Creando los adictos del futuro

Por Carlos Hernández
editor@latinocc.com

Este día me enfocaré en comentar y el peligro que actualmente vive nuestra niñez y juventud.

Como ya habrán visto nuestro tema de la portada habla sobre la epidemia que se nos viene como lo es el uso de los cigarrillos electrónicos y todos sus productos derivados.

Es un problema muy grave y palpable, y es que no se sabe a ciencia cierta de los verdaderos estragos de estas sustancias que se inhalan y se “vapean”, y es que así existe este nuevo verbo derivado de la palabra “vaping” inglés.

Lo más alarmante sobre esto y conociendo más de la problemática a medida que realizaba mi investigación para mi artículo de portada, es que son sustancias sumamente fuertes ingeniadas y creadas artificialmente con un solo objetivo: crear los adictos del futuro.

Algo más es que los expertos calculan que si a esto no se le pone un alto, los estragos y secuelas que dejará en nuestra niñez actual no se podrá calcular sino hasta dentro de unas 30 ó 40 años, algo que tal vez para entonces ya sea muy tarde y el problema se haya vuelto incontrolable.

Partiendo del hecho que un cigarrillo normal tiene hasta 70 diferentes químicos los cuales son agregados al tabaco que se fuma, donde obviamente el más predominante es la nicotina, una de las 3 sustancias más adictivas para el ser humano, me hace pensar que estas sustancias con olores dulces y agradables al olfato humano, serán mucho peor y sobre todo más adictivas.

Hablando con expertos del tema del condado del Ventura y el neuropsicólogo Matt Bellace,  me di cuenta que las compañías no les importan los adultos actuales.

Quieren a nuestra niñez y juventud, así de claro.

Me di cuenta que las compañías así como crean artificialmente los químicos, y no se cuanta sustancia más que le meten a esos líquidos que se “vapean”, de la misma forma están creando “ a los adictos del futuro”.

Sí, porque estos laboratorios en su cruzada por atraer a los más pequeños, están haciendo uso de artimañas publicitarias de todo tipo.

Estas van desde utilizar populares personajes de caricaturas como la inofensiva Hello Kitty, personajes y artefactos de la serie de Pokemón y de Mario Brothers, cualquiera que hemos crecido en la era de los juegos de video, aclarando que esta inicio en los 80 con el Atari y luego con el Nintendo, nos podemos dar cuenta por donde va la agenda de estas empresas sin escrúpulos.

Ahora bien, sabemos que todas estas empresas van por una ganancia económica, así que no es del otro mundo que traten de hacer uso de lo que sea, lo que si repugna son los políticos que permiten que esto suceda.

Sobre todo en California… un estado que se jacta de ser de cuidar la salud de sus habitantes

Así como ha pasado con la legalización de la marihuana con uso recreacional, los funcionarios públicos están anteponiendo los intereses económicos por sobre el bienestar de la sociedad.

Lo peor de todo es que la mayoría de Asambleístas y Congresistas que pueden hacer un cambio, son demócratas, esos que no pierden tiempo a la hora de criticar a la Casa Blanca sobre el levantamiento de alguna restricción que proteja el medio ambiente, pero que en este caso a los primeros tampoco y poco les importa la salud de las nuevas generaciones.

Ya que se ve que esta es una lucha de las autoridades escolares y algunas de salud, es imperante que no sólo como padres de familia, sino también como adultos tomemos el “toro por los cuernos”.

El aumento en el uso de cigarrillos electrónicos no es una broma, ni una falsa alarma, en tan real como el periódico que esta leyendo en estos instantes, tan sólo en un año hubo un incremento del casi el 40% en su uso en niños de 10 a 16 años.

Como siempre me decía mi madre, es mejor prevenir que lamentar, no esperemos a que nuestros niños, con toda una vida por delante, se le arruine el futuro y la salud, cuando se tuvo todo el tiempo para poder evitarlo.

Es hora de educarse sobre el tema, más ahora con la accesibilidad a la información que nos da el Internet y los teléfonos inteligentes, que ahora si les sirvan para algo y no sólo para estar leyendo cosas triviales, ni estar revisando las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *