Los beneficios económicos de los inmigrantes

Por A. Kingston & A. Anaya
redaccion@latinocc.com

La inmigración está a la vanguardia de las cuestiones de política en este ciclo electoral.

El republicano Donald Trump es la promesa de construir un muro a lo largo de la frontera Estados Unidos-México, crear una entidad encargada de expulsar a los “bad hombres”, y no proporcionar un camino a la ciudadanía a las personas indocumentadas que viven en los Estados Unidos a menos que se auto-deporten.

Hillary Clinton, en cambio es la promesa de introducir un plan integral de Reforma Migratoria con una vía a la ciudadanía dentro de sus primeros 100 días en el cargo.

La campaña Trump sigue repitiendo historias de unos pocos individuos, que eran inmigrantes, que cometieron actos criminales, con el único fin de dinamitar el sentimiento anti-inmigrante y racista, y así obtener el apoyo del electorado conservador más extremista.

Los actos de unos pocos inmigrantes, no definen los muchos. A la vista de esta prevalente retórica anti-inmigrante, es importante reconocer las importantes contribuciones que los este grupo de la sociedad estadounidense aportan a diario en los Estados Unidos.

Históricamente, los inmigrantes han enriquecido los Estados Unidos mediante el intercambio de sus ideas, tradiciones y cultura.

Los inmigrantes siempre han sido y siguen siendo una parte integral de la economía de este país.

Inmigrantes que llegan, ayudan con su mano de obtra a fortalecer la economía, reduciendo al mínimo la fuerza laboral perdida por el gran número de “baby boomers” (generación nacida 5 años después de terminar la segunda Guerra Mundial), que se retiran a diario de la fuerza laboral. Además, hay inmigrantes altamente cualificados en técnicas de innovación de combustible y empresariales.

Mientras que la labor del indocumentado de baja o mediana preparación académica, y con salarios bajos son quienes alimentan la economía del país.

La retórica anti-inmigrante afirma que los inmigrantes quitan empleos a los ciudadanos nativos, sin embargo, un informe reciente de la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina encontró que hay poca evidencia de que la inmigración afecte significativamente los niveles generales de empleo de los trabajadores nativos.

Existe alguna evidencia de que los inmigrantes recientes reducen la tasa de empleo de los inmigrantes anteriores y reduce el número de horas trabajadas por los adolescentes nativos, pero no sus niveles de empleo.

También encontraron que, como adultos, los niños de los inmigrantes se encuentran entre los contribuyentes económicos y fiscales más fuertes en Estados Unidos.

En general los inmigrantes tienen un impacto positivo en el crecimiento económico a largo plazo en esta nación.

La creación de una vía de legalización para las personas indocumentadas, también puede promover el crecimiento económico.

Cuando a las personas se les permite salir de las sombras son más propensas a aumentar la productividad de la fuerza laboral estadounidense.

Ya hemos visto cómo los beneficios del Programa de Acción Diferida de Llegados en la Infancia (DACA), del Presidente Barack Obama ha permitido a quienes han aplicado, conseguir salarios más altos, buscar la promoción y el desarrollo profesional, así como tener mejores oportunidades académicas.

Un aumento en los salarios también puede conducir a un aumento en el gasto del consumidor en el mercado económico.

Además, si los estadounidenses están ganando salarios más altos, el gobierno puede recaudar más impuestos los que pagan por la educación, las infraestructuras, la salud y programas sociales como la seguridad social.

Por ejemplo, según un informe publicado en febrero de 2016, el Instituto en materia de Tributación y Leyes Económicas, California ya gana más de $3 mil millones en ingresos fiscales de los aproximados 3 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el estado.

Así, durante siglos, los Estados Unidos ha proporcionado refugio a los inmigrantes que huyen de la persecución y viven en terribles condiciones en sus países, a cambio, los Estados Unidos se ha beneficiado de la cultura de los inmigrantes, sus ideas, su innovación y sobre todo su trabajo. ν

El abogado Abbe Kingston es un experto en Ley Migratoria y de Nacionalidad Certificado con más de 30 años de experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *