Inmigrantes en tierra prohibida

Por Carlos Hernández
redaccion@latinocc.com

En medio de un caos y de una atmósfera de temor es cómo desde hace unas semanas viven miles de familias indocumentadas a lo largo y ancho de Estados Unidos, luego que Donald Trump anunciase que ordenaría una operación de redadas masivas contra familias indocumentadas.

El mandatario aseguró esto como parte de su política de cero tolerancia contra la inmigración clandestina, sobre todo, contra la de las personas que llegaron por la frontera Sur con México para pedir asilo humanitario.

Por si fuese poco, internamente en la cúpula de poder de los departamentos encargados de hacer cumplir las leyes migratorias se vive una “telenovela”, con dirigentes señalados como traidores por oponerse a la estricta política migratoria del mandatario republicano.

El blanco número uno de críticas es sin duda el actual Director del Departamento de Seguridad Nacional, (DHS), Kevin McAleenan, acusado, por varios dirigentes de otras agencias federales como el Departamentos de La Patrulla Fronteriza (USBP), y el de Aduanas e Inmigración (ICE), por ser el responsable de filtrar a la prensa, detalles como fechas y ciudades donde el operativo de redadas se realizaría.

Según un memo filtrado a la prensa y reportado en el Washington Post por primera vez, las redadas incluirían al menos 10 ciudades, entre ellas Los Ángeles, San Francisco, Chicago, Miami, Nueva York, Atlanta y San Antonio, entre otras, donde se encuentra un gran número de indocumentados.

El lunes por la noche la organización periodística ProPublica reveló la existencia de una grupo secreto en facebook, con más de 9,500 ex y actuales miembros de la Patrulla Fronteriza estadounidense.

“I’m 10-15”, es el nombre del grupo en la red social y hace referencia al código 10-15 con que se identifican a los indocumentados.

En el mismo, los usuarios se burlaban de las muertes de inmigrantes, no sólo en el desierto, sino también de las que se dan en los centros de detención en Estados Unidos.

Esto salió a luz debido a post vulgares y amenazadores contra la Congresista de Nueva York, Alexandria Ocasio Cortez, horas antes de viajar a observar las condiciones de los centros de retención en el Paso Texas, y quien criticó a la CBP por tener a los inmigrantes en centros similares a los campos de concentración nazis.

Por si fuese poco, el miércoles el Washington Post reveló que miembros del DHS sabían desde el 2016 de la existencia del grupo en facebook.

“El DHS, es el encargado de mantener la seguridad nacional, sin embargo el presidente ha encargado de poner en una autentica encrucijada a sus líderes, para hacer cumplir sus intereses personales y políticos”, enfatizó Thompson, quien es además Presidente del Comité de Seguridad Nacional del Senado.

Y es que para Thompson, los 240 mil hombres y mujeres que trabajan para esta entidad federal enfocada en ciber seguridad, respuesta a desastres y hasta el Servicio Secreto, se han convertido en piezas de una maquina enfocada a la inmigración y deportación.

UNA SITUACIÓN LAMENTABLE

Para el abogado en leyes migratorias con sede en Santa Bárbara, Abbe Kingston, este tipo de anuncios son lamentables porque afectan las vidas y futuros de miles de personas, y son tácticas que en el pasado no se habían realizado.

“Antes, sólo sí se tenía un delito muy grave las autoridades migratorias iban a buscar a las personas con una orden de deportación, pero ahora desde que Trump es presidente todos son buscados, tengan o no un delito mayor en su historial”, enfatizó Kingston.

Para el experto, si bien es cierto no es justo como las autoridades del DHS y del ICE están haciendo cumplir las leyes estadounidenses, pueden hacerlo.

“Es muy triste ver como se quiere separar a las familias y como se les persigue, pero lamentablemente ellos tienen la autoridad de buscar a estas personas para deportarlas. Esto es muy diferente a lo que pasaba con la administración Obama”, explica Kingston.

Precisamente Obama hasta se ganó un apodo “Comandante de Deportaciones”, por aplicar una política similar a la de Trump durante los primeros 15 meses de sus ocho años de gobierno, sin embargo, ante la crítica pública de organizaciones de derechos humanos y de inmigrantes, él mismo le puso un alto.

“Luego se crearon categorías de indocumentados y a quienes darles prioridad. Por eso sí antes llegaban a una casa por ‘Juan Díaz’ y él no estaba, aunque hubiesen 3 personas más indocumentadas y no tenían delitos graves no los arrestaban”, explica el abogado.

Para Kingston es evidente que Trump y su gabinete se han enfocado más en la comunidad latina indocumentada.

“Lamentablemente todo indica esto”, sostiene el experto con más de 30 años de experiencia en leyes migratorias.

El operativo de redadas que podría iniciar en cualquier momento en las próximas semanas, dice enfocarse en aquellos que tienen orden de deportación luego que ingresaran después del 2014 pidiendo asilo.

Las deportaciones han aumentado en un 15 por ciento en tan solo un año, En el año fiscal 2017 se llevaron a cabo 226,119 expulsiones, equivalentes a 619.5 deportados diarios, mientras que en 2018 el ICE deportó 256,085 indocumentados, es decir a 701 inmigrantes diarios

ESTAR MUY BIEN INFORMADOS

Para Kingston, lo mejor que las familias en peligro pueden hacer es informarse lo más que puedan con un abogado experto, primero para saber si se pude hacer algo con respecto a su caso y segundo para informarse sobre sus derechos.

“Cada caso es diferente y aunque se tenga una de estas ordenes ha veces esto se puede solucionar, en cambio si se ha cometido un delito grave como Agresión Sexual (PC-290), narcotráfico o robo, es casi imposible hacer algo, ya que estos inmigrantes son la prioridad número uno de las autoridades”, explica.

En la misma línea se mostraron los Cónsules de Cultura y Comunidades, Jonathan Álvarez y el de Protección, Javier Cerritos.

“Debido a este clima de incertidumbre que vive la comunidad inmigrante, realizamos el sábado pasado una jornada informativa en nuestras instalaciones en Oxnard, donde explicamos junto con abogados de la situación y cómo protegerse y hacer valer sus derechos”, indicó el Cónsul Álvarez.

Así unas 200 personas se dieron cita de 10 de la mañana a las 2 de la tarde beneficiándose de dicho evento, donde se les explicó como reaccionar y que hacer en caso agentes del ICE lleguen a sus viviendas.

“Si alguien llega a su casa les aconsejamos no abrir la puerta porque los agentes del ICE no pueden hacerlo a menos que lleven una orden firmada de un juez y no de un oficial del departamento de seguridad nacional o del mismo ICE, que generalmente es el documento con el que intimidan a las personas y los confunden”, indica Cerritos.

Y es que según el diplomático, quien con su departamento se encarga de velar por los derechos de los inmigrantes mexicanos capturados por agentes migratorias, sólo con una orden de cateo emitida por un juez, es la única manera que los agentes puedan entrar a la vivienda.

“Lo mejor en estos casos es guardar la calma, pedir esa orden del juez por debajo de la puerta o una ventana, asegurarse que vaya con el nombre de quien buscan y que viva ahí. También, documentar todo lo que pase con un teléfono móvil, ya que esto servirá como prueba, en caso los agentes violen la ley a la hora de hacer un arresto, y podría ayudar a pelear su caso”, explica el Cónsul Álvarez.

INJUSTICIA SISTEMATICA

De acuerdo a un reporte de un periódico local de Miami, publicado hace una semana, la administración Trump ha contratado en tribunales migratorios de varias ciudades a decenas de jueces para que se encarguen, de manera casi inmediata, de realizar las ordenes de remoción o deportaciones.

El reporte indica principalmente una oficina de procesos migratorios del UCSIS en Miami, ha emitido más del 80% de las ordenes de deportación finales para las familias que han pedido asilo.

Y es que desde ahí, estos jueces una vez iniciado el proceso de asilo en uno de los puntos de entrada, ellos se encargan, primero de emitir las órdenes de audiencia, para posteriormente y de no asistir los inmigrantes a estas, a producir la pertinente orden de deportación.

De acuerdo al periódico, numerosos abogados y organizaciones que luchan por los derechos civiles como CHIRLA y la ACLU, se han quejado porque los datos reflejan que muchas de esas cartas para una audiencia en un tribunal migratorio llegan con menos de una semana de antelación, muchas veces de entre sólo uno a dos días a sus remitentes.

“Es algo injusto, (el USCIS) es un departamento que de acuerdo a las mismas leyes estadounidenses debería de estar ayudando, porque fue creado para regular y darle la oportunidad a quienes buscan arreglar un estatus migratorio permanente en Estados Unidos. Sin embargo ellos se han encargado de hacer prácticamente una cacería (de indocumentados)”, explicó el Cónsul Cerritos.

Precisamente para Cerritos, el mayor problema que enfrenta la comunidad indocumentada, son las tácticas que emplea el USCIS para realizar las audiencias migratorias.

Y es que el reporte también señala, como lo ha demostrado CHIRLA y abogados de inmigración, que las cartas de audiencia incluso han llegado a sus destinatarios después de la fecha de la cita indicada en el documento.

“Prácticamente es una táctica mañosa, no les dan a las personas un periodo normal lógico para poder acudir a sus citas. Si bien durante la administración Obama se deportaron a muchos, no se daba este acoso. El sistema era más justo porque estas cartas llegaban con muchas semanas y hasta meses de anticipación”, indicó Cerritos.

Para la abogada Karen Miller de Inmigration USA Law Firm, el problema de esto último radica en que según las leyes de este país, mandar una carta muy cercana a la misma audiencia a los destinatarios o en su caso, que esta nunca llegué por algún motivo, o incluso se pierda en el trayecto, no es una falta con la que se puede responsabilizar a un departamento casi autónomo el USCIS.

“Están utilizando un hoyo en la ley para llevar este tipo de acoso a la comunidad inmigrante y así no darles una oportunidad verdadera para pelear su caso”, indicó Miller quien fue jueza de inmigración anteriormente y tiene oficinas Santa Bárbara y Los Angeles.

Así, Cerritos indicó que sólo teniendo datos concretos y demostrando que esta es una estrategia común en los tribunales migratorios, se podría hacer una demanda colectiva en contra de las autoridades pertinentes para detener este tipo de tácticas injustas.

Y es que tanto para Kingston como para Miller, los indocumentados se han vuelto una moneda de cambio en el mundo político, sobre todo en la agenda de Trump.

NO PERDER EL CONTROL

Para Nina Rubin, psicóloga y consejera familiar con sede en Los Angeles, el estado de temor y tensión con que viven estas familias inmigrantes es muy dañino en todos los sentidos.

“Cuando se vive con un miedo constante, hay estrés, incertidumbre, desconfianza a todos, enojo, depresión y esto afecta no sólo en su interior, sino que también en su relación con los demás. Afecta su trabajo, la manera de vivir, es decir todo”, enfatiza la experta.

Para Rubin, lo mejor que pueden hacer las personas con el temor a ser deportadas, es no quedarse callados, expresarse y hablar con alguien sobre sus problemas.

“Lo peor en esta situación es aislarse, puesto que lleva a un estado de depresión más rápido. Les recomiendo hablar con un psicólogo, o sino hacer grupo, hablar de los problemas con amigos y familiares ayuda mucho a aliviar el estrés, al tiempo que se hace sentir respaldado”, enfatiza la experta.

Rubin explica cómo muchos inmigrantes no confían en nadie, y es entendible porque es consecuencia del trauma del acoso de las autoridades, haciendo no querer salir de sus casas lo que acarrea más problemas familiares.

“Los padres van del trabajo a la casa y viceversa, por miedo a ser deportados no salen del hogar, y esto crea más presión, debido a la ira y frustración que se siente, y que algunas veces se proyecta en violencia contra los hijos. Por eso es mejor mantenerse tranquilo y buscar consejería”, añadió Rubin.

Así mismo, la experta enfatizó que los padres deben darles atención a los hijos, puesto que ellos, por muy pequeños que sean, siempre sienten y se dan cuenta que algo no es normal en el seno familiar.

“Este gobierno le está causando mucho daño a esta nueva generación de niños y jóvenes, puesto que primero los está traumando y luego les está robando su niñez. Estos niños son forzados a vivir en temor y preocuparse por problemas de adultos, y eso no les hace tener una niñez normal”, explica Rubin.

Para mayor información y asesoría del gobierno mexicano llamar al CIAM (Centro de Información y Asistencia Mexicano) al, 520.623.7874 ó al Consulado de México en Oxnard las 24 horas al, 805.889.0241.

Para mayor información y asesoría legal del abogado Kingston llamar al, 805.963.9585.

Para mayor información y asesoría legal de la abogada Miller llamar al, 805.852.0546. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *