Irán 2 – 0 Gales. Irán llora de felicidad

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

La selección de Queiroz salva el primer match-ball del Mundial y ahora depende de sí misma tras ganar a Gales con dos goles en el descuento.

Irán salvó el primer match-ball de este Mundial 2022 y sigue vivo en Qatar después de ganar merecidamente a una Gales que se ha metido en un berenjenal.

El equipo de Queiroz fue muy superior a la selección de Bale, del que no hubo noticias, y se llevó los tres puntos después de anotar sus dos goles en uno de esos descuentos kilómetricos que ya son costumbre en esta Copa del Mundo.

La victoria permite a los iraníes depender de sí mismos en la última jornada. Gales, por el contrario, se la jugará ante Inglaterra mientras pone un ojo en el otro partido.

La cosa volvió a empezar caliente.

Esta vez los jugadores de Irán sí cantaron el himno, pero las protestas contra el régimen del país no cesaron en la grada, donde, al igual que ocurrió en el debut ante Inglaterra, el público apenas dejó que se escuchara entre los silbidos. Las lágrimas de los aficionados iraníes eran desoladoras.

Queiroz, consciente de todo lo que se jugaba su equipo y de que Gales no es Inglaterra, sacó un equipo más valiente que el de la primera jornada.

Con línea de cuatro atrás en lugar de cinco y con Azmoun, probablemente su futbolista con más calidad junto a Taremi, saliendo desde el inicio.

El cambio de sistema permitió a Irán tener el control de la pelota en los primeros minutos y evitó dilemas a Gales, que se encuentra más cómoda sin tener que tomar la iniciativa.

Con los roles establecidos, fue la selección galesa, que se sentía mejor en su papel, la que tuvo la primera gran ocasión en las botas del gigantón Moore, que remató en el área pequeña un centro de Roberts que Hosseini, al que la bola le fue al cuerpo, desvió como pudo.

Gales se vino arriba con la oportunidad e intentó volcarse hacia la portería rival con posesiones más largas, lo que irónicamente le costó un par de sustos.

En dos contras, Irán, también mejor cuando le toca correr al espacio, estuvo cerca de adelantarse y lo hubiera logrado si el VAR no hubiera anulado por fuera de juego un gol de Gholizadel.

El sobresalto hizo reflexionar a una Gales que volvió al plan inicial, con más repliegue, más juego directo y menos posesión.

Asedio en la segunda parte

Los sustos no pararon para Gales tras la reanudación. Nada más arrancar, Irán tuvo una triple ocasión que se saldó con dos disparos al poste de Gholizadel y Azmoun y un cabezazo de este último que acabó milagrosamente en las manos de un Hennessey ya vencido.

El del Leverkusen, que arrastraba molestias, no pudo mantener el ritmo al que estaba jugando y tuvo que ser sustituido a la hora de juego.

La selección de Queiroz, muy superior en el segundo tiempo, siguió insistiendo.

Ezatolahi rozó el gol con un disparo desde la frontal, pero Hennessey, con la yema de los dedos, desvió la pelota lo suficiente para volver a hacer añicos las ilusiones persas.

Fue el último buen servicio del portero galés, que vio la roja unos minutos después por atropellar bruscamente a Taremi en un balón dividido fuera del área.

El árbitro le sacó amarilla en primera instancia, pero el VAR se aseguró de que el rodillazo en la cara del iraní no quedara impune.

Ya con ventaja numérica, Irán vivió los minutos finales en el área galesa.

Un asedio que dio sus frutos e hizo justicia cuando Chesmi abrió el marcador en el 98′ con un tiro raso desde fuera del área y Rezaian, solo tres minutos después, definió con una vaselina una contra en la que Taremi marcó el ritmo y la pausa hasta dejar a su compañero solo ante el portero.

Los iraníes del estadio volvieron a secarse las lágrimas, pero esta vez, eran de felicidad.

Arranca temporada de compras bajo la sombra de la inflación

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Todavía persisten dudas sobre si en el Black Friday de este año regresarán los acostumbrados patrones de compras navideñas.

El mercado laboral de Estados Unidos se mantiene sólido, el gasto de los consumidores resiste y la inflación se está desacelerando.

Pero los elevados precios de los alimentos, el alquiler, la gasolina y otros gastos domésticos han afectado las carteras de los compradores.

Como resultado, muchos son reacios a gastar a menos que haya una gran oferta y son más selectivos con lo que comprarán, en muchos casos, adquiriendo cosas más baratas.

En años pasados, el Viernes Negro solía marcar el inicio de la temporada de más ventas del año en Estados Unidos.

Los compradores también están usando más sus ahorros, recurriendo cada vez más a los pagos diferidos y agotando sus tarjetas de crédito ahora que la Reserva Federal está subiendo las tasas para enfriar la economía.

Tales dificultades financieras están orillando a los compradores a buscar gangas.

Isela Dalencia, quien estaba comprando artículos básicos para el hogar como detergente en un Walmart de Nueva Jersey a principios de esta semana, dijo que retrasará la compra de regalos navideños hasta el Ciber Monday, el lunes después del Día de Acción de Gracias, cuando hay una gran cantidad de ofertas por internet.

Luego, volverá a esperar hasta la semana antes de Navidad para conseguir mejores ofertas, a diferencia del año pasado, cuando empezó a comprar antes del Black Friday.

“Estoy comprando menos”, dijo Dalencia, señalando que gastará unos 700 dólares en regalos navideños este año, un tercio menos que el año pasado.

Katie Leach, una trabajadora social en Manhattan, también estaba recorriendo los pasillos de Walmart y dijo que comenzará las compras navideñas en la primera semana de diciembre, como de costumbre.

Esta vez, sin embargo, dependerá más de las ofertas y su tarjeta de crédito para darle prioridad a los gastos de la casa.

“El dinero no va a alcanzar como el año pasado”, dijo Leach.

Las tendencias de este año contrastan con las de 2021, cuando los consumidores compraron anticipadamente por temor a quedarse sin nada debido a los problemas en la cadena de suministro.

Las tiendas no tenían que hacer muchos descuentos porque, de hecho, tenían dificultades para traer artículos.

Pero algunos hábitos que llegaron con la pandemia se mantienen. Muchos minoristas que cerraron sus tiendas el Día de Acción de Gracias y, en cambio, ofrecieron descuentos en sus sitios web para reducir las multitudes en las tiendas todavía, mantendrán este año esas estrategias.

Los principales minoristas, incluidos Walmart y Target, cerrarán nuevamente sus tiendas el Día de Acción de Gracias, que este jueves.

Y muchas tiendas dejaron de ofrecer descuentos locos que tenían como objetivo atraer embestidas multitudinarias de clientes.

En cambio, los artículos con descuento están disponibles durante todo el mes, el Black Friday o el fin de semana feriado.

La Federación Nacional de Minoristas prevé que el crecimiento de las ventas navideñas este año será de 6% a 8%, comparado con un 13,5% de hace un año.

Sin embargo, estas cifras, que incluyen el gasto por internet, no están ajustadas a la inflación, por lo que el gasto real podría incluso ser menor que hace un año.

Adobe Analytics espera que las ventas online aumenten 2,5% del 1 de noviembre al 31 de diciembre, comparado con 8,6% del año pasado, cuando los compradores no estaban seguros de regresar a las tiendas físicas.

Los analistas consideran el fin de semana largo —del Thanksgiving al Ciber Monday— un barómetro clave de la disposición a gastar de los compradores, particularmente este año. El período de dos meses entre el Día de Acción de Gracias y Navidad representa un 20% de las ventas anuales de la industria minorista.

Si bien el Black Friday todavía está bien posicionado entre los consumidores estadounidenses, el día ha perdido estatura en la última década porque muchas tiendas abren desde un día antes, en el Día de Acción de Gracias, y las compras se trasladaron a Amazon y otros minoristas en línea.

Además, las tiendas han diluido aún más el Black Friday porque las promociones durante todo el mes. Este año, las tiendas comenzaron las ventas antes que el año pasado para que los clientes distribuyeran sus compras.

Muchos compradores, como Lolita Cordero, de Brooklyn, Nueva York, no se esperaron al viernes.

“Compré antes, tratando de conseguir cosas en oferta, descuento o liquidación, y uso cupones”, dijo Cordero. “Nunca hice el Black Friday. Escuché que es un desastre y que la gente sale lastimada”.

Aún así, algunos expertos creen que el Black Friday volverá a ser el día de compras más activo de este año, según Sensormatic, que rastrea el tráfico de clientes.

Los consumidores también han vuelto a comprar en tiendas físicas ahora que han disminuido las preocupaciones por el COVID-19.

De hecho, más tiendas abrieron de las que cerraron en el país el año pasado por primera vez desde 2016, y esa brecha se está ampliando este año, según Coresight Research, una firma de investigación y asesoría para minoristas.

Brasil 2 – 0 Serbia. Brasil ya hace magia

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Dos goles de Richarlison, el segundo para la historia de los Mundiales, abrillantan el estreno de la canarinha. Serbia empezó firme y acabó a un paso de ser goleada.

Es difícil estar en el pellejo de Brasil en un Mundial. Se le pide que gane y que divierta. Si falta lo primero, fracasa.

Si no acompaña al triunfo de magia, se traiciona. Del primer ensayo salió ilesa. Superó a Serbia con autoridad, hizo el gol del campeonato y no hubo noticias relevantes en su área, ese desagüe por el que se le han ido muchos torneos.

A la selección de Stojkovic se le marcharon el orden y las fuerzas en la segunda mitad. Empezó firme y acabó al borde de la goleada ante una selección en la que Vinicius estuvo en el centro de todas las operaciones.

Tite ya sabe que es intocable.

Serbia tiene trampa. Se corre el riesgo de tomarle la temperatura por el lado del palmarés, que está muy por debajo de su momento actual. Porque ahora muerde, incluso en campo adversario.

Así salió a por este Brasil de Tite, que pretende hacer sostenible un once de cinco violines (de atrás hacia adelante, Paquetá, Raphinha, Neymar, Vinicius y Richarlison) y un solo tambor (Casemiro). Mucho pincel y poca brocha.

Ahí está la grandeza y la miseria de la canarinha: nadie está más obligada a ganar, nadie está más obligada a lucir. Y más de una vez ha muerto por empacho de virtuosos.

Serbia supo buscarle, de salida, las flaquezas. Uno de sus tres centrales, Milenkovic, se fue a por Vinicius, uno de los pocos jugadores subversivos del campeonato, y el equipo resistió la tentación de hundirse atrás, aunque después acabara haciéndolo, más por necesidad que por convicción.

Era un plan que exigía mucho trabajo y un estado físico impecable. El que no tenían Kostic ni Vlahovic, dos de sus cañones, que han llegado a Qatar con alfileres.

Sin ellos, se apuntó a la resistencia y esperó que la victoria le cayera del cielo, literalmente, con Mitrovic, que cabecea hasta un satélite.

Raphinha, sin puntería

Así que durante gran parte de la primera mitad los vigilantes pudieron a los asaltantes. Neymar buscó el gol olímpico y Casemiro lo hizo desde más de veinte metros. Acercarse más a Rajkovic resultaba casi imposible. Estuvo cerca de hacerlo Vinicius, tras pase vertical de Thiago Silva, pero el menor de los Milinkovic-Savic, orensano por accidente, llegó una décima antes.

Con el paso de los minutos a Serbia le costó más sostener la muralla, incluso por el centro, la parte más fortificada de su zaga.

Neymar y Raphinha abrieron algún boquete aunque faltó el acierto en el remate, sobre todo el caso del blaugrana, que en posición envidiable perdió su ventaja con un tirito sin fuerza ni colocación.

Milenkovic también le limpió un balón a Vinicius sobre la bocina.

El gasto de Brasil, en cualquier caso, estuvo muy por encima de sus verdaderas oportunidades de marcar.

El asunto dependía de Neymar más que de ningún otro y no encontró la salida de ese laberinto.

Una obra de arte

Sin embargo, a Brasil siempre le queda una marcha más. Y la metió en la segunda mitad, cuando las piernas serbias comenzaron a flaquear.

La selección de Tite encontró los flancos y fue acercándose al gol: Raphinha perdió un mano a mano, Neymar empaló mal una volea, Alex Sandro mandó un zapatazo al palo y, finalmente, Richarlison adelantó a la canarinha al aprovechar un rechace del meta serbio tras disparo de Vinicius.

Solo entonces Dragan Stojkovic llegó a la conclusión de que siempre es mejor tener goleadores que no tenerlos y metió un volantazo en su once.

Entraron dos puntas, Lakovic y Vlahovic, y reformuló el dibujo. Una deriva hacia el 4-3-3 y un equipo de perfil más montañoso.

En dos corners se acercó al empate. Si la pelota volaba, Brasil temblaba. Aquel suspense duró hasta que Richarlison hizo el gol del Mundial, o de varios Mundiales. Vinicius metió un balón en el área y el ariete brasileño levantó la pelota con la izquierda y la empalmó de media chilena con la derecha en soberbia acrobacia.

Ahí se rindió Serbia, que con un equipo reformado para la remontada se vio al borde de la paliza. Su portero tuvo un final heroico, hecho que explica la superioridad brasileña.

A campo abierto, los balcánicos fueron presa fácil.

Casemiro mandó al larguero una rosca de alta precisión, Fred acrecentó los méritos de Milinkovic-Savic y hasta Rodrygo tuvo el tercero. La felicidad no fue completa. Neymar se fue con un esguince tobillo alarmante.

Un problema que, viendo su compañía, tiene solución.

Portugal 3 – 2 Ghana. Cristiano, choca esos cinco

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Portugal acaba pidiendo la hora en un partido que convierte a Cristiano en el primer futbolista en marcar en cinco Mundiales; Iñaki Williams tuvo el empate en el minuto 100.

Iñaki Williams pudo en el minuto 100 darle una alegría al país de sus padres y, a su vez, marcarle con una cruz a Diogo Costa de por vida.

Pero el delantero se resbaló cuando le había quitado la cartera al portero, que se confió dejando suelto el balón para sacar en largo sin pecartarse que por detrás andaba el del Athletic.

Portugal sumó así, con angustia inesperada, su primera victoria en Qatar, inesperada por la superioridad que demostraron los de Santos hasta el primer gol de Cristiano y angustiosa por la locura final, con otros cuatro goles en 16′.

El de Cristiano, el 1-0, fue tan polémico como histórico, porque llegó por un penalti que no era y porque le convertía en el primer futbolista de la historia en marcar en cinco Mundiales, superando los cuatro de Pelé, Uwe Seeler, Klose y Messi. Bruno Fernandes, el mejor de todos, Joao Felix, Rafael Leao y el resbalón de Williams acabaron siendo decisivos para que Cristiano celebrara su enésimo récord con una sonrisa y no con lágrimas, que fue como cantó el himno de su país al comenzar su aventura en el que tiene pinta de ser su último Mundial.

Lo de Portugal fue un quiero y no puedo en la primera parte y lo de Ghana, un lamento para el espectador.

Los de Otto Addo se sentían con el balón como un turista inglés con un vaso de agua en Benidorm, sin saber qué hacer, y en su poder les duraba menos que una cerveza al guiri en cuestión.

La primera vez que dieron más de ocho pases seguidos fue a la media hora de partido y al descanso se fueron con solo un 26% de posesión y ni un disparo a portería.

Fernando Santos aventuraba un encuentro con semejante guión y de ahí que apostara por rodear a Cristiano de jugones, entre ellos Joao Félix, protagonista en el resultado y también en una de las varias polémicas que rodearon al estadounidense Ismael Elfath, cuyo arbitraje no estuvo a altura del escenario.

Al filo del descanso, Djiky le pegó a Joao Felix una patada en su afán de despejar, si bien, el árbiro interpretó que hubo falta del portugués.

Antes había anulado un gol anulado a Cristiano por un forcejeo también con Djiky de los que si es al revés no es penalti.

Pero claro, visto el que sí pitó…

Portugal se fue a los vestuarios con cara de qué estamos haciendo. Su dominio solo les había servido para generar dos ocasiones de Cristiano: un mano a mano con el portero y otra de cabeza tras un salto de metro y medio con el que otros, a sus 37 años, se dejan la cadera al caer.

El problema de Portugal era que se empeñaba en entrar por dentro y tocando siempre al pie, sin profundidad ni desmarques.

Así Ghana se sentía cómoda, con su línea de cinco atrás y un trivote de contención, y a la mínima que venían que no llegaban al corte, falta de las que desquician al rival.

Pero el que acabó desquiciando a los ghaneses fue Ismael Elfath y su colega Armando Villarreal, porque el primero señaló penalti por nada y el otro no dijo ni mú desde el VAR.

Lo que hizo Salisu no fue penalti sino ganarle la posición a Cristiano.

El histórico gol del ‘7′ agitó el partido.

De no pasar casi nada en 65′ a ver cinco goles hasta el final Por eso se dice que el gol es la salsa del fútbol, porque a partir de uno llegó el frenesí.

Quizás Ghana se acordó de que Arabia y Japón habían remontado tras recibir un penalti y se acercó a Diogo Costa como nunca antes.

Partey avisó y Ayew firmó el primer gol de un equipo africano en Qatar. En Portugal se veían fantasmas hasta que aparecieron Bruno Fernandes, con dos asistencias, y Joao Felix para poner el resultado en el cajón de la lógica.

Del rojiblanco fue el 2-1 y de una recuperación suya nació el 3-1 de Leao. Bukari, tras error garrafal de Cancelo, le metió emoción al descuento y en el último segundo… se resbaló Iñaki Williams.

Acción de Gracias 2022: cuál es el origen de la fiesta y por qué se celebra hoy 24 de noviembre

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

¿CUÁNDO ES Y POR QUÉ SE CELEBRA ACCIÓN DE GRACIAS?

A diferencia de fiestas como Nochebuena o Nochevieja, el Día de Acción de Gracias no tiene una fecha específica. En Estados Unidos se celebra cada año el último jueves del mes de noviembre, por lo que en 2022 tiene lugar el día 24, mientras que en Canadá se festeja el segundo lunes de octubre.

Se trata de uno de los festivos más importantes para los estadounidenses. Como es fiesta nacional en todos los estados y el objetivo es reunirse en familia, es la época del año donde más viajes se registran en Estados Unidos.

¿CUÁL ES EL ORIGEN DE ACCIÓN DE GRACIAS?

Esta tradición tiene su origen en 1621, cuando los colonos ingleses celebraron junto a los nativos el éxito de su primera cosecha.

Aquella fiesta duró tres días, duración justificada después de haber dejado atrás momentos realmente delicados.

Un año antes, 102 personas procedentes de Inglaterra -los llamados peregrinos- desembarcaron del barco ‘Mayflower’ para establecer la colonia de Plymouth, en la costa de Massachusetts.

De esa remesa de colonos, sólo la mitad había logrado sobrevivir al primer invierno.

Sin recursos suficientes para alimentarse, los miembros de la tribu Wampanoag les dieron semillas y les enseñaron a pescar, por lo que la abundante cosecha del año siguiente fue motivo de celebración y gratitud.

Los colonos compartieron pavo, calabazas y frutas secos con los nativos. Aquella celebración fue conocida como el primer Día de Acción de Gracias, sin embargo, no se volvió a repetir hasta muchos años después.

Fue el presidente George Washington quien, en 1789, declaró la festividad del Día de Acción de Gracias, si bien durante mucho tiempo cada estado lo celebraba en días diferentes.

Ya en 1863, el presidente Lincoln proclamó el último jueves de noviembre como el Día Nacional de Acción de Gracias, aunque el Congreso no decretó la fiesta legalmente hasta 1941.

Hoy, esta tradición reúne a toda la familia ante un pavo asado, patatas dulces, salsa de arándanos rojos, tarta de calabaza y un largo etcétera gastronómico para festejar su unión. La comida puede empezar a las 16:00 horas y se prolonga durante varias horas.

Antes de ponerse a trinchar la carne, un miembro de la familia suele dar un pequeño discurso en el que da las gracias por lo que tienen, alocución que adquiere tintes religiosos en los hogares más devotos.

Se rece más o menos, se puede decir que Acción de Gracias celebra la generosidad de la vida, de ahí que mucha gente prepara alimento en comedores de beneficencia o recolecta alimentos para los más desfavorecidos.

En el Día de Acción de Gracias también es típico ver un partido de fútbol americano y el desfile de los grandes almacenes neoyorquinos Macy’s.

Esta tradición que se remonta a casi un siglo atrás, cuando los trabajadores, la mayoría inmigrantes, decidieron celebrar la fiesta con un desfile inspirado en los que se celebraban en sus países de origen.

Asimismo, el Thanksgiving Day también es la antesala del Black Friday, la popular campaña de rebajas y descuentos que comienza un día después.

Uruguay 0 – 0 Corea del Sur. Valverde-Son, combate nulo

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Las estrellas de Uruguay y Corea del Sur mostraron parte de su repertorio, pero el Mundial registra otro empate a cero. Los charrúas se estrellaron con el palo.

Qatar ha montado un Mundial de lo más artificial, en medio del desierto. Tiene riqueza, calor, petróleo, gas, arena, mucha arena… pero los goles no se compran, aquí falta lo mejor del fútbol. ¡Menos mal que Inglaterra y España se han traído un carro de ellos en esta primera jornada! Porque lo de los empates a cero ya aburre. Cuatro van en este amanecer del torneo, el récord de la historia en la entrega inaugural.

Valverde y Son se esmeraron en que no fuera así en el Uruguay-Corea del Sur, pero un pulso tan plano durante 80 minutos no mereció oTra cosa. Se desafiaron ambos cracks en el tramo final, pero lo que no se pudo hacer en tanto tiempo no se arregló en el sorbo final.

El madridista empezó a estirar en el 87 porque estaba desfondado. Le mandan hacer recados por todas partes.

No le ponen de extremo derecho, donde es un puñal, sino por dentro o incluso a la izquierda, y ahí se le ve perdido. No obstante, en el descuento tuvo una penúltima carrera y un trallazo que disparó a la escuadra.

Poco después regresó a defender ante una acción bien montada por el mallorquinista Kang.-in. Se la sacó lanzándose al césped y lo celebró apretando el puño y disparando el brazo al aire, con la raza de los campeones.

Su equipo son diez tipos que se dejan el alma y su luz de esperanza estelar. Son, en su partido internacional 105, apareció también en esos instantes postreros, en el 90, para ganar otro balón y disparar cerca de la meta de Rochet.

Posiblemente fue el partido más flojo del certamen, sin paradas, sin noticias casi en los últimos metros, solo con dos postes, contra los que se estrelló el combinado sudamericano, ese del ‘Halcón’ y un córner rematado de cabeza por Godín. Los charrúas estuvieron sólidos, pero, cosa rara, hizo muchas faltas el cuadro asiático.

Era un partido de rachas. Del primer cuarto de hora se apoderó Corea del Sur.

Uruguay parecía estar a verlas venir, pero en realidad estaba cómoda, históricamente siempre ha sido un equipo acechante, a la espera del momento adecuado, canchero, fue creciendo con el paso de los minutos. No necesita la pelota ni la pretende. Diego Alonso, que cogió las riendas del equipo celeste en diciembre, ha mantenido esa tradición.

Lo prioritario es mantener la puerta imbatida, sin quebrantos. Frente a ello, el portugués Bento maneja un combinado que no tiene ese perfil de los japoneses de gente pequeña, poco física, los suyos son buenos tallos, gente con experiencia en Europa liderada por el gran Son, y practican un juego rápido y dinámico.

Giménez se puso el traje de ‘quaterback’, el mariscal de campo del fútbol americano, lanzando pases en diagonal como falso lateral derecho a la espalda de la defensa coreana.

Valverde estuvo cerca de aprovechar uno de esos pases profundos, pero lanzó la pelota fuera, y Pellistri anduvo muy despierto en otro, dándola de primeras, pero ni Núñez ni Suárez pudieron anotar.

El jugador del United tiene talento, pero le falta ritmo, de hecho, ha jugado más en este partido que en toda la temporada como ‘red devil’. Parte de la grada irrumpió con el ‘yo soy celeste, es un sentimiento, que no moriráááá….”.

La primera aparición de Son, enmascarado para proteger el entorno del ojo dañado recientemente, fue estelar.

Se ensañó con Martín Cáceres y tuvo que llegar la ayuda del ubicuo Valverde, aunque también le recortó.

Llegó la réplica. En un contraataque, con Olivera por el carril central, dio un pase horrible a Núñez, una bola larga, tardía y con bote, y este no pudo precisar mucho en un disparo que en condiciones normales era medio gol.

Como se repartieron el primer tiempo por cuartos de hora, tipo baloncesto, el último sector volvió a pertenecer a los de rojo.

Tras una buena jugada Moon-Hwan Kim ofreció un caramelito a Ui-Jo Hwang, pero éste no logró su propósito, y eso que Godín no corrigió a Giménez en uno de los pocos despistes de ambos. Hwang lanzó después por arriba.

Los pupilos de bento acababan las jugadas, estaban lanzados, triangulaban y encontraron un lío de la defensa celeste antes del descanso. Les faltaba el estoque, la espada de matar.

El momento clave pudo llegar en el último suspiro del primer tiempo. Godin firmó en el 43′ esa jugada que patentó mil veces en el Atleti: se elevó en un córner por encima Jae-Sung Lee y cabeceó al poste.

A sus 36 años y 281 días, era un día especial para él, ya que supera a Obdulio Varela (36 años y 279 días) y ya es el jugador más viejo en disputar un partido mundialista con Uruguay.

Varela fue el capitán celeste en el Maracanazo. El excolchonero suma 160 internacionalidades y 15 apariciones en el Mundial, a una de Muslera.

Son se movía por todo el frente ofensivo. Empezó a aparecer por dentro y Giménez le quitó la cartera en una acción muy clara.

Jin-Su pidió penalti tras dejarse caer en el área. Un toque de picardía más propio de los veteranos rivales. Cáceres rascó a Son y le sacó a bota de un pisotón. Darwin lo intentó en un contraataque, pero le mostraron la línea de fondo y quedó muy encerrado.

Todo parecía quedar fiado a que Valverde cazara alguna, faltaba un gesto de valentía de Diego Alonso, porque tenía al madridista haciendo demasiadas cosas, como si tuviera ser el encargado de construir y destruir, mientras el resto permanecía parado.

Y el ‘Pajarito’ se llenaba de responsabilidad y asumía que debe estar en todas partes.

Cavani salió para el tramo final, en el 64, y fueron metiendo a los asiáticos en el área.

Diego Alonso estaba tan metido en el partido que un balón perdido le dio de lleno en el rostro. A su equipo le costaba dar tres pases, todo eran pelotazos largos, en profundidad.

Hasta Arambarri les podría haber valido para un plan B más dañino. Valverde se metió en un momento entre los centrales, en un perfil zurdo, como Kroos, echaba de menos sus carreras por la derecha pasando líneas.

El partido se puso más alegre con el cansancio en las piernas. Gue-Sung Cho (Corea del Sur) golpea el balón desde el borde del área, pero su disparo se fue desviado a centímetros del poste derecho.

Darwin en el 81 no metió bien la rosca y tampoco pudo remachar Cavani en el trayecto de la bola.

El destino había escrito el cuarto empate a cero del Mundial. Sequía ambiental y de goles.

Suiza 1 – 0 Camerún. Fuego amigo

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Embolo, delantero de Suiza nacido en Camerún, dio los primeros tres puntos a la selección helvética ante su país de origen.

Los africanos brillaron en el primer tiempo, pero desaparecieron en el segundo acto.

Camerún cae a manos de un ‘camerunés’. Embolo, nacido en el país africano, pero con nacionalidad Suiza, fue el encargado de dar los primeros tres puntos al país helvético.

Una selección que sufrió por culpa de las diabluras de Anguissa y Choupo-Moting, pero que supo aprovechar los espacios que dejaron en la segunda parte noqueando a los africanos.

Los hombre de Yakin avisan con este primer partido: no temen a ningún a rival por atrevido que sea y ya esperan a Brasil y a Serbia.

Mientras que Yakin salió con todos y sin sorpresas en su once, Song dejó en el banquillo al veterano delantero Aboubakar y dio paso a un jugón como Anguissa, clave para desequilibrar el centro del campo helvético y armar las transiciones defensa-ataque de los africanos.

Suiza fue la encargada de hacerse con el monopolio del partido durante el primer cuarto de hora: encerró a Camerún en su área, Xhaka y Shaqiri dieron verticalidad y Embolo trató de marear a la defensa bajando y subiendo.

Pero esto no chocaba con el plan de Song para la primera parte: junto líneas y cerró bien atrás. N’Koulou y, sobre todo, Cartelletto, lograron frenar todas las llegadas al área. En el primer tiempo Onana no recibió ni un solo tiro a portería.

Mientras que Suiza se hacía con una tediosa posesión y perdiendo verticalidad, frustrada de no poder superar el muro camerunés; Anguissa activó la maquinaria. Con sus pases empezó a generar una serie de contraataques que obligaron a Sommer, puesto en duda sobre si debía ser titular o dar ya el relevo a Kobel, a realizar una gran actuación.

El tridente Ekambi, Choupo-Moting y Mbeumo dieron la alegría necesaria para un partido que se jugaba a las once de la mañana en España.

La primera ocasión la tuvo el ex del Villarreal, pero el disparo se le marchó alto. El delantero del Bayern, que llega con una racha espectacular con los bávaros, tuvo un mano a mano que casi acaba en gol, pero Sommer logró rozar el balón e impedirlo.

El partido a partir del minuto 25 se empezó a romper a favor de Camerún, los africanos se desmelenaron y los suizos se acongojaron ante el despliegue ofensivo de su rival.

Juego rápido, al primer toque, destreza técnica y buenos regates. Esto último lo demostró Mbeumo marchándose casi de tres jugadores en la frontal del área tas una gran contra organizada por Anguissa.

Sin darse cuenta, Suiza había pasado de encerrar a Camerún a ser ella la que se estaba echando demasiado atrás. Tampoco se escandalizaron por ello, su punto fuerte está más en la solidez defensiva que en el ataque.

Y alardearon de ello resistiendo ante una gran primera pare de los hombres de Song. Que pese a la insistencia del centrocampista del Nápoles y las temidas llegadas de Choupo-Moting, no lograron perforar la portería helvética.

Pero Suiza aprendió de la situación y puso remedio nada más arrancar la segunda parte. Shaqiri, colándose por la banda derecha, donde hizo mucho daño en varias jugadas, puso un centro al corazón del área. Embolo, solo ante la pasividad de N’koulou, empujó el balón al fondo de la red.

No se sobrepuso al golpe Camerún, que perdió todo el brillo y el descaro que mostró en la primera parte.

El único que aportó algo diferente fue Choupo-Moting, que siguió demostrando su calidad en el uno contra uno.

Suiza, que destaca por sus buenos relojes, controló los tiempos del partido, rebajando la adrenalina en los momentos claves y dándole a Onona el protagonismo de Camerún.

El segundo gol de los helvéticos estuvo más cerca que el empate, sobre todo con la salida del delantero del Bayern en las filas de Camerún y el relevo que dio Seferovic a Embolo para aportar la veteranía e inteligencia de un veterano.

¿Reunidos otra vez? Recomendaciones para Acción de Gracias

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Para las familias que acordaron efectuar reuniones más pequeñas y enviarse bendiciones a distancia durante los momentos más álgidos de la pandemia de COVID-19, el feriado de Acción de Gracias de este año se ve como el regreso del gran fiestón.

Más personas están reuniéndose este año.

La Asociación Automovilística Estadounidense pronostica que los viajes durante este feriado alcanzarán niveles casi iguales a los previos a la pandemia.

Si ése es el caso en su familia, puede ser que ya haya pasado bastante tiempo desde que estuvo frente a un pavo congelado o tuvo que recordar qué primos no deberían sentarse juntos.

Para ayudarlo a desempolvar los puntos básicos a tener en cuenta durante el Día de Acción de Gracias, aquí le presentamos algunas recomendaciones para que todo el mundo se mantenga a salvo y saludable:

PRIMERO, EL PAVO

Esta ave de gran tamaño es el centro de la mayor parte de los banquetes del Día de Acción de Gracias, pero es importante manejar adecuadamente las aves de corral crudas para evitar la diseminación de bacterias que pueden hacer que sus huéspedes tengan que regresar a casa con una intoxicación indeseada por alimentos.

Descongele de forma segura. Un pavo congelado requiere unas 24 horas para descongelarse por cada 1,8 a 2,2 kilos (4 a 5 libras) de peso, según el Departamento de Agricultura.

En caso de apuro, puede ser descongelado en agua fría o incluso en un microondas, pero debe ser cocinado de inmediato, si es que usted utiliza esos métodos.

Y no lave el pavo. Enjuagarlo en el fregadero es una mala idea, ya que puede propagar gérmenes potencialmente peligrosos como la salmonela a áreas cercanas, dijo Jennifer Quinlan, profesora de ciencias de la nutrición de la Universidad Drexel que ha estudiado los hábitos de los consumidores para manejar el pavo.

En lugar de ello, séquelo con papel de cocina y colóquelo en el refractario para hornear.

COCINE CONCIENZUDAMENTE, REFRIGERE PRONTO

La mejor forma de asegurarse de que su pavo esté totalmente cocido, a una temperatura interna de 73 grados Celsius (165 grados Fahrenheit), es utilizar un termómetro para carne, dijo Lisa Shelley, investigadora de seguridad de los alimentos en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

No se base en el hecho de que la piel ya adquirió un tono dorado ni en el color de los jugos del pavo.

Una vez que éste haya sido servido, asegúrese de refrigerarlo en un periodo no mayor a dos horas, al igual que todas las otras sobras —el puré de papa, la salsa, la batata_. “En serio, encienda un temporizador cuando saque todo (del refigerador)”, sugirió Quinlan. “Se sorprenderá de lo rápido que pasan dos horas”.

Y no escatime en la limpieza. Lávese las manos antes de preparar los alimentos y después de tocar aves de corral crudas.

Pero asegúrese de tomar en cuenta también las superficies de la cocina, las tablas de picar y cualquier herramienta que pudiese estar contaminada, señaló Shelley. Limpie con agua y jabón, y luego desinfecte con cloro. “Es un proceso de dos pasos”, agregó.

ZONAS DE PELIGRO

Hay días feriados que son conocidos por ciertas lesiones específicas y el Día de Acción de Gracias no es una excepción, dijo el doctor Christopher Kang, presidente del Colegio Americano de Médicos de Emergencia.

Trinche con cuidado. Rebanar un pavo es mucho más difícil de lo que parece, y las lesiones ocurridas en el Día de Acción de Gracias son muestra de ello.

“Siempre, con cualquier rebanado, vemos muchas lesiones de manos y de dedos”, dijo Kang, médico de urgencias en Tacoma, Washington.

Asegúrese de que el cuchillo para rebanar esté afilado y nunca corte en dirección de usted, sino siempre hacia afuera. No ponga su mano debajo de la hoja para atrapar una rebanada recién cortada.

Tenga cuidado con los fuegos en freidoras de pavos.

El pavo muy frito puede sonar apetitoso, pero es peligroso prepararlo en casa.

Las freidoras pueden volcarse y derramarse, y la combinación de un pavo congelado o descongelado inadecuadamente y el aceite caliente puede provocar una explosión.

Incluso cuando eso no ocurre, Kang dijo que ha visto muchas lesiones dolorosas por quemaduras causadas por aceite hirviendo.

EVITE LAS EPIDEMIAS

Las reuniones de Acción de Gracias también desatan un repunte en otras visitas a las salas de urgencias luego de que se reúnen personas de diversas generaciones e intercambian gérmenes.

Este año, el peligro representado por el COVID-19 y otros virus respiratorios, incluyendo la temporada de influenza y del virus respiratorio sincitial, es motivo de preocupación, señaló Kang.

Los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables a algunas infecciones; la gente mayor es más susceptible a otras. “¿Qué grupo etario no está en riesgo?”, preguntó.

Para disminuir las posibilidades de infecciones y enfermedades graves, asegúrese de que todo el mundo que esté en condiciones de recibir sus vacunas esté al día en ellas.

Pídale a las personas que presenten cualquier síntoma de enfermedad —incluso “alergias” o “sólo un resfriado”— que se queden en casa. Sopese pedirle a sus invitados someterse a una prueba diagnóstica rápida de COVID-19 antes de que lleguen.

Asegúrese de que su vivienda esté bien ventilada: Abra las ventanas, mantenga funcionando un filtro de aire portátil. Para proteger a los invitados más vulnerables, considere el uso de mascarillas en interiores.

PRESTE ATENCIÓN A SU SALUD MENTAL

Organizar —o participar— en un evento por el feriado de Acción de Gracias luego de casi tres años de una pandemia tumultuosa puede ser un reto.

Es importante tener expectativas realistas y planear por anticipado para evitar dificultades familiares, según la Asociación Psicológica Estadounidense (APA, por sus siglas en inglés). Tómese tiempo para usted.

A pesar de la presión de la temporada navideña, no haga a un lado sus rutinas saludables. Si suele hacer ejercicio, hágase el espacio para una caminata larga, dicen los expertos de ese organismo: “Reflexione sobre los aspectos de su vida que le dan alegría”.

Establezca límites por adelantado. Si le preocupa que haya conflictos o discusiones acaloradas alrededor de su mesa en el feriado, la APA sugiere asegurarse de que todo el mundo sepa que el Día de Acción de Gracias es una época para enfocarse en la “gratitud, el aprecio y en todo lo que se tiene, incluyendo unos a otros”.

Japón 2 – 1 Alemania. ‘Harakiri’ de Alemania

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

Los de Flick fueron incapaces de cerrar un partido que controlaban y el espíritu japonés propició la segunda gran sorpresa de este Mundial.

Si el batacazo argentino fue el primer seísmo de Qatar 2022, en el estadio Khalifa se vivió una réplica de un calibre parecido.

Alemania se disparó en los pies por no saber cerrar un partido que volteó sorprendentemente la segunda unidad japonesa.

Los Samuráis Azules le metieron el miedo en el cuerpo al gigante alemán al poco de comenzar, cuando Tanaka le robó un balón a Gündogan para armar una contra vertiginosa que no hubiera acabado en gol anulado si Maeda tuviera el timing de un delantero aseado para no meterse en fuera de juego. Era el minuto 8 y el panorama era ya diáfano.

Moriyasu había tendido su alambre de espino con dos líneas compactas esperando poder acelerar a la contra. Mientras, Müller y Musiala escarbaban por dentro en busca de fisuras. La primera apareció en el 20′, pero Gonda la taponó con manos duras a disparo seco de Kimmich. Fue la primera de muchas del meta del Shimizu.

A partir de ahí, los de Flick intentaron entretener por dentro para sorprender por fuera con un Raum en amplitud cada vez con más tiempo ante una Japón totalmente comprimida.

El lateral del Leipzig había avisado ya antes de recibir una delicia de Kimmich para plantarse ante Gonda. El portero nipón derribó al defensa y Gündogan transformó la pena máxima.

Japón había sido lo poco que Kubo había podido inventar y Kamada estaba completamente desactivado.

Con Alemania circulando fluida y rápida, el daño pudo ser aún mayor casi sobre el final del primer acto, pero el fuera de juego semiautomático apareció al rescate de los nipones para invalidar el tanto de Havertz, después de otra llegada por fuera germana.

Alemania había jugado de manual y obtenía algo de rédito.

El inicio del segundo tiempo fue vertiginoso. En la previa, Flick había esperado hasta el final a Müller y su hombre talismán se lo estaba pagando con una cátedra de lectura de los espacios. Gnabry quiso sacar rendimiento de ellos, pero su remate peinó la cruceta.

Fue el preámbulo de un Musiala felino, que casi firma una de las jugadas de lo que va de torneo, después de quebrar en el área a un ramillete de defensores.

Japón intentaba desperezarse y Alemania no sentenciaba. A la hora, Gündogan casi cobró el premio a su solvente partido, pero el poste desvió su disparo después de la enésima cabalgada de Musiala. Las ocasiones caían y caían, pero el segundo no llegaba y Alemania lo iba a pagar.

Gonda se había agigantado para sostener a Japón y las salidas de Doan, Mitoma, Minamino y Asano llenaban a Moriyasu de argumentos. Los nipones se lanzaron cuesta abajo y Flick ayudó retirando a Gündogan. Desorden y pánico. Neuer pudo responder a la primera de Ito, incluso a la segunda, pero ya no pudo con el remate a bocajarro de Doan.

Japón empataba y ya no frenaba en su ímpetu.

Vertical y directa, se había liberado de los complejos y quería más. Asano recibió en largo y al espacio, frente a un pasivo Schlotterbeck, que era incapaz de ni tan siquiera amenazar al avanzado nipón.

El ariete agradeció el gesto con un derechazo que completaba el castigo para Alemania y para Flick.

España 7 – 0 Costa Rica. El tiqui-taca ha vuelto

Por Agencias
Redactor@latinocc.com

España regala un recital en su debut mundialista ante Costa Rica.

Marcaron Olmo, Asensio, Gavi, Soler, Morata y Ferran, este por partida doble.

Hace catorce años, entonces en una Eurocopa, hubo un partido que sirvió para que los aficionados se enamoraran de la Selección.

Fue el 3-0 en la semifinal ante Rusia, el inicio de todo lo que vino después, que era algo así como jugar al fútbol tocando el violín.

Quizá sea solo una ilusión, esto no ha hecho más que comenzar, pero el 7-0 a Costa Rica en el debut mundialista nos deja ese aroma a buen fútbol.

Un estilo del que sentirnos orgullosos. Si a este grupo le pedíamos una cosa, que no se traicionara a sí mismo, que jugara el Mundial con el descaro propio de su juventud y talento, ha bastado el primer partido para dejárnoslo claro.

Porque el recital fue mucho más allá de lo que dicen los goles de Olmo, Asensio, Gavi, Soler, Morata y Ferran, este por partida doble. Se gestó desde la alineación inicial en la que Luis Enrique volvió a robarnos la cartera.

Del falso central al falso nueve, así nacía España en el partido, con Rodrigo y Asensio en territorios en los que habitualmente no suelen moverse.

Sorprendía especialmente lo del jugador del City, pues su titularidad no hace sino crear una sombra de duda sobre centrales puros como Eric Garcia o Pau Torres.

Garantizar una mejor salida de balón justificaba la decisión del seleccionador, que en ataque también optó por dejar en el banco a Morata en lugar de Asensio.

Ya saben, lo del trampantojo, esa ilusión óptica con que se engaña a una persona haciéndole creer que ve algo distinto a lo que de verdad ve.

Algo que traducido al fútbol pretendía que los centrales Calvo, Duarte y Fuller no supieran si Asensio iba o venía, si subía o bajaba.

Que en vez de balear pareciera gallego, aunque para eso no hay nadie mejor que Iago Aspas, que es más gallego que el pulpo.

En el minuto 4 llegó la primera perla de Pedri. Recibió y centró con la derecha, más que centrar meció con su bota un balón que le llegó franco a Olmo, cuyo remate de primera salió demasiado cruzado.

Fue un ramalazo, una conexión en un abrir y cerrar de ojos con la que hacer trizas la defensa de cinco ordenada por Luis Fernando Suárez. Ese era el camino, no había duda. Lo de Pedri no es una filia mía caída del cielo.

Dos minutos después, el del Barça sirvió otro balón de dulce a Alba, ahora por la izquierda, y dos más tarde otro a Asensio, entonces por el centro.

El disparo raso del balear salió a centímetros del poste izquierdo defendido por quien hasta hace cuatro temporadas era su compañero en el Real Madrid, Keylor Navas.

A los diez minutos llegó un gol maravilla de esos que por sí solos sirven para resumir la idea que un equipo tiene del fútbol.

Triangularon Busquets, Alba, Olmo y Gavi para que la pelota llegara finalmente a Olmo quien, en un giro en una baldosa, se acomodó el balón en su pierna derecha para rematar a placer ante Keylor.

Hay alguno que a estas horas intenta emular ese gol en la PlayStation… y no le sale.

Pero la mejor muestra de esa virtud para acelerar lo que hasta entonces parece una nana llegó en el minuto 20.

El ataque español caminaba de nuevo al trantrán hasta que Busquets abrió a Alba; justo en ese momento, el azulgrana aceleró el peligro con un pase a bote pronto que Asensio, en la misma suerte, es decir, rematando de primera, llevó a la red.

Y diez minutos más tarde llegó el tercero tras un penalti a Alba que fue transformado por Ferran.

Era el 3-0, el fruto de un juego de quilates, la mejor manera de hacer fácil lo que siempre resulta enormemente difícil, el debut en un Mundial.

Un dominio aplastante que se traduce en una cifra made in Mister Chip: la Selección completó 549 pases en esos primeros 45 minutos, la mayor cifra en cualquier tiempo de cualquier partido en toda la historia de la Copa del Mundo. Palabras mayores.

Costa Rica corría detrás del balón

A estas alturas de la crónica no he hablado de Costa Rica, lo único cierto es que la selección centroamericana sufría lo indecible y bastante hacía con correr detrás del balón.

Ni siquiera pudo atisbar la orilla con un pase en largo a Contreras, tampoco con una internada de Campbell; su seleccionador, Suárez, se desesperaba en la banda, su gesto parecía asumir que a esas alturas de la tarde no quedaba otra cosa que encajar de la mejor manera el golpe y pensar en cómo restañar heridas con vistas al duelo del domingo frente a Japón.

De ahí que le doliera sobremanera los cinco minutos extra con los que el árbitro Abdulla decidió alargar el castigo. Al final del partido, con ocho minutos de prolongación, aumentaría el desgarro.

También lo harían los largos y pesados quince minutos del descanso, pues la suerte, aun con la cautela de saber que es un Mundial lo que tenemos entre manos, estaba echada.

Más aún cuando en los primeros compases de esa segunda parte llegó el cuarto gol de España, quizá el más embarullado, el más sufrido, pero también por eso, por pelearlo pese a tener la victoria ya en el bolsillo, digno de elogio.

Ferran lo intentó de primeras pero, al no tener suerte, insistió y recuperó el balón para girarse y batir de nuevo a Keylor.

El valenciano tuvo premio con el tanto y con el descanso que se ganó apenas tres minutos después, siendo sustituido por Morata.

De ahí al final, Luis Enrique dio entrada a Soler, Balde, Koke y Nico Williams en un intento de sumar a todos a la causa, de invitarles a la fiesta coronada con el quinto, el sexto y el séptimo gol obra de Gavi, Soler y Morata; de hacer que se contagiaran de ese juego y sensaciones con las que ganar inercia hacia ese miura que aguarda el domingo, que no es otro que la Alemania herida tras su traspié ante Japón.

Habrá tiempo para hablar de ello. Por lo pronto apuremos la copita de cava y barramos todo el confeti del suelo.

El unico periodico bilingue de la Costa Central. The only bilingual newspaper in the Central Coast

Salir de la versión móvil