La confusión del 5 de mayo

En California, y quizás en el resto de los Estados Unidos, la celebración del Cinco de Mayo se intensifica con el paso de los años, curioso, porque es una celebración mexicana, que curiosamente tiene una mayor relevancia en los Estados Unidos, que en mismo México, de donde es originaria.

Ese día, es muy frecuente que la gente diga ¡Feliz 5 de mayo! A los conocidos y amigos que saben son de origen mexicano.

Restaurantes y bares a lo largo de los condados de Santa Bárbara y Ventura, promocionan el festejo del 5 de mayo, en el que se ha hecho tradicional incluir platillos a base de aguacate y bebidas que incluyen tequila. 

Se ha hecho tradicional también que en Las Vegas se organice una función de boxeo que incluya una figura del boxeo de origen mexicano para realzar el festejo, y muchos otros trucos publicitarios, sin embargo, algunos mexicanos, y sobre todo aquellos de segunda generación no saben a ciencia cierta que se festeja el 5 de mayo.

“¡La independencia de México!”, responde la mayoría de jóvenes de segunda y tercera generación a la pregunta que se celebra el 5 de Mayo, así lo hizo Janette Rosas, quien llegó a California procedente del estado de Michoacán en México y que ha pasado ya más de 15 años viviendo en Los Estados Unidos.

Como manera de justificación, Janette agrega que llegó a los Estados Unidos a la edad de 10 años, y no recuerda mucho su tiempo en México, o en la escuela allá,  y después asistió acá a la escuela desde el quinto grado, hasta graduarse de la Escuela Preparatoria Pacífica en Oxnard, donde ya no volvió a estudiar acerca de la historia de México.

Además Janette comento que en la empresa donde trabaja, dedicada a la construcción con sede en Camarillo, sus compañeros de oficina se organizaron el viernes 3 de mayo para llevar a cabo un mini festejo.

“Llevaron mole, arroz, pan dulce mexicano, y hasta margaritas para festejar el cinco de mayo. Muy al estilo de cómo se acostumbra en este país”, reiteró Janette.

Por su parte, Alma Angélica Llerenas, es una inmigrante, residente de Oxnard, por los últimos 20 años, pero que llegó a Estados Unidos a la edad de 26, y dice no recordar una celebración festiva del 5 de mayo en su natal México.

“Lo único que recuerdo, es que se hacían los honores a la bandera en la escuela, y después aprovechábamos toda la semana que no se trabajaba mucho, porque primero, era el festejo del día del niño, después, el día del trabajo y luego el cinco de mayo. A veces, mi mamá aprovechaba esos días y nos llevaba a la playa a Manzanillo”, comparte.

Alma es originaria del estado mexicano de Colima, y según su relato, parece confirmar que, en el país azteca, no es tan grande el festejo.

“Cuando estaba en la primaria, me gustaba que llegara el mes de mayo porque había muchas fiestas y pocas clases, en mayo habían también el día de la madre el 10 y por último el día del maestro el día 15, y después en junio, ya salíamos de vacaciones. Del 5 de mayo, lo único que recuerdo es que aprendimos acerca de la batalla de Puebla, y el maestro de primaria nos enseñó algunas pinturas de la batalla”, agrega Alma.

Es obvio que no se festeja la independencia del país azteca el 5 de mayo, el inicio de la independencia de México se llevó a cabo la noche del 15 de septiembre en la ciudad de Dolores Guanajuato por el cura del lugar don Miguel Hidalgo.

Lo que en realidad se festeja en el 5 de mayo, es una batalla que se llevó a cabo en las afueras de la ciudad de Puebla, que actualmente es la capital del estado del mismo nombre en el centro de la República Mexicana.

Su significado histórico es de suma importancia, el reconocido historiador mexicano Enrique Krauze, afirma que es la única batalla que un ejército mexicano haya ganado en su historia en contra de un ejército extranjero.

Y se le ganó al ejército francés, que en 1862, era considerado el ejército más importante del mundo, mientras Napoleón III gobernaba el país galo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *