son violadores, y algunos, supongo, son buenas personas”.

A lo largo de la campaña, que ha seguido haciendo hincapié en los delitos cometidos por inmigrantes indocumentados, como un problema clave que amenaza el orden público en este país.

Mientras que sus declaraciones fueron condenadas por muchos líderes republicanos y demócratas, estas resonaban como dulce melodía con los votantes de dicho partido en las primarias republicanas, y para la primavera, Trump ya había derrotado a otros 17 contendientes por la nominación presidencial de su partido.

En la Convención Nacional Republicana en julio, Trump decidió poner en el centro de atención a las familias de las víctimas de asesinato cuyos atacantes estaban viviendo ilegalmente en el país.

Haciendo lo mismo en los debates presidenciales.

Mientras que las víctimas de cualquier delito tienen todo el derecho a la justicia y el consuelo, la selección de Trump de las víctimas y utilizarlas como ejemplos, solamente distorsiona la realidad.

Destacando el porcentaje de inmigrantes que cometen delitos está eclipsando la imagen más grande: que el crimen está en su punto más bajo, y los inmigrantes indocumentados no son responsables de una gran parte del crimen en el país.

Mientras que la población de inmigrantes ilegales en los Estados Unidos se ha triplicado entre 1990 y 2013 a más de 11 millones, la tasa de crímenes violentos se redujo un 48%, incluyendo asalto agravado, robo, violación y asesinato, de acuerdo con estadísticas del FBI.

Pero nadie sabrá de eso en la página virtual de Trump, ya que ahí en su sección sobre la inmigración, la estadística de arriba establece que:

“Los inmigrantes ilegales y otros no ciudadanos en nuestras prisiones y cárceles, en conjunto, tenían alrededor de 25 mil detenciones de homicidio a sus nombres”, citando un informe de 2011 por la Oficina de Responsabilidad del Gobierno Federal.

El sitio virtual de Trump tampoco menciona que esas 25 mil detenciones de homicidios pertenecían a los 249 mil criminales extranjeros arrestados en un lapso de 55 años, de 1955 a 2010, y que los homicidios representaron sólo el 1% de esas detenciones.

Además, el informe estaba utilizando una muestra aleatoria de 1,000 personas de esos criminales extranjeros para llegar a esas cifras.

En realidad, los inmigrantes indocumentados cometen menos delitos que los ciudadanos.

Un informe publicado en por el Instituto de Política Pública de California, encontró que los inmigrantes están insuficientemente representados en el sistema penitenciario del estado.

Por ejemplo, sólo 297 por cada 100 mil adultos nacidos en el extranjero están en prisión, en comparación [con] 813 por 100 mil para adultos nacidos en Estados Unidos.

Mientras que la administración Obama ha hecho una prioridad el deportar a criminales peligrosos, hay algunas dificultades con la eliminación de los nacidos en el extranjero.

Pero poner esas estadísticas como tema central de una campaña presidencial, exponiendo e interpretando de manera errónea estadísticas para destacar las faltas inventadas en la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven y trabajan aquí en pacíficamente, es harina de otro costal. Es una distorsión consciente de la realidad.

La imagen de la realidad presentada por el candidato demócrata Hillary Clinton, por el contrario, es más amplia, centrándose en las contribuciones de los inmigrantes legales e indocumentados a la economía, y los derechos que tienen como trabajadores en esta nación.

Al igual que el actual presidente, Barack Obama, Clinton ve la realidad de la situación actual como poco saludable para todos.

Los trabajadores operan en las sombras, son vulnerables y aprovechados por patronos.

Cientos de familias son encarceladas en centros de detención o en prisiones privadas.

Y muchos de los inmigrantes indocumentados  toman la decisión de permanecer sin estatus en lugar de solicitar una tarjeta de residencia, ya que muchas veces les podría provocar que salgan del país por hasta 10 años.

Al igual que sus visiones de la realidad, cada candidato tiene planes muy diferentes para el futuro.

Trump se está centrando la mayor parte de sus planes de ejecución.

De ser electo, construiría un muro en la frontera con México, y él todavía está insistiendo en que México pagará por ello, además triplicaría el número de agentes de Inmigración y Aduanas.

Se pondrá fin a la práctica de las “ciudades santuario”, que permite a los oficiales encargados de hacer cumplir la ley para proteger a las comunidades que sirven sin amenazar a las comunidades con la deportación.

También se ha comprometido a poner fin a “dos amnistías ejecutivas ilegales” del Presidente Obama, también conocido como DACA y DAPA.

Y, por último, que obligará a las naciones de todo el mundo para que reciban a sus ciudadanos criminales.

Algunas de estas reformas, al igual que los agentes fronterizos adicionales, son factibles.

Otros, como los países que obligó a readmitir a sus ciudadanos criminales, son metas nobles, pero no necesariamente que sean posible.

us_capitol_buildingwebClinton, por su parte, introduciría una reforma migratoria integral con una vía a la ciudadanía plena y equitativa dentro de sus primeros 100 días en el cargo.

“Tratará a cada persona con dignidad, solucionar el retraso en el proceso de visas familiares, defenderá el estado de derecho, protegerá a nuestras fronteras y la seguridad nacional, y llevará a millones de personas trabajadoras a la economía formal.”

Algunos de sus objetivos, como la protección de las fronteras y la seguridad nacional, son más fácil de decir que de hacer.

La pregunta es, ¿cada político hará lo que ha prometido?

Este año, más que nunca, la prueba estará en que tanto coincide con la situación actual, la visión de la realidad de cada candidato.

“MEDIDAS I & J”: MEDIDAS PARA EL FUTURO

Los estudiantes de Dos Pueblos High School siguen utilizando los mismos edificios de aulas portátiles que el presidente de la junta escolar, Pedro Paz, utilizó cuando fue a la escuela secundaria… eso fue hace 30 años.

“Tienen que ser reemplazados”, indicó Paz en entrevista con El Latino Costa Central, añadiendo que los edificios permanentes también están en extrema necesidad de reparación.

“No estaban bien pensados en términos de enfriamiento natural. Los estudiantes están pasando más tiempo en el calor en el inicio del año escolar, y eso no es bueno”.

El 8 de noviembre, los votantes tendrán en cuenta si se permite a las escuelas de Santa Bárbara una infusión especial de fondos a través de dos medidas de bonos, la “Medida I” y “Medida J”.

La “Medida I”, produciría $135 millones, financiaría todas las instalaciones de escuelas secundarias y bachilleratos en Goleta y Santa Bárbara. Mientras que la “Medida J”, daría $58 millones, para la mejora de las 13 escuelas primarias del Distrito Escolar de SB.

“Estas mejoras son vitales para el aprendizaje de los estudiantes”, escribió el miembro de la junta Ed Garza en una carta al Santa Barbara News-Press.

Otros problemas incluyen la iluminación inadecuada, reparaciones de techos, asfalto y aceras inseguras, así como hacinamiento.

“Es un poco incómodo”, dijo Paz, agregando que su esposa es una gran maestra de secundaria.

“Ella tiene que movilizarse entre dos aulas, que no tienen el espacio adecuado. Para moverse, debe haber un poco de espacio y no lo hay”, indicó Paz.

Cuando se aprueba una medida de bonos, los impuestos a la propiedad aumentan, al tiempo que el emisor del bono, eventualmente debe pagar los intereses a los tenedores de bonos.

Pero Paz insiste que se necesitan medidas adicionales porque los ingresos fiscales han disminuido en los últimos años.

Al igual que la mayor parte del país, California se basa en los ingresos de impuestos de propiedad para financiar las escuelas.

Según Paz, los ingresos han estado en el mismo nivel desde que se dio la Gran Recesión en 2008.

“Nunca hay suficiente dinero porque en primer lugar, creo que lo que la gente olvida es que los gasto por estudiante no están incluso a los niveles de 2007. No volveremos a los niveles de gastos de 2007 hasta el año 2021”, aseguró.

Además, los ingresos de las escuelas son de manera temporal. La medida de Impuestos por parcelas de Distritos del Condado de SB que se aprobaron en noviembre de 2012, expiran después del año escolar 2016-17.

Esto resultará en que en la Ciudad de Santa Bárbara tendrá una reducción de $93 en impuestos anuales de propiedad, y en el resto de el Distrito, los impuestos se reducirán en $43 al año.

“No es que tenemos una cantidad estable de dinero cada año. No se puede seguir adelante y comenzar a reemplazar salones portátiles con edificios permanentes cuando ese flujo de ingresos está por terminarse”.

Lo que necesita el distrito, según Paz, es una fuente de ingresos dedicados para estos proyectos a largo plazo, y por encima del presupuesto ordinario establecido.

La Junta Escolar insiste en que ambas medidas serán de gran beneficio para la economía local.

Con una medida fue aprobada en 2010, todos los contratos fueron a las empresas de construcción en la Costa Central, y el 66% de ellos fueron a las empresas en Santa Bárbara.

A continuación, una lista de los proyectos programados para utilizar los fondos de las medidas I y J:

• Sustitución de los aulas portátiles por salones permanentes.

• Sustitución de estructuras obsoletas (Lockers y la Cafetería) en la Santa Barbara Junior High.

• Escuela Secundaria Santa Bárbara – el proyecto del Estadio Peabody.

• Sustitución de techos – más de $18 millones en proyectos de techado.

• Zona de recreo y seguridad de los peatones – asfalto y reposición de la acera, solución de los problemas relativas a al Acta de Estadounidenses con Discapacidades

• Obras de la fundación del edificio de la Escuela McKinley y estabilización de sus laderas

• Instalaciones subterráneas de mantenimiento en la Escuela Washington. 

ENGLISH

This year, the people of the United States have witnessed a presidential campaign like no other. For the first time, a woman has been nominated by a major political party.

For the first time, a reality star and business man with no political experience has been nominated by another major political party.

And for the first time in the modern political era, the issue of immigration occupies center stage.

Immigration has always been important to this country.

One might even say the American Dream carries within it an implied promise to all those around the world who hope for a better life, even if they never reach these shores. Indeed, immigration is a process inscribed in 1903 upon the feet of the Statue of Liberty, reading in part:

“Give me your tired, your poor, your huddled masses yearning to breathe free.” Yet while it has always been an important part of the nation’s political and economic life, it has never taken on so much importance as during this year’s presidential election.

For Donald J. Trump, a real estate tycoon from Queens, New York, who made a name for himself on “Celebrity Apprentice,” immigration itself is a problem. For the other, former first lady and secretary of state Hillary Rodham Clinton, it’s essential to a functioning economy.

Trump launched his campaign on June 16, 2015, with his now-infamous statement: “When Mexico sends its people, they’re not sending their best. … They’re bringing crime, they’re bringing drugs, they’re rapists, and some, I assume, are good people.”

Throughout the campaign, he has continued to emphasize crime committed by undocumented immigrants as a key problem threatening law and order in this country.

While his statements were condemned by many Republican and Democratic leaders, they resonated with voters in the Republican primary, and by this spring, Trump had defeated 17 other contenders for the presidential nomination for the Republican party.

At the Republican National Convention in July, Trump chose to put in the spotlight the families of murder victims whose attackers were in the country illegally. And he did the same thing at the presidential debates.

While the victims of any crime have every right to justice and consolation, Trump’s selection of victims and using them as examples is only distorting reality.

Highlighting the percentage of immigrants who commit crimes is eclipsing the bigger picture: that crime is at an all-time low, and undocumented immigrants are not responsible for a large portion of it.

While the undocumented immigrant population in the U.S. more than tripled between 1990 and 2013 to more than 11 million, the violent crime rate declined 48 percent—including aggravated assault, robbery, rape, and murder, according to FBI statistics.

But you wouldn’t know that from Trump’s web site. In his section on immigration, the top statistic states: “Illegal immigrants and other non-citizens in our prisons and jails together had around 25,000 homicide arrests to their names,” quoting a 2011 report by the U.S. Government Accountability Office.

Trump’s web site does not mention that those 25,000 homicide arrests were out of 249,000 criminal aliens from 1955 to 2010, and that homicides represented 1 percent of those arrests.

Further, the report was using a random sample of 1,000 people out of those criminal aliens to arrive at those figures.

In reality, undocumented immigrants commit fewer crimes than citizens. A 2008 report by the Public Policy Institute of California found that immigrants are underrepresented in the state’s prison system, for example. Only 297 per 100,000 of foreign-born adults are in prison, compared [with] 813 per 100,000 for U.S.-born adults.

While the Obama Administration has made it a priority to deport dangerous criminals, there are some difficulties with removing foreign-born perpetrators.

But to make such issues a central tenet of a presidential campaign, highlighting statistics to single out the undocumented and cast aspersions on the majority of the 11 million undocumented immigrants who live and work here peacefully, is another matter entirely. It’s a conscious distortion of reality.

The picture of reality presented by Democratic candidate Hillary Clinton, on the other hand, is more comprehensive, focusing on contributions by both legal and undocumented immigrants to the economy and the rights they have as workers here.

Like the current president, Barack Obama, Clinton sees the reality of the current situation as unhealthy for everyone.

Workers operate in the shadows, vulnerable to being taken advantage of. Families are held in detention centers in privately owned prisons.

And many undocumented immigrants make the choice to remain without status rather than apply for a green card, which could cause them to leave the country for up to 10 years.

Like their views of reality, each candidate has vastly different plans for the future.

Trump is focusing most of his plans on enforcement. He will build a wall on the border with Mexico, and he is still insisting that Mexico will pay for it.

He will triple the number of Immigrations and Customs Enforcement agents.

He will end the practice of “sanctuary cities,” which allows law enforcement officers to protect the communities they serve without threatening those communities with deportation.

He has also pledged to end President Obama’s “two illegal executive amnesties,” also known as DACA and DAPA.

And finally, he will force nations around the world to take back their criminal citizens. Some of these reforms, like additional border agents, are doable. Others, such as forcing countries to take back their criminal citizens, are noble goals but not necessarily proven possible.

Clinton, on the other hand, would introduce comprehensive immigration reform with a pathway to full and equal citizenship within her first 100 days in office.

“It will treat every person with dignity, fix the family visa backlog, uphold the rule of law, protect our borders and national security, and bring millions of hardworking people into the formal economy.”

Some of her goals, such as protecting borders and national security, are easier said than done.

The question remains whether each politician will do what they promise.

This year, more than ever, the proof will be in how closely each candidate’s view of reality matches the overall picture.

“MEASURES I & J”: MEASURES FOR THE FUTURE

Students at Dos Pueblos High School are still using the same portable classroom buildings that school board president Pedro Paz used when he went to high school.

That was 30 years ago.

“They need to be replaced,” said Paz, adding that the permanent buildings are also in dire need of repair. “They were not well thought-out in terms of natural cooling. We’re spending more time in the heat at the start of the school year, and that’s not fun.”

por-portada-102616-1webOn Nov. 8, voters will consider whether to allow Santa Barbara’s schools a special infusion of funds through two bond measures, Measure I and Measure J.

Measure I, at $135 million, will support all junior and senior high school facilities in Goleta and Santa Barbara.

Measure J, at $58 million, will improve the SBUSD’s 13 elementary schools located in the city of Santa Barbara.

“These improvements are vital to student learning,” wrote board member Ed Heron in a letter to the Santa Barbara News-Press.

Other problems include inadequate lighting, roof repairs, unsafe asphalt and sidewalks, and overcrowding.

“It’s a little uncomfortable,” said Paz, adding that his wife is a junior high teacher. “She has to float between two classrooms, which do not have adequate space. You want to move around, have some elbow room.”

When a bond measure is passed, property taxes increase, as the bond issuer must eventually pay interest to the bondholders.

But Paz insists extra measures are needed because tax revenue has suffered over the last several years.

Like most of the country, California relies on property tax revenue to fund schools. According to Paz, that revenue has fallen short since the Great Recession began in 2008.

“There’s never enough money because first of all, I think what people forget is our per-people spending is not even at 2007 levels,” he said. “We won’t be back to 2007 spending levels until 2021.”

In addition, revenue the schools have previously relied on was temporary. The district’s parcel tax measures that were passed in November 2012 are being allowed to expire after the 2016-17 school year with the result that in the City of Santa Barbara there will be a reduction of $93 in annual property taxes, and in the rest of the district, taxes will drop by $43 annually.

“It’s not like we have a stable amount of money every year,” he said. “You can’t go ahead and start replacing portable classrooms with permanent buildings when that revenue stream will run out.”

What the district needs, Paz said, is a dedicated revenue stream for these projects over and above the regular budget.

The school board insists the bond measure will be good for the local economy. With a measure passed in 2010, all contracts went to construction firms in the Central Coast, and 66 percent of them went to firms in Santa Barbara.

Following is a list of projects slated to use funds from measures I and J:

Replacement of portables with permanent classrooms

Replacement of obsolete structures at Santa Barbara Junior High – locker room and cafeteria

Santa Barbara High School – Peabody Stadium project

Roof replacement – over $18 Million in roof projects

Playground and pedestrian safety – asphalt and sidewalk replacement, solving issues regarding the Americans with Disabilities Act

McKinley foundation work – stabilization of hillsides

Underground utilities at Washington Elementary

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *