El ICE empezará a implementar prueba de ADN con padres y menores que cruzan la frontera

Por Agencias
redaccion@latinocc.com

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en inglés) comenzará las pruebas voluntarias de ADN en los casos en que los funcionarios sospechen que los adultos afirman de manera fraudulenta ser padres de niños cuando cruzan la frontera entre Estados Unidos y México.

La decisión se produce cuando los funcionarios de Seguridad Nacional están cada vez más preocupados por los casos de trata de niños a medida que un número creciente de familias centroamericanas cruzan la frontera, lo que pone a prueba los recursos hasta el punto de ruptura”, reseñó la CBS News.

Las autoridades fronterizas también comenzaron recientemente a aumentar los datos biométricos que toman de los niños menores de 13 años, incluidas las huellas dactilares, a pesar de los problemas de privacidad y la política del gobierno que restringe lo que se puede recopilar.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional indicaron que el programa piloto de ADN sería muy limitado, e indicaron a CBS News que comenzaría la próxima semana en la frontera sur.

La prueba rápida de ADN que efectuaría el ICE tomará aproximadamente dos horas y se obtendrá con al frotar la mejilla tanto del adulto como del niño.

Los padres deben limpiar al niño, indicaron los funcionarios.

Los defensores de inmigrantes dijeron que les preocupa que, con el argumento de detener el fraude, los agentes puedan tomar información personal de los niños que podría ser utilizada en su contra más adelante.

Pero los funcionarios del DHS mencionaron que las pruebas se destruirán y no se utilizarán como evidencia en ningún caso criminal.

Sin embargo, Vera Eidelman, abogada del Proyecto de Discurso, Privacidad y Tecnología de la American Civil Liberties Union (ACLU), calificó el plan como “otro ejemplo más de la administración de Trump que busca intimidar y disuadir a los solicitantes de asilo”, y agregó que “la recolección forzada de ADN es coercitiva e intrusiva, y plantea serios problemas de privacidad y libertades”.

A su vez, agregó que el gobierno está claramente interesado en aprender más que la identidad de un individuo en este caso.

“El gobierno afirma que no planea almacenar o compartir la información recopilada de estas pruebas intrusivas y coercitivas por ahora, pero el hecho de que incluso esté construyendo esta infraestructura de vigilancia, con el pretexto de la frontera, debería preocuparnos a todos. Con otros actores gubernamentales, desde agencias locales de cumplimiento de la ley hasta el FBI, que también están implementando sistemas de ADN rápido, no es difícil imaginar una pesadilla de una base de datos del gobierno centralizada”, comentó.

En general, los funcionarios del gobierno determinan que una unidad familiar sea un padre con un hijo.

El fraude ocurrirá si una persona afirma ser un padre cuando él o ella es otro tipo de pariente, o si no hubo ninguna relación en absoluto.

Los funcionarios de ICE informaron que han identificado 101 posibles casos de familias fraudulentas desde el 18 de abril y determinaron que un tercio eran fraudulentos.

Desde el comienzo del año presupuestario, el ICE afirma que ha descubierto más de 1,000 casos y ha remitido 45 casos para su procesamiento.

Los funcionarios de Seguridad Nacional también advirtieron sobre el “reciclaje de niños”, casos en los que, según dicen, los menores que ingresaron a los Estados Unidos fueron contrabandeados nuevamente a Centroamérica para que se emparejen nuevamente con otros adultos en familias falsas, algo que aseveran que es imposible de determinar sin las huellas dactilares u otros datos biométricos.

Pero el departamento no ha identificado a nadie arrestado en tal esquema ni ha publicado datos sobre cuántos de estas redes se han descubierto.

Los funcionarios del DHS indicaron que el programa se realizará con los fondos existentes.

El miércoles temprano, la Casa Blanca informó que necesitaría $4.5 mil millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria para la frontera.

El presupuesto del año fiscal 2019 ya contenía $415 millones de dólares para asistencia humanitaria en la frontera, incluidos $28 millones de dólares en atención médica, detallaron el miércoles funcionarios de la administración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *