Inmigración

Biden nomina a dos anti Trump en para la CBP y el USCIS

Por Agencias
[email protected]

La nominación este lunes del jefe de la Policía de Tucson, Chris Magnus, para dirigir la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su siglas en inglés) causó reacciones encontradas entre grupos defensores de los inmigrantes, indicaron varios medios.

“La nominación del jefe Magnus para dirigir CBP es una señal de que el presidente Joe Biden quiere hacer cambios dentro de esta agencia, quiere a una persona con ideas progresistas. Creo que es un paso positivo”, explicó Vicky Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur.

Gaubeca enfatizó que, en caso de ser confirmado Magnus, enfrentará un gran reto al tomar las riendas de una agencia que, en su opinión, requiere de reformas “muy profundas” y de un sistema para que sus agentes rindan cuentas sobre sus acciones.

Magnus, nombrado jefe de Policía de la Ciudad de Tucson en 2016, tiene reputación de ser una persona progresista y de apoyar el movimiento de Black Lives Matter.

Sin embargo, para muchos podría tener un historial de ‘ocultar cosas’.

Isabel García, directora de la Coalición de los Derechos Humanos en Arizona, expresó preocupación ante esta nominación de Magnus como la persona indicada para dirigir la agencia encargada de vigilar las fronteras del país (CBP).

“Magnus tiene un historial de ocultar información, por dos meses ocultó los datos sobre la muerte de un joven hispano aquí en Tucson”, explicó García.

La activista se refiere específicamente al caso de Carlos Adrian Ingram López, quien falleció mientras se encontraba bajo custodia del CBO.

Esto, ocurrió bajo la supervisión de agentes del Departamento de Policía de Tucson en abril de 2020.

No fue hasta dos meses después de su fallecimiento que el departamento policiaco dio a conocer los detalles del incidente, el cual atrajo la atención del país.

Según Efe, Magnus, el nominado de Biden para jefe del CBP ofreció su renuncia debido a este caso, la cual no fue aceptada por la Alcaldía de Tucson.

La activista García espera que Magnus sea completamente transparente dentro de una agencia, la cual considera es “corrupta”.

Por su parte, la alcaldesa de Tucson, Regina Romero, felicitó a Magnus por su nominación y reconoció su ‘conexión’ con la comunidad.

“Magnus siempre a entendido la importancia de distinguir entre el papel de las agencias del orden locales y la aplicación de leyes federales de inmigración y el papel vital de ganar la confianza de la comunidad”, reiteró Romero en un comunicado de prensa.

La primera alcaldesa latina de Tucson resaltó el papel del policía al rechazar y de impulsar una reforma en la aplicación de la ley estatal SB1070, la cual permite a los departamentos policiacos cuestionar el estatus migratorio de las personas que “sospechen” son indocumentados.

Según el diario The New York Times, se hizo viral una foto de Magnus, un hombre blanco, llevando el uniforme policial y un cartel del movimiento afroamericano Black Lives Matter, durante una protesta en Richmond, California en 2014.

Otra de las figuras destacadas nominadas por Biden es la activista Ur Mendoza Jaddou, de padre iraquí y madre mexicana, que el presidente quiere que dirija el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, en inglés), la agencia que gestiona el sistema migratorio y los procesos de naturalización, según un comunicado de la Casa Blanca.

Mendoza Jaddou ha sido hasta ahora directora de DHS Watch, un proyecto de grupo America’s Voice, que aboga por una reforma migratoria, y tiene experiencia en el pasado en USCIS, donde ha trabajado en sus servicios jurídicos, inidca Efe.

Las nominaciones de Biden para el CBP y el USCIS, llegan en medio de una ‘crisis migratoria’.

Una coalición comunitaria de defensores de los derechos de los inmigrantes encontró que tan sólo un niño de los cerca de 2,000 menores resguardados en San Antonio, Texas, ha sido reunificado con su familia.

Los activistas de la coalición SA Stands encontraron este domingo que 1,988 menores varones entre 13 y 17 años se encuentran albergados en el Freeman Coliseum de San Antonio bajo la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).