Cigarrillos electrónicos: un dulce, atractivo y colorido veneno

Por Carlos Hernández
editor@latinocc.com

Era cuestión de tiempo… agresivas campañas publicitarias, fácil acceso a sus productos y derivados, coloridos y modernos diseños, un sin fin de sabores, son algunos de los elementos con los que la industria de cigarrillos electrónicos (E-Vap) están amenazando a a las nuevas generaciones de niños y adolescentes.

De acuerdo a un reporte del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), publicado hace dos semanas, en el último año se vio un incremento del 38.3% en el uso de productos de tabaco a nivel nacional, es decir de 2017 la cantidad de jóvenes y adolescentes pasó de 2.4 millones a 4.9 millones en el 2018.

Lo más alarmante de todo esto, según el Director del CDC, el doctor Robert R. Redfield, es que el uso del cigarrillo normal fue el mismo en años anteriores, y donde hubo aumento es en el uso de cigarrillos electrónicos y sus derivados, particularmente los de la marca Juul.

Los funcionarios de salud pública, incluidos los del CDC, la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Cirujano General, advirtieron que la tendencia podría revertir dos décadas reduciendo las tasas de fumadores de adolescentes.

“El aumento vertiginoso del consumo de cigarrillos electrónicos por parte de los jóvenes durante el año pasado amenaza con borrar el progreso logrado en la reducción del consumo de tabaco en los jóvenes. Está poniendo a una nueva generación en riesgo de adicción a la nicotina”, enfatizó Redfield.

Así lo asegura Gabe Teran, Especialista de Operaciones de Programas de Salud y Prevención del Departamento de Educación del Condado de Ventura (VCOE), diciendo que el auge en el uso de estos artefactos, su departamento y maestros en distintas escuelas del Condado lo veían llegar. “Lamentablemente nadie vio venir este problema, sin embargo nosotros en el sector de la educación si sabíamos que esto ocurriría, sobre todo cuando estas compañías empezaron a producir artefactos atractivos, con nombres llamativos y sabores de dulces y que sean agradables a los más jóvenes”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es por eso que la VCOE desde hace 21 años lleva a cabo una conferencia de tres días en sus instalaciones ubicadas en el 5151 Adolfo Rd. de Camarillo, donde atienden unos 300 estudiantes por día donde reciben información y participan en talleres educativos sobre el uso del tabaco, sus derivados y sus consecuencias.

“Es importante pues lo jóvenes tienen muchas veces poca o mala información que los amigos le dan sobre el vapeo. Hay muchos mitos sobre este dispositivos, como por ejemplo que no son dañinos para la salud, lo cual es falso”.

Este año el orador invitado fue el Neuropsicólogo Matt Ballace, experto en el tratamiento de prevención y adicción en adolescentes quien llegó desde Nueva Jersey.

El doctor Ballace en las presentaciones de la semana pasada a los estudiantes, les informó de las verdaderas consecuencias de los cigarrillos electrónicos.

“Les pone en una predisposición para tener una adicción en el futuro porque cambia la química y cierto funcionamiento en el cerebro, así como daña la función de las neuronas en el proceso cognitivo y de aprendizaje. Quien les dice que el vapeo no es dañino es porque no sabe nada o les está mintiendo”, enfatiza Ballace.

Para el doctor Bellace esto es muy grave, explicando que no todas las personas son iguales, y que siempre habrán algunas con predisposición a tener una adicción.

“Son muchos factores los que existen, ya sea de tipo hereditario, biológico y del ambiente. Hay quienes son más fuertes a la hora de controlarse y eso hace una diferencia en la manera en la que un joven reaccione cuando alguien le ofrezca algún día hacer vaping, por lo que estar informado es la mejor herramienta”, indica.

¿QUÉ ES VAPEAR Y EL ECIGAR?

Vapear significa usar un cigarrillo electrónico (e-cigarette) u otro dispositivo de vapeo.

Se denomina vaping porque se producen pequeñas bocanadas o nubes de vapor cuando se utilizan los dispositivo

El cigarrillo electrónico es un sistema electrónico, creado en China en el año 2004, que utiliza una pequeña batería para calentar una solución líquida y convertirla en vapor.

Los dispositivos parecen ser de alta tecnología, de modo que es fácil dejarse engañar por las exageraciones publicitarias de que son una alternativa segura al tabaco.

Pero, de acuerdo al CDC, no lo son: estos solo son otra forma de introducir una de las tres sustancias más adictivas para los seres humanos como la nicotina.

Algunos cigarrillos electrónicos han sido fabricados para que parezcan cigarrillos, cigarros o pipas regulares.

Otros parecen bolígrafos, unidades de memoria USB u otros artículos de uso cotidiano.

En general, el aparato contiene un cartucho recambiable o recargable pero también existen ecigs descartables.

Las principales sustancias que contiene el líquido son: propilenglicol (generalmente alrededor del 70%) y/o glicerina vegetal (generalmente alrededor del 20%), nicotina en diferentes dosis (entre 0 mg y 54 mg/ml), sabores y aromas.

Diversos estudios muestran que la dosis de nicotina que “dicen tener” los cartuchos muchas veces no coincide con la que “realmente” tienen.

El nuevo modelo que llegó al mercado es JUUL, que ya está causando furor en Estados Unidos.

Tiene forma de USB, produce menos humo que cualquier otro vapeador y contiene mucha más nicotina.

Para Teran este laboratorio es el gran causante de la epidemia, ya que los productos más vendidos entre los jóvenes son de esta marca, y la cual todo su inventario de productos contiene nicotina.

Además algo que tanto a Ballace y a Terán dice preocuparles mucho es que los cigarrillos electrónicos pueden usarse también para suministrar marihuana y otras drogas.

AUMENTO ALARMANTE

El reporte del CDC también descubrió que aproximadamente 2 de cada 5 estudiantes de secundaria que usaban un producto de tabaco o vaping usaban más de un tipo, y que la combinación más común eran los cigarrillos electrónicos y los cigarrillos.

Además, alrededor del 28 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos de la escuela secundaria dijeron que habían “vapeado” 20 días o más en el mes anterior, casi un 40 por ciento más que el año anterior.

Fumar, la principal causa de enfermedades prevenibles en el país, es responsable de más de 480,000 muertes cada año.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos y productos de tabaco a los menores de 18 años, en California sin embargo nadie menor de 21 años puede comprarlos, sin embargo hay compañías que los venden por Internet, donde El Latino pudo comprobar que con tan sólo un click de aceptación cualquiera puede hacerse pasar por mayor de edad y acceder a los productos.

Los cigarrillos electrónicos generalmente se consideran mejores que los cigarrillos para los adultos que ya son adictos a la nicotina.

Pero los funcionarios de salud se han preocupado durante años de que los cigarrillos electrónicos podrían llevar a los niños a cambiar a fumar cigarrillos tradicionales.

En las 225 escuelas del Condado de Ventura hay un total de 137,758 estudiantes de los cuales 81,099 son latinos, es decir el 59%, de los cuales la mayoría, aproximadamente 70 mil, se encuentra concentrada en las escuelas de las ciudades de Oxnard, Port Hueneme, y Ventura, donde el porcentaje sobrepasa el 80%.

Esto es de vital importancia, ya que siendo los estudiantes latinos la mayoría, con seguridad serán los más afectados por el uso de los cigarrillos electrónicos.

GENERACIÓN MÁS EXPUESTA

Para Bellace la generación actual de los milenials tiene mucha más presión y vive en una constante estrés si se le compara con la generación “X”, aquellos nacidos entre 1968 y 1981, ya que para el experto el vivir en una era digital, hay más oportunidades que se topen constantemente con fuentes de información que les dan mala información o les persuade con datos erróneos.

“Los milenials están en un mundo de pantallas, de video juegos y de películas a toda hora, donde además tienen un trastorno de sueño, no duermen mucho, descansan menos y eso influye de una gran manera en el sistema cognitivo de los jóvenes”.

Y es que para Bellace este es un círculo vicioso, explicando que el vivir en un ambiente de constante estrés los jóvenes tienen que buscar alternativas para calmarse y estas muchas veces son las drogas, el alcohol y estos cigarrillos electrónicos.

“Precisamente por todas estas razones es que los jóvenes necesitan tener la información veraz y objetiva sobre las consecuencias de todas estas drogas, que si bien es cierto les pueden dar una alivio temporal los estragos emocionales y físicos que producen no tienen precio, y es por eso que estas conferencias son vitales”.

NEGOCIO DE MILES DE MILLONES Y DIFICIL DE DETECTAR

También Ballace explica que las tácticas de los fabricantes de esta industria que generó $35 mil millones de ganancias a nivel mundial el año pasado, están diseñadas para persuadir a los más jóvenes.

“Atrás quedaron artefactos, grandes y cuadrados de hace unos 9 años, cuando llegó la industria de Asia, ahora son mucho más modernos, parecen dispositivos USB, lapiceros digitales como algo salido de una película o juego de video. No hay duda que son a los más jóvenes a quienes (los laboratorios) quieren inducir en el hábito del uso de sus productos”, señaló Ballace.

Además para Teran hay un problema que los hogares enfrentan con los jóvenes que podrían estar usando estos artefactos, lo cual es la facilidad con la que éstos pueden ser escondidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Por la manera en la que son diseñados es muy difícil saber si alguien lo ha ocupado hace pocos instantes. Por ejemplo yo pudiera haber estado vapeando hace 3 minutos, pero nadie pudiera saberlo si use algún líquido con olor a goma de mascar o de algún dulce”, explica.

Es por ello que Teran enfatiza que las compañías no buscaban a clientes adultos, ya que los sabores de dulces, chicle y hasta cheesecake de sus productos están hechos directamente para atraer a una clientela más joven.

“Hacen exactamente lo mismo que las empresas de licor cuando producen bebidas alcohólicas dulces y así atraer a las chicas más jóvenes, ya que está comprobado que a la gran mayoría de ellas no les gusta el sabor de la cerveza o del alcohol fuerte”.

Así dice que en los últimos cuatro años esto queda palpable y lo ha visto en las escuelas del Condado, donde han aumentado los casos donde estudiantes del 6 al 8 grado (10 a 12 años) se les han encontrado usando cigarrillos electrónicos.

SABER IDENTIFICARLOS

Sin embargo, tanto para el doctor como para Teran y María C. Magaña, trabajadora social de la escuela Juan Soria, hay maneras en que los padres pueden identificar si un hijo o hija está usando cigarrillos electrónicos, ya que los jóvenes que los usan tienen un cambio en el comportamiento.

Magaña confiesa que generalmente cambios radicales en la conducta de los jóvenes son un indicador que algo está pasando.

“Ellos se vuelven más a aislados, les gusta pasar más tiempo solos porque allí es donde usan e inhalan estos productos. Si los padres los ven con amigos nuevos, o los hijos de repente quieren estar sólo a la mínima oportunidad, son signos que podrían estar usando algo, por lo que la mejor recomendación a los padres es poner atención a los hijos”.

Terán explica que otro signo de un posible uso es que los jóvenes que luego de llegar de la escuela llegan con mucha hambre, sobre todo si los padres les dan dinero para comprar almuerzo, “esto podría ser que se esté gastando el dinero en productos de vaping y no en comida”.

COMUNICACIÓN ES LA CLAVE

Para Teran, y quien fue el organizador de esta conferencia, la clave para mantener a los niños alejados de estos artefactos es mantener una comunicación abierta desde muy temprana edad, ya que como él segura es algo normal para ellos.

“Lo mejor que pueden hacer es hablar con los niños desde que están en la escuela elemental hasta la primaria, porque les ayuda mucho a tener información veraz y así saber las verdaderas consecuencias de estos artefactos”, explica.

Magaña comparte el mismo punto de vista asegurando que los padres deben mantener esa comunicación, ya que es primordial para mantener a los niños alejados de los vicios.

Maria Caballero Magaña./EL LATINO

“Por eso los padres deben de informarse y conocer sobre cómo se ven estos productos, qué clase de productos existen y explicarles lo malo que lleva su uso. Eso les dará mucha ventaja a la hora cuando los niños queden expuestos cuando alguien de ofrezca unos de estos dispositivos”, aseguró la experta.

También explica que ella por medio de su grupo de liderazgo, Club Life, los asesoraron este año a estudiantes del 7º y 8º grado sobre las consecuencias del vapeo, y que quedaron asombradísimos con todo lo que no sabían.

“Muchos nos dijeron que antes no captaban nada (de cómo las compañías quieren convencerles con tácticas de mercadeo), me dijeron asombradísimos que ahora comprenden por qué esos productos en los supermercados están en estantes al nivel de sus ojos. Se siente muy capaces y se ve que la información que les damos es poder”.

Magaña dice que tal es el efecto positivo de estas charlas que ahora esos estudiantes quieren llevar a los niños más populares, porque piensan que son los que más fácil pueden “caer, y a los de sexto grado.

“Están convencidos que la información les da poder y por eso quieren ayudar a sus compañeritos”, señaló la trabajadora social.

También explica que ella por medio de su grupo de liderazgo, Club Life, los asesoraron este año a estudiantes del 7º y 8º grado sobre las consecuencias del vaping, y que quedaron asombradísimos con todo lo que no sabían.

“Muchos nos dijeron que antes no captaban nada (de cómo las compañías quieren convencerles con tácticas de mercadeo), me dijeron asombradísimos que ahora comprenden por qué esos productos en los supermercados están en estantes al nivel de sus ojos. Se siente muy capaces y se ve que la información que les damos es poder”.

Magaña dice que tal es el efecto positivo de estas charlas que ahora esos estudiantes quieren llevar a los de sexto grado y a los niños más populares, porque piensan que son los que más fácil pueden “caer”.

“Están convencidos que la información les da poder y por eso quieren ayudar a sus compañeritos”, señaló la trabajadora social.

Para Joselyn Guerrero una estudiante del 8º grado de la escuela Juan Soria de Oxnard, quien atendió a las Conferencias de la semana pasada asegura que gracias a las charlas del doctor Ballace, ella ahora conoce más sobre los verdaderos estragos que causan los cigarrillos eléctricos y sus derivados.

“La verdad es algo muy grave y que no tenía idea que tan dañino es para el cerebro. Ahora sé mucho más y pienso que es algo que se debe de hablar entre los jóvenes”.

La joven asegura que hasta ahora nunca nadie le ha ofrecido, en su escuela o en su grupo de amigos, usar este tipo de artefactos, sin embargo dice que es algo que realmente sí existe y que ha escuchado algunos rumores de sus compañeros.

La alumna de 14 años, que tiene 2 hermanos menores, expresa que sin duda ahora les hablará a ellos sobre los cigarrillos electrónicos, ya que para ella tener este tipo de conversaciones son importante, sobre todo porque hay muchos niños y adolescentes que no saben nada al respecto de los verdaderos peligros de estos dispositivos.

Y es que Ballace enfatiza que uno de los principales problemas es la falta de información o los mitos sobre los dispositivos.

“Muchos estudiantes ven los cigarros normales como algo muy dañino, sin embargo no tienen el mismo concepto sobre vapear, creen que son muy seguros y ese no es el caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *