Elecciones 2018: un futuro en disputa

Por Víctor Rosas
vrosas@latinocc.com

El martes 6 de noviembre, es el día de las votaciones conocidas como de “medio término”, es decir, a la mitad del término del presidente en turno.

Unas votaciones, que han sido una referencia para la administración del presidente en el pasado, y que ésta vez, no será la excepción, unas elecciones de medio término, donde el partido del presidente ha perdido escaños en la cámara de senadores, en la cámara de representantes o en ambas en el pasado, y que esta vez, al parecer, no será la excepción.

Unas elecciones, donde a nivel local, en la ciudad de Oxnard, se estará votando por primera vez, para elegir a los miembros del Concilio de la ciudad, con base en distritos, aunque sólo será para elegir a dos miembros.

Así, en Oxnard, se espera una reñida contienda electoral para elegir al alcalde municipal.

Una carrera que tiene dos protagonistas: el actual Alcalde Timothy “Tim” Flynn y su contrincante Aaron Starr, quien se ha convertido en un opositor persistente y tenaz en contra no sólo de Flynn, sino de todo el Concilio.

La rivalidad política entre Starr y Flynn comenzó cuando el primero, desafío el incremento del 83% que Concejales y Alcalde intentaron hacer al servicio de recolección de basura, alcantarillado y aguas residuales de la ciudad.

Starr logró reunir la cantidad de firmas necesarias para que los residentes locales decidieran aceptar o rechazar el incremento en las tarifas, logrando un triunfo en las urnas.

La ciudad respondió con un nuevo incremento y una demanda en la corte contra Aaron Starr.

El litigio se prolongó por varios meses, pero finalmente, la corte le dio la razón al opositor.

El desafío de Starr logró también que se llevara a cabo una elección especial, en el mes de mayo, para desafiar a Flynn y a todo el consejo de la ciudad.

En esa elección, junto con Miguel López, Aaron Starr compitió por el puesto de la Alcaldía, sin embargo, Flynn y el Concilio entero, lograron la ratificación en sus respectivos puesto.

Starr, contador de profesión para el gigante de automatización como lo es Hass, con sede en Oxnard, se ha lanzado de nuevo para competir por el puesto de Alcalde.

El mismo, se define como “un no político, contador público de profesión y un emprendedor exitoso que quiere poner su experiencia en el manejo empresarial para ponerlos a trabajar en favor de los habitantes de Oxnard”.

“La ciudad de Oxnard ha perdido su liderazgo bajo el actual alcalde Flynn, y es tiempo de que traigamos un nuevo liderazgo, capaz de administrar mejor los fondos de la ciudad, para mejorar la vida de todos los que vivimos en esta hermosa ciudad de la costa del sur de California”, indicó Starr a El Latino.

Tim Flynn Alcalde de Oxnard (Izq. en Azul), buscando su tercera reelección contra Aaron Starr (Der.).EL LATINO

Para Starr, el Alcalde Flynn ha demostrado en muchas ocasiones su falta de liderazgo, su falta de visión, y esto ha hecho que la ciudad no esté logrando los objetivos y trayendo el bienestar a los residentes que ellos merecen.

“Es necesario un cambio de liderazgo, que traiga orden a las finanzas de la ciudad, con transparencia y buen manejo, para que el desarrollo llegue a todas las familias de Oxnard”, agregó Starr.

Starr basa su campaña en una administración sostenible, y libre de deudas, así como crear un plan para facilitar la llegada de empresas transnacionales que aporten muchos empleos y pagos tributarios a las arcas de la Ciudad.

“Tengo mucha experiencia en administración y sé lo que es viable y cómo se pude lograr una economía sana y próspera del que se beneficien todos los residentes y negocios locales”, enfatizó Starr.

Por su parte, el alcalde Flynn no presta atención ante las acusaciones y hace un recuento de las mejoras que la ciudad ha experimentado desde su llegada a la alcaldía municipal:

“Bajo mi liderazgo, el Concilio paró un plan de retiro con beneficios ilegales para los jefes de varios departamentos de la ciudad. Hemos salvado a la ciudad de varios escenarios de banca rota, el desarrollo comercial en River Park ha mostrado una actividad comercial importante para la ciudad y ahora, tenemos un plan de desarrollo”, indicó Flynn.

El Alcalde se refiere a un plan que intenta atraer empresas para ayudar a la creación de empleos en el área de tecnología con sueldos altos, “que pondrían a Oxnard en un lugar prominente como lo tiene Silicon Valley en el área de la bahía de San Francisco”.

Al mismo tiempo, Starr dijo que a pesar de haber recibido el apoyo de muchas entidades y organizaciones no se siente tan confiado en salir victorioso.

“Como cualquier otro aspirante, uno siempre es el que lleva la desventaja porque el incúmbete siempre es el candidato favorito. Aunque lo he dado todo, siempre pienso en que hay mucho más por hacer”, indica.

Por último, Starr manifestó que de no salir electo no se quedará de brazos cruzados para futuras elecciones.

“Creo en mi ciudad, en gente honesta que debe de representar transparentemente los intereses de Oxnard, y no voy a dejar que alguien controle a esta ciudad como le de la gana y sí tengo que volver a postularme lo hago cuantos veces sea necesario”, explica Starr.

PRIMERAS ELECCIONES POR DISTRITO

Histórico también es el hecho que por primera vez se llevaran votaciones para elegir o reelegir a funcionarios basados en Distritos.

En Santa Bárbara esto es algo que se implementó hace cinco años con mucho

Bert Perello y Carmen Ramírez estarán buscando su reelección en los Distritos 1 y 2, respectivamente.

Mientras Luis García Moreira, Francine Castañón, Vianey López, Carolina Gallardo Magaña, estarán conteniendo por el recién creado distrito No. 6, el cual aglomera únicamente a candidatos de origen latino, y cuyo período será por dos años, para volverse a disputar el puesto en las elecciones del 2020.

Carmen Ramírez busca reeelección en el Distrito 2 de Oxnard. En la gráfica con el Supervisor del 1º Distrito del Condado de Ventura, John Zaragoza./VICTOR ROSAS

Ramírez ha servido por seis años en el Concilio, en una ocasión intentó ocupar el cargo de Alcalde de la ciudad, pero sucumbió ante el actual alcalde Flynn.

La actual Concejal afirma que nunca ha faltado a una sola reunión del Concilio en su estancia como miembro del mismo, y apela a la confianza del público exponiendo su carrera y la forma en que ha votado para impulsar el desarrollo económico de la ciudad, al mismo tiempo que aboga por transparencia y rendición de cuentas.

Por su parte, Perello, elegido para ocupar el lugar en el Concilio que quedó vacante cuando Flynn fue electo como Alcalde de la ciudad en 2012.

En esa ocasión Perello terminó los dos años que quedaban en el periodo de Flynn, posteriormente fue reelecto para el periodo de 4 años que terminan en este 2018. Perello se define como la oposición dentro de la Alcaldía, y ha sido un feroz cuestionador del mismo.

Su campaña se basa en abogar por una mayor transparencia y rendición de cuentas a la comunidad, al igual que la necesidad de que las juntas del consejo sean traducidas al español.

Otra importante elección en la ciudad de Oxnard será la del gobernador del consejo de Instituciones Comunitarios de Educación Superior (City College), que incluyen el OXCC, Ventura CC y Moorpark CC.

La lucha es entre dos candidatos, el actual en poder, Art Hernández, quien cuenta con una amplia trayectoria en el sector educativo y Gabriela Torres, Concejal escolar, graduada del Instituto de Ventura.

Una medida importante para la ciudad de Oxnard estará siendo puesta a la consideración de los votantes el próximo día 6 de noviembre.

La llamada Medida G”, pone a consideración de los votantes si la Alcaldía aceptará los dispensarios de marihuana y los impuestos que tendrán que pagar las personas que los operen de manera legal o ilegal.

Otra importante medida que estará en las boletas de votación es la llamada “Proposición 10” que regularía, de ser aceptada, el porcentaje de renta que los dueños de vivienda pueden aumentar a los inquilinos.

Es decir el tan anhelado control de renta que muchos residentes de los condados de Santa Bárbara y Ventura desean.

A NIVEL ESTATAL

En el ámbito estatal, también hay varios puestos importantes en juego el próximo 6 de noviembre, entre ellos, el de Gobernador del estado.

California adoptó un sistema para que los dos candidatos que tuvieran el mayor número de votos en las elecciones primarias fueran los candidatos a elección general.

Muchos vieron esta medida, como una estrategia del partido demócrata en el poder en California, para que fueran dos candidatos de ese partido los que compitieran por la gobernatura estatal, sin embargo, eso estuvo lejos de cumplirse, y al contrario, el número de candidatos demócratas inscritos para las elecciones primarias diluyó el voto e incluso, puso en peligro que hubiera candidatos de ese partido en la boleta de noviembre.

Finalmente, sucedió lo más normal, que haya un candidato por parte del partido demócrata y otro candidato por el partido republicano.

Gavin Newsom actual vicegobernador, puesto que ocupa desde el 2011, es el candidato Demócrata, su trayectoria política incluye haber sido el titular de la Alcaldía de la ciudad de San Francisco desde el 2004 hasta el 2011.

Newsom estará midiendo fuerzas ante el republicano John Cox, empresario que cuenta con el apoyo del presidente Trump.

El apoyo de Trump sería suficiente para que la candidatura del republicano tuviera un gran impulso en otros estados de la unión americana, pero no así en California donde el partido demócrata tiene sus esperanzas, no sólo de retener la gobernatura, sino de alzarse con triunfos importantes para ganar la mayoría en la cámara de representantes y quizás el senado.

La lucha por la gobernatura enfrenta no sólo a Newsom contra Fox, sino las posturas opuestas y discordantes que asumen los partidos más importantes del país, en cuanto a temas de cobertura de salud, tasas impositivas de impuestos, el manejo del déficit, que dicho sea de paso sigue creciendo y está a punto de alcanzar nímbeles récord, y un tema que afecta a muchos latinos como lo es el de inmigración.

Estas posturas encontradas se estarán midiendo en la carrera por el puesto más importante de California, al mismo tiempo que chocarán la actual administración de Trump y California, el estado con la sexta economía más grande del mundo y por ende, el estado con la economía más fuerte del país, con un gobierno demócrata, ha tomado una postura de desafío a las políticas de la Casa Blanca.

Las encuestas señalan que el partido demócrata podría volver a ganar la gobernatura de California.

Estará también en juego el control del Congreso.

El partido republicano tiene el control de ambas cámaras el día de hoy, la Casa de representantes con 51 a 49 mientras que un amplio margen en el Congreso.

La noche de la elección esto podría cambiar y de acuerdo con las agencias encuestadoras, es muy posible que los demócratas tomen control de la casa de representantes, mientras que los republicanos podrían mantener números similares a los actuales y por lo tanto, controlar el Congreso.

Sin embargo, las encuestas mostraron estar todas equivocadas en el 2016 cuando nadie creyó en una victoria de Trump,

Hay nueve contiendas electorales que se mantienen por debajo de seis puntos porcentuales de diferencia en favor de uno de los candidatos para representantes, que incluyen Arizona, Florida, Indiana, Missouri, Montana, Nevada, Tennesse y Texas, de ellas, 5 demócratas y 4 republicanos llevan la delantera.

De igual forma hay 5 confrontaciones en el senado con el mismo margen de error.

La cadena de noticias CNN especula que los demócratas podrían ganar 229 escaños en la casa de representantes, y por lo tanto la mayoría, mientras que proyecta un Senado de 48-52 e incluso 53-47 en favor de los republicanos.

Ahora sólo falta espera para saber si las encuestas fueron precisas o una vez más como hace dos años, los resultados echan a la basura la credibilidad que durante muchos años estas sirvieron como parámetro de los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *