Partners in Education: cambiando vidas una computadora a la vez

El pasado jueves 4 de octubre, padres de familia acompañados de sus hijos, quienes asisten a diferentes escuelas del Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara (SBUSD), se dieron cita en las instalaciones de la escuela Secundaria Goleta Valley.

Ahí, se llevaría a cabo una reunión convocada por el programa Partners in Education, en español “Socios en Educación”, y que es administrado por la Oficina de Educación del Condado de Santa Bárbara.

Partners in Education, entre otras cosas, tienen un proyecto llamado “Computadoras para las Familias” (“Computers for Families”), en cual en los últimos 12 años, se han dedicado a regalar computadoras a familias de niños que están inscritos en las escuelas del SBUSD, cuyos padres no cuentan con los recursos suficientes para dotar a sus niños con este vital recurso educativo en la era digital actual.

Como parte de la campaña de este año que inició en septiembre y finaliza el 1 de noviembre, las familias se dieron cita en la Secundaria del Valley de Goleta desde las 5 de la tarde, para dar inicio con el proceso de registro.

Al cabo de una hora, uno de los coordinadores de “Computers for Families”, Walter La Riba se dirigió a los padres para explicarles todo lo necesario sobre las computadoras, o bien, cambiar alguna que ya se haya recibido en algún evento previo, y que por distintas razones no haya funcionado bien.

Y es que problema muy común para muchos estudiantes que estos aparatos se les hayan infectado con un programa malicioso mejor conocidos como “virus”.

Las computadoras que generalmente otorga el programa son tipo desktop, es decir las que se componen de una torre y un monitor.

Algunos de los asistentes al evento, sin embargo, pudieron adquirir una computadora portátil o laptop, si cumplían con algunos requisitos adicionales, que tienen que ver con el plan de Internet con el que cuentan en su casa y que en parte es auspiciado por una compañía particular.

CON LAS MISMAS HERRAMIENTAS

La Riba, quien es ingeniero en informática y ha estado en el programa por ya más de una década, indicó que el objetivo es darle a los estudiantes las herramientas necesarias para que puedan sobresalir en sus estudios y no atrasarse en su aprendizaje.

Además en su presentación, La Riba informó a los padres de familia, cómo es posible para que el SBUSD pueda donar estas computadoras a las familias, “empresas e individuos particulares nos donan estas máquinas”.

La mayoría de dichas computadoras son usadas, pero técnicos expertos de “Partners in Education” se dan a la tarea para “limpiarlas”, y en algunos casos arreglar las computadoras, remover algunos virus que puedan contener, cambiar algún componente defectuoso.

Luego gracias a los subsidios del SBUSD compran una licencia para un sistema operativo nueva y otros programas necesarios para que los pequeños y jóvenes las puedan usar en sus tareas.

Walter La Riba. /VICTOR ROSAS

La Riba menciona que esto se debe a que las tareas son asignadas por los maestros en un programa que se puede accesar desde la misma computadora, cumplir con su tarea y avanzar con sus estudios, al mismo tiempo que los familiariza con el uso de la máquina.

Después de terminada la presentación de La Riba, los niños, acompañados de sus padres, pudieron salir al patio de la escuela, donde una gran cantidad de equipos de computo, CPU, teclado, ratón, monitor y cables, los esperaban.

El número de equipos excedía con mucho al número de alumnos que acudieron por su equipo, así que pudieron elegir el que más les gustara.

Rosa Figueroa acudió con su hija Isabela al evento, ahí comenta que la pequeña, quien acude al sexto grado, por fin tendrá una computadora para hacer sus tareas.

“No es la primera computadora, su hermano mayor tiene una, pero la verdad, ya está muy vieja, y por lo mismo, ya no funciona muy bien”, comenta Rosa.

Sin embargo con el equipo recibido esa tarde, ahora Isabela estar al nivel con sus otros compañeros no será un problema.

“Pienso que será muy bueno para Isabela tener su computadora, porque va a aprender mejor y podrá hacer tareas más rápido. Antes tenía que andar yendo a la biblioteca y en ocasiones, no la podía llevar y todo se complicaba”, enfatiza la madre de familia.

Rosa también comenta, que el proceso para aplicar ha sido muy sencillo.

“Me di cuenta de este programa, porque en la escuela nos comentaron que si queríamos recibir la computadora, nomás teníamos que venir a esta junta y traer el comprobante de que tenemos Internet en la casa y eso fue todo lo que nos pidieron, y ahora ya nos entregaron la máquina”, agrega Rosa visiblemente contenta.

La Riba también aconsejó a los padres de familia, que es muy importante que la computadora sea instalada en un lugar dentro del hogar donde haya tránsito de personas, es decir en un área abierta, donde los padres de familia puedan supervisar qué es lo que los niños ven en el internet, “para evitar que los estudiantes no sean expuestos a materiales inapropiados”.

El experto también enseñó a los padres de familia, qué hacer para estar supervisando a los menores, como por ejemplo, saber consultar el historial de navegación en el motor de búsqueda que usan los menores al entrar el Internet, o como poner el “control de padres” (Parental Control), para restringir la clase de páginas que los estudiantes pueden consultar.

“La tecnología que es montada en los ordenadores, es porque de esa manera se evita que visiten páginas de contenido inapropiado para su edad”, explicó La Riba.

Los papás además tuvieron la oportunidad de observar un video para aprender cómo, al llegar a su casa, instalar la computadora recién adquirida.

Además, el video mostró los elementos que habían de recibir, un cerebro de computadora o CPU, un teclado, un ratón, un monitor o pantalla y los cables de alimentación.

MILES DE BENEFICIADOS

Elizabeth Adams, administradora del programa, comentó los beneficios del proyecto a lo largo de más de 20 años.

“Este es un programa que se inició en 1996, y desde entonces se han regalado más de 12,000 computadoras a familias en todo el condado de Santa Bárbara, de esas, alrededor del 90% son familias de origen latino”, explicó Adams.

De acuerdo a estudios realizados por autoridades escolares, los niños de familias latinas, tienen desventajas con las que lidiar, para empezar, muchos llegan a este país a temprana edad, y tienen que adaptarse a un nuevo sistema educativo y sobre todo a un nuevo lenguaje.

Para muchos de ellos, el viaje para llegar a los Estados Unidos ha sido una experiencia traumática en muchos aspectos, peor aún, en sus países de origen se han visto inseguros a un sinnúmero de circunstancias, que van desde situaciones de pobreza extrema, violencia intrafamiliar y criminalidad, entre otras.

Estudios demuestran que la mayoría de padres de familia recién llegados tampoco hablan inglés o lo hablan en forma limitada, por lo que es muy difícil para ellos, los padres de familia ayudar a sus hijos con la tarea en el hogar o ayudarlos a estudiar o repasar las lecciones en casa y menos pensar en ayudarles a resolver problemas de matemáticas o ciencias.

Los problemas escolares se complican cada vez más, conforme el estudiante avanza en su preparación académica y de grado.

De acuerdo con datos proporcionados por Adams, este año, el programa de Computadoras para las Familias ha entregado equipos de cómputo a más de 180 familias de 27 escuelas en el Condado de Santa Bárbara, y hace un llamado a los padres de familia, para que acudan a los próximos eventos de Partners in Education.

Los próximos eventos serán en el 10 de octubre en la escuela Charter Peabody, el 18 en la Escuela Aliso de Carpintería, el 25 en la escuela Elemental de Isla Vista y el 1º de noviembre en el Centro Comunitario Goleta Valley.

Adams también recordó que los requisitos son muy sencillos, simplemente, que el niño esté inscrito en una escuela del Distrito Escolar de Santa Bárbara y demostrar que cuentan con una subscripción al servicio de Internet de uno de los dos proveedores de este servicio en la ciudad de Santa Bárbara.

“La decisión de asistir a un evento de Computadoras para las Familias puede ser muy importante en la vida de un niño de primaria, y así, continuar con la misión del programa, cambiando la vida de un niño, una computadora a la vez”, indicó.

David López Jr. y David López padre, fueron otros de los muchos beneficiados esta vez.

“Si esta es la primera computadora que tendrá mi hijo, quien cursa el segundo año de primaria”.

Aunque David es pequeño y apenas inicia la educación elemental o primaria, para su padre es obvio que la necesidad de una computadora es cada vez mayor para una educación de mejor calidad.

“La maestra del niño fue quien me dio la información y me dijo que era importante que viniéramos para agarrar la computadora, porque pronto van a tener que empezar a hacer tareas en ellas”, agrega el padre.

Adams también manifiesta como el programa de Computadoras para Familias ha sido posible, primero gracias al apoyo de empresas o individuos que donan sus equipos, que van a sustituir o que para la empresa se ha vuelto obsoleto para ellos, pero los cuales se pueden reacondicionar.

“Estos aparatos obsoletos para algunos son después muy útiles para un pequeño en edad escolar”, enfatiza Adams.

La otra clave del éxito del programa es el trabajo de voluntarios del campamento juvenil “Camp Los Prietos, que es un centro de detención juvenil y al mismo tiempo una preparatoria.

Estos jóvenes donan su tiempo y al mismo tiempo se preparan para cuando llegue el tiempo y regresen reintegrados a la sociedad, puedan obtener un trabajo gracias a las habilidades en informática que han aprendido.

LATINOS AVANZANDO

Un estudio reciente publicado por el Pew Research Center, encontró que el porcentaje de deserción estudiantil de la preparatoria entre los estudiantes de origen latino ha descendido dramáticamente desde un 32% en la década de los noventa, hasta solamente un 12% para el año 2016.

Esto significa un descenso del 20%, lo cual es sumamente significativo para la comunidad latina, que ha visto también un incremento muy alto en la matricula de jóvenes hispanos para la universidad o institutos de educación Superior Comunitarios.

Sin embargo, el número de graduados de la universidad, no alcanza más que el 54%, es decir, casi la mitad de los estudiantes latinos que ingresan al colegio comunitario o a la universidad, no se gradúan de la misma.

Además, otro estudio reciente, encontró también que si bien es cierto que el número de estudiantes de origen latino que se gradúan de la universidad ha aumentado, las universidades o institutos comunitarios de donde se están graduando, no son de los mejores en cuanto a calidad educativa, y esto es debido a la dificultad económica para asistir a mejores universidades.

Por su parte el Pew Research Center con sede en Washington DC, indica que el número de estudiantes de origen anglosajón y asiático que se gradúan de estas universidades consideradas elite es mayor en relación al número de estudiantes latinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *