¿Posible guerra con Corea del Norte?

Por Víctor Rosas
vrosas@latinocc.com

La estación local filial de CBS en el área de la Bahía de San Francisco, publicó un reportaje el 25 de septiembre pasado, informando que los oficiales del Centro de Inteligencia Regional con base en Los Ángeles publicaron el mes pasado un reporte  titulado “Consideraciones de Respuesta a un Ataque Nuclear”.

La publicación afirma que la entidad Política Exterior (Foreign Policy) obtuvo una copia del reporte, el cual alerta que un ataque nuclear en el sur de California “podría llevar a una devastadora cantidad de victimas junto con daños a la infraestructura”.

“Las consecuencias de un ataque nuclear en el sur de California podría ser catastrófico… sin embargo, las entidades gubernamentales y las agencias de primeros auxilios se espera que continúen en operación para preservar la vida humana y mantener el orden y ayudar en el proceso de recuperación”, afirma el reporte de la agencia de inteligencia.

Los oficiales afirman que las comunicaciones podrían ser severamente dañadas, los recursos con los que cuentan las autoridades actualmente podrían resultar insuficientes y superados y la asistencia federal podría tardar en llegar de 24 a 72 horas.

El reporte además cita recientes pruebas hechas por Corea del Norte de un misil balístico intercontinental que podría alcanzar la Costa Oeste de Los Estados Unidos y un video propagandístico que fue divulgado en el país coreano la semana pasada, en el que se muestra la ciudad de San Francisco como un blanco de un ataque nuclear por parte del régimen de Kim  Jong Un.

Precisamente, entre lo malo de todo esto, para los residentes de la Costa Central y del área del Sur de California, al ser San Francisco el blanco prioridad para el líder norcoreano Kim Jong, las probabilidades de un impacto en esta zona son muy escasas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así, las autoridades militares estadounidenses han considerado la posibilidad del ataque, luego del aumento en la retórica entre el régimen de Kim Jong Un y el presidente Donald Trump, quien llamó al líder norte coreano el “roquet man” (“hombre cohete”), en su aparición ante la Asamblea General de las Naciones Unidas hace 10 días, mientras que Kim llamó a Trump “un viejo degenerado mental”.

Después de la aparición del presidente Trump ante las Naciones Unidas, él publicó en su cuenta de Twitter que Kim “no duraría mucho”, a lo que el ministro del exterior coreano respondió, y alerto a la ONU, que el comentario del presidente estadounidense era una declaración de guerra, por lo que estarían en capacidad desde ya de defenderse y abrir fuego.

Por su parte, la Casa Blanca después aseguró que Trump “no estaba declarando la guerra a Corea del Norte”.

RIESGOS EN LA COSTA CENTRAL

En el Condado de Ventura, concretamente en la ciudad de Oxnard, el Departamento de Bomberos indicó no tener ninguna información o comunicado oficial para estar en alerta ante un inminente ataque nuclear, ni tampoco tener información acerca de la capacidad real del régimen norcoreano para montar una cabeza nuclear en un misil balístico y que pudiera llegar hasta la costa oeste de los Estados Unidos.

Sin embargo, la semana pasada un semanario inglés, reveló que un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard tiene un reporte que indica que Corea del Norte posee armas químicas.

“El gobierno de Kim Jong tiene virus como el Ántrax, la viruela y talvez una decena más que puede poner en sus misiles en un lapso de 10 días”, dice el informe de Harvard.

El Jefe de Comunicaciones del Batallón de Bomberos de Oxnard, Sergio Martínez, asegura que sería difícil que un misil con una cabeza nuclear impactara directamente en suelo estadounidense.

El Comandante indica que en todo caso, quizás el área escogida por parte de Corea del Norte sería un área con mayor población como Los Ángeles o San Francisco.

“Difícilmente un área con una menor población como las existentes en los Condados de Ventura o Santa Bárbara serían escogidos como posibles blancos”, asegura.

Martínez también dice que si bien es cierto se tienen las Bases Navales y de la Fuerza Aérea de Port Hueneme y Port Mugu, así como la base de Vandenberg en Lompoc, esto podría aumentar los riesgos de un ataque, pero al mismo tiempo tener mayor protección.

El Jefe además asegura que los 130 bomberos que sirven el Condado, en caso de un ataque serían quienes respondieran a la catástrofe.

También afirmó que muy probablemente, el sistema de defensa antimisiles de los Estados Unidos sería capaz de derribar el misil antes de que alcanzara su objetivo en tierra estadounidense, pero eso no impediría que la radiación llegara hasta las ciudades costeras de California y probablemente podría producirse una lluvia ácida también que podría traer terribles consecuencias para la población.

De acuerdo al reporte del periódico inglés antes mencionado, el tamaño de las bombas nucleares en manos del ejercito norcoreano, son entre siete a 10 veces más grandes y poderosas que la lanzada por la Fuerza Aérea estadounidense en Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial.

“Sí eso es cierto, esperemos que nunca impacten esta zona o ninguna, ya que traería consecuencias gravísimas que nunca antes se han visto”, explicó Martínez.

ALERTAS Y LISTOS

En caso de un ataque el Jefe indica que los Batallones de Bomberos son quienes realicen y estén a cargo del control de todas las operaciones de rescate y emergencia.

“Se desarrolla un Comando Unido, que es compuesto por la policía, bomberos, paramedicos, militares el FBI y otras agencias del orden, y así asistir a la comunidad en una emergencia de esta magnitud”, explica.

El efecto que la radiación producida por la detonación de un artefacto nuclear en los seres humanos es devastadora, obviamente puede ser mortal dependiendo de la cercanía al sitio del impacto.

Aún si no se produce la muerte de inmediato, los seres humanos pueden sufrir severas quemaduras en la piel, y malfunción en órganos internos que producirían la muerte tiempo después de la exposición a la radiación, de igual manera, al paso del tiempo, podrían desarrollarse enfermedades como el cáncer que igualmente sería de fatales consecuencias.

La exposición a la radiación altera también el DNA de las células, trayendo como consecuencia que bebés de personas expuestas a la radiación puedan nacer con defectos y enfermedades congénitas, algo que se ha visto con las generaciones afectadas y los descendientes de los pobladores de Hiroshima y zonas aledañas.

De acuerdo a Scott Brewer gerente de los servicios de emergencia del Batallón de Bomberos de Oxnard, el Condado de Ventura es uno, de los más preparados, si no que el mejor, en todo California para responder ante la eventualidad de un ataque nuclear.

“El cuerpo de bomberos de la ciudad han elaborado un manual de instrucciones de cómo proceder en caso de desastres naturales, y en caso de una emergencia radiológica, que podría venir ya sea de la detonación de una bomba nuclear, puesta en un misil norcoreano o un ataque terrorista perpetrado en esta zona”, aseguró Brewer.

El panfleto describe 10 acciones que se deberían tomar para responder a la emergencia radiactiva.

1.- Agáchese y cúbrase cuando perciba un resplandor. Permanezca cubierto por lo menos durante dos minutos completos. Mantenga sus ojos cerrados para prevenir la ceguera.

2.- Vaya al interior y manténgase dentro. Esté al pendiente. Refugiese al dirigirse al interior de un edificio. Cierre las puertas y ventanas. Puede ser necesario que permanezca refugiado durante 24-48 horas.

3.- Lluvia radiactiva. Puede parecer como arena, sedimentos, humo o ceniza.

4.- Niveles de radiación procedentes de la precipitación depositada pueden aumentar y luego disminuir rápidamente. Como regla general: si la precipitación se completa en una hora, siete horas después estará al 10% del nivel de la primera hora.

5.- mantenga la comunicación. Esté atento a la radio, la televisión o el internet. Siga las instrucciones de las autoridades locales.

6.- equipo de protección para las personas. Utilice mascarillas o varias capas de ropa a fin de cubrirse la nariz y boca.

7.- si queda expuesto. Antes de regresar al interior, quítese la ropa, desempólvese el cabello y áreas de la piel expuestas o de ser posible dese un baño.

8.- evacuación ordenada del lugar donde esté refugiado. Cuando las autoridades indiquen que es seguro dejar el área, siga las instrucciones del personal de auxilio.

9.- Prevenga los riesgos. Evite la exposición al exterior durante los primeros minutos y horas después de que llegue la lluvia radiactiva.

10.- mantenga el control. Si sigue las reglas anteriores, usted sabrá tomas las acciones apropiadas y no entrará en pánico en caso de una emergencia nuclear.

Al mismo tiempo, Brewer y Martínez aconsejan que el sitio virtual del Comité Nacional de Seguridad de la Sociedad para la Salud Física (www.hps.org/hsc/), podría ser de mucha utilidad.

Brewer aconseja a los habitantes de la Costa Central a estar preparados para cualquier emergencia, pues es probable un ataque nuclear, pero también se redien en una zona donde un terremoto puede ocurrir en cualquier momento.

Ante ello, el funcionario urge a tener listos artículos que podrían preservar la vida, como: lámparas de baterías, comida para al menos 72 horas, de preferencia comida enlatada para dos semanas, al igual que agua para el mismo periodo.

“Lo más importante: si un miembro de la familia tiene alguna enfermedad o condición que deba tener que tomar medicamentos, tener la cantidad necesaria para dos semanas por lo menos, en caso de que haya una emergencia que pueda impedir la obtención de los mismos”, explicó.

Celina Gómez y su esposo Germán viven en Oxnard desde hace más de 20 años, y cuentan que los dos han tomado muy en serio la preparación para casos de desastre, por lo que tienen listas mochilas en las que tienen productos de primeros auxilios, agua, comida y otros accesorios como lámparas y radios operados por baterías.

Todo esto para que en caso de tener que abandonar la casa poder, rápidamente tomar las mochilas y salir, o también poderlas usar en caso de tener que permanecer en el hogar, igualmente, han platicado con sus hijos, ya mayores, de donde reunirse en caso de una emergencia y la mejor manera para comunicarse en caso de una emergencia.

MENSAJES DE TEXTOS MEJOR QUE LLAMADAS

Sarah Kaplan, quien trabaja para la Oficina del Servicio de Emergencias en Oxnard, aconseja que en caso de una emergencia, se evite usar el teléfono para llamar, y es mejor mandar mensajes de texto.

“Esto, porque las llamadas consumen mucho espacio en la banda de comunicación y podrían saturar el sistema donde las agencias de emergencias y militares lo necesitarían, mientras el mensaje de texto es muy corto y puede ser transmitido más rápido sin poner en riesgo el sistema de telecomunicaciones local”.

También aseveró que a consecuencia de esto, en ocasiones es más fácil comunicarse con una persona en un estado o ciudad diferente y lejano y pedirle que ésta mande un mensaje a los familiares en la zona afectada.

Survivor Industries es una compañía que ofrece kits de sobrevivencia que vienen en una mochila que se puede cargar al hombro en caso de una emergencia, y funcionan para cualquier eventualidad, llámese ataque nuclear, huracán, terremoto, inundación, etc.

Los cuales tienen agua, comida, guantes, cubre bocas, impermeable, etc. y puede ser adquirido para diferente número de personas o número de días, podría ser vital en caso de que se presente una emergencia.

Por último, se entrevisto a varios residentes de la ciudad de Oxnard, donde la mayoría de personas admitieron no contar con un plan de acción en caso de un ataque militar o un desastre natural.

Para mayor información sobre el Batallón de Bomberos de Oxnard llamar al, 805.385.7720. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *