Está por celebrarse el Día Internacional del Trabajo como lo es el 1º de mayo esa es la fecha donde se celebra, desde 1886, labor realizada por cada una de las personas sin importar cuál sea su ocupación.

Por siempre agradecidos

Carlos Hernández es el editor de El Latino y un periodista con una amplia experiencia en periodismo. Ha sido corresponsal internacional en Atlanta, Nueva York y California de agencias de noticias como EFE de España y la Associated Press./EL LATINO

Está por celebrarse el Día Internacional del Trabajo como lo es el 1º de mayo esa es la fecha donde se celebra, desde 1886, labor realizada por cada una de las personas sin importar cuál sea su ocupación.

Este año sin duda sobresale un gremio laboral por sobre todos y me refiero al de los profesionales y empleados de la salud, quienes sin su tremendo esfuerzo y su genuino desinterés han evitado que la pandemia del Covid-19 haya se haya salido de control, y por ende cobrar más víctimas inocentes.

Y es que tanto doctores, como enfermeras, personal administrativo de mantenimiento, limpieza y alimentos han estado al pie de batalla durante más de 13 meses contra la peor pandemia del último Siglo.

Como han podido ver en la portada de la publicación de esta semana, hemos querido adelantarnos a todos y rendir un pequeño homenaje y celebrarla ardua labor que estas personas realizan a diario, donde exponen desinteresadamente sus vidas y las de sus familias, con la única meta de mantener nuestra comunidad sana.

Es lo mínimo que podíamos hacer.

Muchos de estos han trabajado a marchas forzadas en jornadas larguísimas, muchas veces sin descanso porque la pandemia, no toma vacaciones como muchos piensan.

Son unos héroes sin capa, como les llamamos en nuestro artículo, porque estos emplead@s de la salud nos han dado el perfecto ejemplo de lo que es amar la profesión.

No les ha importado lo riesgoso que resulta su ambiente de trabajo, donde a diario están expuestos al mortal virus, precisamente esa labor desinteresada de servicio con los pacientes que han sido infectados se ha vuelto vital en los momentos más críticos de sus vidas.

Todos deberíamos de, no sólo tener palabras de agradecimiento, sino también materializar los en acciones con estos trabajadores.

¿Cómo lo podemos hacer? Fácilmente, siguiendo las pautas que las autoridades de salud recomiendan para evitar el contagio y la propagación del Covid.

Y es que estos empleados tienen familias, hij@s y demás que los quieren, al igual que usted y yo, por lo que mantenernos sanos, sobre todo cuando se nos ha informado de cómo hacerlo, se hace imperante y se vuelve una responsabilidad moral de todos nosotros.

Porque no nos olvidemos que sin salud, nada es posible para el ser humano.

También, una de las reflexiones más importantes que creo nos dejará la pandemia del Coronavirus, es saber que estamos en buenas manos y que los profesionales y todo el personal que labora en los centros de salud, hospitales y clínicas, merecen toda nuestra admiración, pero sobre todo nuestro respeto.

Sí nos ponemos a analizar detenidamente, estos empleados se han convertido en la armada contra la guerra del Covid.

Ellos son quienes están haciendo posible que la humanidad gane esta larga batalla que ya va para los 15 meses.En este país, y sobre todo en nuestros condados, debemos de sentirnos afortunados de tener una fuerza laboral excepcional en el sector de la salud, sino solo veamos lo que ha pasado en otros países donde la pandemia creó peores estragos, ya sea porque no se tenían los recursos o porque muchas veces el personal hospitalario no tiene la debida preparación necesaria para hacerle frente a la problemática.

Así, el ejemplo que nos han dado por el ultimo año el gremio de empleados de la salud que sirva como ejemplo, porque nos han enseñado que cuando se quiere se puede.

Otro grupo importante que me gustaría felicitar es el gremio de los relacionistas públicos, y todos aquellos que hacen posible de la tabulación, recopilación y diseminación de todos los datos concisos a diaro que nos mantienen informados y sobre todo dan una idea clara a los expertos de salud en como controlar la pandemia.

Créanme esa es una labor que puede ser tediosa, y que conlleva un gran nivel de precisión y detallismo.

No me queda más que felicitar en este Día del Trabajo a todos los empleados, pero como he dicho sobre todo a los del sector de la salud, porque sin ellos, y su esfuerzo seguramente la lucha contra el Covid, que aún continua, sería aún más difícil y mortal.

¡Felicidades en su día y mil gracias!