Dando las Gracias

Latinos de la Costa Central celebran el Día de Acción de Gracias con un toque único

Por Víctor Rosas
vrosas@latinocc.com

El Día de Acción de Gracias es una celebración de las más estadounidenses que pueden haber, y debido a ello muchos inmigrantes de todo el mundo la han tomado como suya.

Los latinos no podrían haber sido la excepción, como es el caso de tres familias de la Costa Central, quienes algunos con su propio toque le dan un significado único a está celebración de casi 400 años.

LA TRADICIÓN

Se considera que la primera celebración del día de Acción de Gracias tuvo lugar en noviembre de 1621, cuando un grupo de colonos británicos quiso agradecer sus buenas cosechas del verano, tras el duro invierno que siguió a su llegada a Plymouth Nueva Inglaterra, a bordo del May Flower.

Tras dos intentos fallidos, por fin el 6 de septiembre, pudieron hacerse a la mar y tras una travesía que duró 65 días, pudieron llegar a la costa de Massachusetts.

Los padres peregrinos, como se les conoce al grupo de colonos, inicialmente tenían el objetivo de llegar  a la colonia de Jamestown, fundada en 1607, pero el mal clima hizo que fueran desplazados unos 800 kilómetros, unas 500 millas más hacia el norte, , donde llegaron el 9 de noviembre del mismo año de 1620.

A su arribo, los peregrinos hicieron un pacto, que es conocido como el “Pacto del Mayflower”, que establecía establecer una forma de gobierno democrático y la libertad religiosa, es decir, cualquier persona tenía la libertad de profesar la fe que quisiera,  después de huir de Inglaterra por la dificultad que se vivía en el viejo continente de poder profesar la fe de su preferencia.

El primer año en la colonia, resultó mucho más difícil de lo esperado para los colonos, quienes estaban acostumbrados al trabajo duro y a una vida austera, sin embargo, se vieron sometidos a inclemencias climáticas, territorios, flora y fauna desconocidos que hicieron que, aunado a enfermedades, sufrieran varias pérdidas humanas, y hay quienes afirman que el número de sobrevivientes se redujo a menos de la mitad, es decir, del centenar de personas que desembarcaron, después de un año, solamente había alrededor de 40.

Sin embargo, y gracias a la ayuda de los nativos Wampenoag, el verano siguiente, consiguieron una muy buena cosecha, que les permitiría sobrevivir el siguiente invierno que se avecinaba.

Su profunda fe religiosa, los llevó a hacer una celebración para agradecer a Dios por esa cosecha recibida, y de ahí surgió la tradición de celebrar un día de acción de gracias en Los Estados Unidos.

En la actualidad, el día de acción de gracias se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre, fecha que se adoptó en 1939.

CELEBRANDO LA VIDA

Era el día dos de diciembre del 2016, cuando una ambulancia transportaba de emergencia a Ismael Ambriz, residente de la ciudad de Oxnard hacía el hospital porque había sufrido un infarto cerebral.

La familia Ambriz este año estará celebrando el Día de Acción de Gracias de manera especial, pues ha pasado menos de un año que el padre de familia, Ismael (no en la foto), haya sobrevivido a un derrame cerebral./ VICTOR ROSAS

Después de una serie de exámenes, los médicos determinaron que, para salvar su vida, era necesario practicar una cirugía de cerebro, que se llevaría a cabo en el hospital Cottage de la ciudad de Santa Bárbara a donde se había transportado a Ismael.

La cirugía se llevó a cabo 4 días después del infarto cerebral, y aunque duró dos horas más de lo que originalmente se había programado; inicialmente, los médicos habían dicho a su esposa Zulma, que la operación duraría alrededor de 4 horas.

Sin embargo, se prolongó por 6 horas, aumentando la angustia, no sólo de la esposa, sino de la familia entera; sin embargo, después de las 6 horas, los médicos que llevaron a cabo el procedimiento quirúrgico, afirmaron que la operación había sido exitosa, sin embargo, el proceso de recuperación sería largo, doloroso y costoso.

Ismael sufría parálisis en más de la mitad de su cuerpo, tenía dificultad para hablar,  y obviamente, no podía caminar.

El día dos de diciembre de este año 2017, se cumplirá un año de esa terrible fecha para la familia Ambriz- Chávez, sin embargo, la situación de salud física de Ismael, es muy distinta.

En menos de un año, Ismael puede caminar, puede hablar, puede mover su cuerpo casi completamente, ha vuelto a manejar su camión, pues es propietario de varios camiones de 18 llantas.

“Este día de Acción de Gracias será muy especial para nosotros” afirma su esposa Zulma Chávez.

“Es el primero que pasaremos después de lo que le pasó a Mayo (así le llaman a Ismael de cariño). Por eso será muy especial para nosotros este jueves, porque este año ha sido maravilloso para nosotros como familia. Durante este año, las dificultades han servido para que se fortalezca nuestra unión como pareja, pero también ha servido para que se fortalezca nuestra relación con Dios”.

“También ha servido para que podamos compartir este testimonio de recuperación que ha pasado con Ismael, los doctores no pueden creer que haya sido tan rápido, cuentan que otros pacientes que sufrieron de lo mismo, en las mismas fechas, no han podido alcanzar una recuperación como la de él, por eso, esta cena será especial para nosotros, porque tenemos muchas cosas de que darle gracias a Dios”.

Zulma comenta que Ismael es nacido en Los Estados Unidos, mientras que ella emigró del estado de Zacatecas hace ya más de 20 años, y desde que están casados han celebrado el día de acción de gracias.

“Lo hacemos a la manera tradicional, preparando un pavo, con verduras, y con el relleno tradicional, pero sin embargo, este año, será muy especial,  también porque Oscar nuestro hijo está de regreso, después de graduarse en Long Beach, donde estuvo estudiando mecánica”.

Ismael también dice estar muy agradecido con Dios. “Como no estar agradecido, si he visto todo lo que Él me ha dado licencia de vivir, y como esta experiencia me ha ayudado a tener una mejor relación con mi familia, a los que ahora me he acercado después de años de no tener una buena relación”. De lo que parecía una cosa terrible, Dios nos ha regalado una bonita experiencia. Concluyó Ismael.

CON SABOR MEXICANO

Por su parte, Julián y Juanita Segovia, llegaron a Estados Unidos hace ya casi 20 años, el procedente del estado mexicano de Hidalgo, y ella del estado de Michoacán.

Desde entonces, ambos se han dedicado a trabajar con mucho ahínco, en su propio negocio de venta de equipos de cocina y filtros de agua.

Actualmente tienen 3 hijos, Diego y Daniel, ambos egresados de la escuela preparatoria pacífica en Oxnard, así como Katherine Alondra, que aún se encuentra estudiando en la misma escuela.

Julián y Juanita celebrarán este año el día de acción de gracias o “Día del pavo”, como Julián acostumbra llamarlo, con una cena, en la que dicen,” incluirá un pavo, pero acompañado con mole”, como el que se acostumbra en su país natal, además, afirma Julián, “la cena incluirá los tradicionales tamales mexicanos”.

“Yo no estoy muy familiarizado con el origen de la celebración, no sé de donde se originó la tradición, no es algo que se acostumbre en México pero desde que vivimos en los Estados Unidos lo hemos hecho”.

“Este año, dice Juanita, yo quiero agradecer a Dios, porque, mis dos hijos mayores están de regreso con nosotros, aquí en Oxnard, ya que en diciembre del año pasado los llevamos al estado de Washington para que trabajaran con mi hermano que vive allá, y allá estuvieron todo el año, pero ahora están de regreso aquí con nosotros y por eso yo le quiero dar gracias a Dios”.

Además, tanto los papás como los hijos, están haciendo planes no sólo para la cena de Acción de Gracias, sino para al día siguiente, muy temprano, tratar de conseguir una buenas ofertas en el tradicional viernes negro, que marcará el inicio de las compras para la época navideña.

CELEBRACIÓN ADOPTIVA

José y Cindy Espinoza, residentes de Oxnard, el nacido en México, y ella originaria de Honduras, celebrarán también han adoptado esta celebración.

“Es una costumbre que ya hemos adoptado y a la que nos hemos adaptado. Es parte del sistema de este país, uno va haciendo lo que toda la gente hace, por eso, cenaremos pavo para la cena de ese día”, afirma ‘Joe’ como le llaman sus conocidos.

La familia Guido han adoptado el Día de Acción de Gracias de una manera más tradicional, más al estilo estadounidense, donde desde estas fechas inician celebran la época navideña./VICTOR ROSAS

Joe ha vivido en los Estados Unidos desde que tenía 13 años, ya más de 30 años en este país él se siente parte de la sociedad estadounidense por lo que dice, festejará no sólo la noche de acción de gracias sino toda la temporada navideña.

“Luego de este festejo, seguiremos con toda la tradición, las compras, los regalos de Santa Claus, las fiestas navideñas, es parte de la cultura en este país, donde nosotros formamos parte de ella también”.

AGRADECIENDO UN MILAGRO CON SABOR TÍPICO

Karen y Geovany Guido, llegaron hace más de 13 años procedentes de El Salvador, junto con David, su hijo, a quien trajeron siendo un niño a este país, después nació Amanda y junto con la mamá de Karen, Norma, han vivido en la ciudad de Oxnard desde entonces.

La celebración del Día de Acción de Gracias para los Guido ha tenido un significado muy especial desde que viven en Estados Unidos.

Agrega Karen, que la cena que ambos esposos prepararán para este jueves, aclarando que su esposo Geovany, es un excelente cocinero desde sus tiempos en El Salvador, ya que la mamá de Geovany tenía un pequeño restaurant.

Ahí su esposo se encargaba de cocinar, ese gusto por la cocina se conserva hasta el día de hoy, por lo que el menú de este jueves consistirá en unos típicos panes con pollo salvadoreños.

Estos estarán acompañados de unas deliciosas enchiladas salvadoreñas, las cuales son muy distintas a las enchiladas mexicanas, ya que se elaboran con tostadas, a las que se añade carne molida encima, cebolla, betabel y unas rebanadas de huevo cocido. 

Para postre, prepararán unas deliciosas empanadas de plátano frito rellenas de crema y/o frijoles negros y unos nuéganos de plátano.

“El pavo es delicioso, y es parte de la tradición, pero preferimos una comida tradicional de nuestro país”, afirma Karen.

Ella asegura que este día de Acción de Gracias será muy especial, ya que  hace unos meses durante un examen médico de rutina los doctores detectaron dos “bolitas” en uno de sus senos, y le informaron que los síntomas indicaban que se trataba de cáncer y debía someterse a una biopsia.

“Después de someterme al procedimiento, recibí una llamada de la clínica para informarme que tenían que hablar conmigo. Me dijeron que los resultados no estaban claros y necesitaban practicar una segunda biopsia, entonces, junto con toda mi familia nos pusimos a orar y a pedirle a Dios por un milagro”.

Karen asegura que aproximadamente hace tres semanas recibí la noticia de que los resultados salieron negativos.

“El doctor me dijo que no se explica como es que desaparecieron los nódulos y no hay nada en mi seno izquierdo, aunque yo sí sé que es: es el amor de Dios que se manifiesta de maneras increíbles, por eso este Día de Acción de Gracias será especial, porque tengo muchísimo más por agradecer a Dios”.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *