Rossi dejó ir la victoria en la última curva

Rossi dejó ir la victoria en la última curva

 

Por Agencias

redaccion@latinocc.com

Cómo nos gustan las carreras de motos! Hasta que no cae la bandera todo puede pasar, como se ha visto en el circuito de Le Mans.

Parecía que iba a ser una victoria franca para Maverick Viñales durante gran parte de la prueba y, aunque al final logró la tercera de la temporada, las pasó canutas en las dos últimas vueltas.

Fue en ese momento cuando parecía que llegaría la 115 de Valentino Rossi pero, impropio en él, cometió dos errores de júnior en el último giro que devolvieron el triunfo a su joven compañero.

El Doctor se equivocó esta vez como pocas veces lo hizo. Estuvo toda la carrera instalado en una cómoda tercera plaza, sin que le inquietara casi nada Marc Márquez por detrás y siempre conMack y Johann Zarco en el punto de mira.

Cuando el italiano lanzó su ataque sobre el francés, en la primera variante de la chicane después de meta, el público local jaleó menos su pasada que de costumbre, porque la víctima era esta vez uno de casa.

Eso fue en la vuelta 23, a falta de seis, y en la 26, a falta de tres, lanzó su ataque sobre Maverick en el mismo punto.

Lo hizo algo más ajustado en esta ocasión y casi se tocan ambos a la salida de la chicane.

A partir de ahí era el momento de ver la pasta de la que está hecho Maverick.

¿Conformarse con la segunda plaza tras el mito o ir a por él como a por cualquier otro?

Optó por lo segundo, y eso le costó una ligera colada en el penúltimo giro que no le penalizó en se desventaja respecto al líder, porque arrancó la última vuelta a 0.408 de la cabeza.

Era mucho tiempo, pero no insalvable, y menos cuando ‘El Doctor’ entró algo colado en el ‘Garaje’ verde y dejó la puerta completamente abierta para que su compañero en el Movistar Yamaha le superara.

Aún quedaba medio circuito por delante y se esperaba el contraataque de la leyenda, pero el chaval de 22 años le llevaba con el gancho en el cuello y se fue al suelo en la curva 11, al perder la rueda delantera yendo muy inclinado.

Ya no había amenaza alguna para Maverick, que aún así cruzó la meta como ganador marcando la vuelta rápida de la carrera en ese último inesperado giro. Rossi, por su parte, se levantó completamente abatido y dio la sensación de que lloró dentro del casco apoyado sobre su M1.

Le dolía haber perdido clamorosamente la carrera y, quizás más, que Mack le arrebatara el liderato y metiera 23 puntos de distancia entre ambos ahora.

Lo cierto es que la carrera fue perfecta para el de Roses en clave de campeonato, porque al cero de su principal rival se suma el de Márquez, caído en la vuelta 18 cuando marchaba cuarto.

El campeón perdió el control de su Honda en el mismo punto en el que ayer Miller se salió contra el muro, pero tuvo la suerte de que su caída fue más normal y no se hizo nada.

Lo que más le dolió fue verse de nuevo muy lejos de Viñales en la general, al que ahora tiene a 27 puntos de distancia fruto de las dos caídas que ya acumula (Argentina y Francia).

De sendas caídas se benefició Dani Pedrosa para culminar su gran remontada desde la decimotercera plaza de la parrilla en el tercer peldaño del podio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *