Dos Espíritus haciendo brillar las Fiestas Españolas

Derramando gracia, talento en abundancia y una personalidad que va más allá de ser magníficas bailarinas, ambas chicas, representantes de las “Fiestas Españolas”, dejaron muy en claro por qué se ganaron  sus respectivos títulos.

Jesalyn Contreras-McCollum, “Espíritu” y Georgey Taupin,  “Espíritu Jr.”,  fueron elegidas el pasado 14 de abril en el auditorio de La Cumbre Junior High School entre una decena de aspirantes en cada categoría.

Cabe destacar que este año hubo dos varones de 9 y 16 años compitiendo, algo muy poco usual todavía.

Y aunque pertenecen a distintas academias y se llevan varios años de diferencia, ambas “bailaoras”, como se les llama en España a quienes practican esta danza, tienen muchísimo en común y no sólo su pasión por el flamenco.

Pues las dos viven en el área del Santa Inés Valley, ambas han estado en Home School, son incansables, disciplinadas, de fe cristiana, un corazón que pareciera no caber en sus delicadas figuras y dueñas de una tremenda frescura y elocuencia.

Este año se celebran el 94 aniversario de las celebraciones desde que un grupo de entusiastas comerciantes locales en 1924 tuvieron la visión de hacer algo para atraer turismo a Santa Bárbara y vaya si lo consiguieron.

Curiosamente, la tradición de elegir a la “Espíritu de la Fiesta” comenzó varios años después en 1949.

Lia Parker fue la ganadora en esa ocasión, quien en la actualidad tiene 85 años de edad.

Más adelante, en 1965 una niña llamada Jeannine López fue la primera Junior Espíritu.

Hoy ser la Espíritu o el “alma de la Fiesta” constituye una de las motivaciones más grandes para bailarines de flamenco dentro del Condado y entonces trabajan duro para perfeccionarse.

Son el rostro de la celebración y presiden los desfiles así como todos los demás eventos.

Este año 2018 el tema escogido por la Presidenta es “Celebremos las tradiciones” y aún cuando incendios y deslaves empañaron la alegría de la ciudad, tal como sucedió con el terremoto en 1925, esto no fue impedimento para que el festejo siguiera realizándose, porque el espíritu de Santa Bárbara es grandioso y la Fiesta debe continuar.

VIVIENDO SU SUEÑO

Con una tremenda personalidad para sus escasos 10 años y una gracia y talento innatos, Georgey Taupin se adjudicó el título de “Espíritu Junior” 2018 entre 9 bailarinas con la canción “Qué Bonito es Cai” en una versión de alegrías flamencas.

La pequeña bailarina desde los 5 años hizo del baile flamenco una parte importante de su vida y tanto le fascina que lo practica 6 veces por semana.

Georgey es la única de su familia dedicada al baile y fue su mamá quien tuvo la idea.

“Mi mamá quería que yo hiciera algo que me gustara y como me fascina bailar me llevó a una academia de flamenco. Ella encontró esto para mí y conecté inmediatamente”, explica segura la menuda bailarina, quien tiene una única hermana adolescente que le gusta montar caballos y participar del rodeo.

Pero a Georgey le apasiona el baile flamenco y hace sólo un par de años atrás que se enteró de la competencia para ser la Espíritu Junior de Fiesta.

“Cuando lo supe lo quise hacer. Lo intenté el año pasado y fue muy divertido. Muchos de mis amigos estaban conmigo allí lo que fue realmente una gran experiencia”, detalla la expresiva bailarina.

Este año volvió a la competencia y ganó.

“Estaba en shock cuando fui elegida, es la cosa más maravillosa que pude haber imaginado, un sueño hecho realidad. Me sentí muy feliz y bendecida”, recuerda entusiasmada y vistiendo un hermoso vestido en tonos rosa y blanco.

Georgey  acaba de terminar el cuarto grado con el sistema de Home-School y que une a las familias de ambas bailarinas.

Algo que a ella le gusta mucho y hasta está aprendiendo latín.

Georgey es una niña alegre que tiene un gran corazón y aparte de bailar a ella le gusta nadar con sus amigos en la piscina de su casa y participar activamente en actividades comunitarias.

Ha sido voluntaria de American Heritage Girls Troops, una organización cristiana de ayuda conformada por niñas.

“Nosotras servimos por ejemplo a los veteranos, vamos a recoger basura, cantamos canciones de navidad y otras canciones”, enumera con naturalidad la extraordinaria pequeña.

La flamante Espíritu Junior nunca antes ha estado en el desfile de los niños por lo que esta será su primera vez y está muy emocionada de presidirlo y de bailar en la Misión.

“Mi mentora es mi profesora porque ella es una bailarina fabulosa y me apoya mucho a mí, es realmente grandiosa,” refiriéndose a Daniela Zermeño, dueña de la Academia a la que asiste y quien fue “Espíritu de Fiesta 2009”.

“No tengo otro sueño porque el que tenía lo estoy viviendo ahora”, señala con dulzura y entusiasmo la preciosa niña.

Y aunque no habla español, la “bailaora” asegura que en un futuro cuando asista a la universidad sí lo hará ya que hay tantas personas aquí que hablan español.

“Sí, me gustaría aprender, ya que por ahora sé decir ‘Hola’, ‘Sí y ‘¡Viva la Fiesta!’”, concluye alegre Georgey quien desde ahora deleita a los visitantes de los diferentes eventos de Fiestas.

PERPETUANDO EL FLAMENCO

Con la felicidad reflejada en el rostro de haber conseguido lo que tanto anhelaba, Jesalyn llegó a los Sunken Garden de la imponente Corte de Santa Bárbara, con un vaporoso vestido rojo a la ya tradicional entrevista que año con año realiza El Latino Costa Central.

“Ser la Espíritu de la Fiesta significa el mundo entero para mí, algo en lo que he estado trabajando desde que fui Espíritu Junior en 2012”, comenta la talentosa “bailaora” hoy a sus 17 años, igual de esbelta, aunque con algunas pulgadas más de altura y muchísima más experiencia.

Pues Jesalyn fue la Espíritu Jr. cuando tenía 11 años y por una discrepancia en las bases, le tocó compartir el título con otra “bailaora”, algo que ambas pequeñas aceptaron de muy buena gana.

“Es algo diferente y hace que estas Fiestas sean mucho más especiales”, confesó sabiamente Jesalyn a esta publicación hace 6 años.

Ella tenía sólo 3 años cuando comenzó a bailar en “The García Dance Studio” de Lompoc, continuando más adelante en “Linda Vega Studio” a la edad de 6, y desde entonces no ha parado de ir perfeccionándose.

“Practico 2 ó 3 veces al día, varias horas, todos los días. Practico en casa, en el estudio, en todas partes… ¡Sólo un poquito!”, bromea y ríe con ganas.

A su nombre original Jesalyn McCollum, recientemente, la cariñosa jovencita agregó “Contreras” el apellido de su abuela materna fallecida hace pocos años para honrarla de ese modo.

“Mi mentora es mi abuela, me encanta ese nombre, por eso decidí ocuparlo como mi segundo nombre para mostrarlo en los escenarios”.

Así detalla que su abuela Judy tenía MS (esclerosis múltiple), por muchos años ya no caminaba y eso no fue impedimento para que disfrutara de “Las Fiestas” y verles a ella, a sus hermanos y hermanas, y que su mamá también creció con las fiestas españolas alrededor suyo.

“A mi abuela le habría gustado actuar pero ella no podía.”

Toda la familia suya ha estado involucrada desde hace mucho en esta celebración, y asegura que un tío bisabuelo quien era ranchero fue la primera persona en la familia en bailar ballet clásico en La Misión de SB.

Jesalyn vive tiene 5 hermanos y hermanas menores que ella, 2 niñas de 12 y 9 años, más 3 hermanos de 14, 10 y 3.

“Todos bailamos excepto el bebé… aún no todavía”, ríe con ganas nuevamente la guapísima bailarina quien ha dedicado toda su vida al baile gitano.

Porque el baile es una afición que tomó muy en serio y que cinceló su carácter y su identidad.

“Para ser ‘Espíritu de Fiesta’ hay que estar segura de lo que eres, si no te sientes segura no brillarás. Sólo ser una misma porque cada persona es maravillosa y eso es algo que se puede aprender en la vida”, comenta inspirada.

Ella también recuerda con mucha satisfacción cuando salió elegida Espíritu 2018.

“Yo estaba atónita y no tenía idea que ganaría. Diría que fue una mezcla de felicidad, gozo y sorpresa… me vinieron todas las emociones juntas”, repasa contenta.

Para este año Jesalyn sabe de su gran responsabilidad, sin embargo espera con ansías todo y cada uno de los eventos donde deleitará a multitudes con sus exquisitos pasos de flamenco.

“Es una gran oportunidad representar esta hermosa ciudad de Santa Bárbara. Estoy tan emocionada. Siento que este es mi año para brillar y quiero disfrutarlo, divertirme mucho. Me siento honrada, bendecida y extremadamente feliz”, expresó entusiasta la esforzada adolescente cuyo evento favorito es el “Mercado” en La Plaza De la Guerra.

A Jesalyn a su vez le encanta  escribir, hacer senderismo, ir a la playa y en general estar al aire libre.

Toda su vida desde kinder hasta el grado 12 estuvo con el régimen de Home School en Christian Valley y acaba de graduarse.

Sus planes son asistir a la Universidad de Nuevo México en otoño para obtener una licenciatura en negocios y otro en danza flamenca, y así hacer realidad uno de sus sueños de siempre: ser bailarina profesional.

Y es que la pasión por el baile oriundo de la región de Andalucía en España, ha sido tal que Jesalyn ha estado en Jerez de La Frontera, España estudiando con muchos profesores diferentes los últimos 4 años, cada enero, y va a ir otra vez ahora septiembre.

“Es increíble, hermoso y los maestros son grandiosos”, acota feliz.

“Mi sueño es tener mi propio estudio de baile un día, esa es mi próxima meta. Quiero regresar de la universidad y mantener vivas las tradiciones del flamenco para compartir lo que sé con muchas generaciones”, finaliza lista para disfrutar en grande de las “Fiestas Españolas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *