El dia de Acción de Gracias: celebrando el verdadero espíritu

En el “Día de Acción de Gracias” cientos de miles de personas dejan todo y viajan o se trasladan desde todos los rincones de Estados Unidos para ver a sus seres queridos, rotan el lugar de reunión y traen sus platillos favoritos para compartir./ARCHIVOS
En el “Día de Acción de Gracias” cientos de miles de personas dejan todo y viajan o se trasladan desde todos los rincones de Estados Unidos para ver a sus seres queridos, rotan el lugar de reunión y traen sus platillos favoritos para compartir./ARCHIVOS

Por Consuelo Martínez
cmartinez@latinocc.com  

Quienes llegan a este país como inmigrantes no tardan en darse cuenta y sentir la enorme relevancia del “Día de Acción de Gracias” o Thanksgiving”.

Así, este próximo 26 de noviembre será una fecha para reunirse en familia, dar gracias, como su nombre lo indica y sobre todo compartir con quienes lo necesitan.

Si bien es cierto se celebra el cuarto jueves de noviembre, es una festividad que se siente en el ambiente y abarca prácticamente el mes completo.

Abundan las campañas locales y nacionales de recolección de alimentos en escuelas, clubes y organizaciones de todo tipo para que todos puedan festejar.Este feriado evoca la primera celebración del “Día de Acción de Gracias” en 1621 en la colonia de Plymouth, hoy conocido como Massachusetts; cuando los primeros colonizadores europeos habrían compartido los alimentos con los indios Wampanoag y festejaron la primera cosecha de otoño, a un año de su llegada.

A nivel nacional, se suman tradiciones como el desfile de Macy’s en Manhattan, New York, con sus globos gigantes, lo cual atrae a millones de visitantes, mientras que otra curiosa tradición es aquella cuando el presidente de la nación perdona la vida a uno o dos “afortunados” pavos en un acto oficial en la Casa Blanca.

DISFRUTANDO EN FAMILIA

En el “Día de Acción de Gracias” cientos de miles de personas dejan todo y viajan o se trasladan desde todos los rincones de Estados Unidos para ver a sus seres queridos, rotan el lugar de reunión y traen sus platillos favoritos para compartir.

Ese es precisamente el caso de Sylvia Casares, una residente de Oxnard, quien asegura que cada año son unos 30 familiares quienes se reúnen y colaboran para la tan especial y esperada cena con el tradicional pavo.

Sylvia de 44 años y madre de 3, al igual que sus padres nació y creció en este país; sin embargo, sus raíces están en México, pues fueron sus abuelos quienes primero emigraron y desde entonces han venido celebrando “El Día de Acción de Gracias” cada año.

FAMILY GATHERING-112515-2WEB“Se disfruta porque estás con tu familia, todos traen algo y varios vienen de otras ciudades”, dice esta dueña de casa y añade que en su familia son 4 generaciones aquí.

Y aunque asegura no participar del popular día de compras “Viernes Negro” o “Black Friday”, tampoco le parece que sea algo malo o que afecte el sentido de la celebración.

“Siempre ha sido lo mismo, el pavo y todos en la casa comiendo y conversando”, comenta Sylvia quien mantiene muchas de las costumbres de sus antepasados y en su mesa.

Así, no pueden faltar las tradicionales recetas de su abuelita, quien en la actualidad tiene 86 años y sigue celebrando “El Día del Pavo” con todos sus descendientes.

Y es que quien más, quien menos, celebra con pavo, con un puré de papas bañado en “gravy”, papa dulce, tarta de calabaza o de pecán y frutas y vegetales de temporada.

Por eso, un estudio realizado por Statistic Brain (www.statisticbrain.com ),  muestra impresionantes cifras relacionadas con esta celebración que tiene más de 250 años.

Por ejemplo, que de 248 millones de pavos que crecen en Estados Unidos, unos 51 millones de estas aves estarán en alguna mesa este próximo 26 de noviembre.

Mientras que el total en ventas por su comercialización llega a los 4.37 mil millones de dólares al año, otros $2,675.millones representan el consumo de ingredientes para la cena de ese día.

Entre la población latina se suman más platos al tradicional menú estadounidense mencionado anteriormente, como son los  tamales y el pozole durante esta festividad.

Esto lo avala Mayo Villalpando, propietario de la Taquería y Carnicería Mayo’s, ubicada en la Calle De La Vina en Santa Bárbara, quien dice que noviembre y diciembre son las fechas más ocupadas en su tienda.

Comenta que vende mucho producto para tamales y pozole entre sus clientes latinos.

“Las hojas para tamales, la bolsa con todos los ingredientes del ponche, toda la carne de puerco para pozoles y tamales en la sección carnicería. Creo que las ventas aumentan en un 50%”, enfatiza el empresario.

El carismático y amigable Mayo’s, como le conocen en la comunidad, asegura que su clientela es muy amplia, ya que es uno de los pocos lugares de la Costa Central y el único en Santa Bárbara que ofrece hojas verdes de plátano para tamales, centroamericanos.

“Tengo buena cantidad de clientes de Guatemala, El Salvador y hasta de Colombia que vienen a comprar productos que importamos desde sus países, no sólo para preparar la cena del ‘Día de Acción de Gracias’, sino también para las fiestas navideñas y de fin de año”, explica.

Mayos también coopera con organizaciones durante todo el año y para esta fecha ayuda a varias organizaciones y clubes de fútbol.

“Tratamos de apoyar a cualquier institución no lucrativa, especialmente las que ayudan a los jóvenes, jamás les hemos negado ayuda”, finaliza el generoso comerciante.

macys_great_american_marching_band_in_macys_thanksgiving_day_paradeWEBVIERNES NEGRO

Es sabido también, que el feriado del “Día del Pavo”, es el fin de semana del año más largo y abundante no sólo en comida, sino que en ventas y que marca el puntapié oficial para las compras de la temporada de navidad.

Se diga lo que se diga, sin embargo, para muchos esta carrera por comprar y conseguir la mejor oferta, no logra empañar el sentido original de esta celebración que es dar las gracias y compartir en familia o entre amigos,

Por eso, Rufino Lujano, quien es asistente de gerente en el almacén K-Mart de Goleta, dice que ya están listos para ofrecer al público sus mejores ofertas, por lo que abrirán a las 6 de la mañana del día jueves.

“La compañía ha estado trabajando para ofrecer precios bien bajos. Tuvimos una junta donde se hicieron presentaciones sobre las cosas que hicimos el año pasado y como no son cosas que dijéramos ‘¡wow!’… Por eso este año se enfocaron más en lograr que la gente tenga ese ‘feeling’ de wow”, explica.

Lujano, quien ha trabajado en el lugar por ocho años, detalla que el fuerte de la tienda son la ropa, los juguetes, electrodomésticos y cosas para el hogar; y por lo tanto, no tratan de competir con tiendas más grandes que se especializan en los otros departamentos.

Para el sub-gerente, el popular “Viernes Negro”, que desde hace pocos años dejó de celebrarse el viernes para hacerse desde el jueves en la mañana, no interfiere con la celebraciones familiares; ya que las ventas suelen ser más altas el día viernes, y las horas en que se supone que las familias están reunidas hay menos clientes en la tienda.

Lo que Lujano indica coincide plenamente con cifras de la National Retail Federation, www.nrf.com, las cuales revelan que en el 2014, las ventas del fin de semana del “Día de Acción de Gracias” fueron de un 32% el día jueves (43.1 millones de consumidores), un 52% el sábado, un 26% el domingo; siendo el viernes las más altas, donde se alcanzó un 58% (87 millones de compradores en tiendas y por internet).

El cada vez más popular  “Lunes Cibernético” o “Cyber Monday” en inglés, el cual tiene el mismo concepto que el “Viernes Negro”, pero a diferencia todas las ofertas y compras se dan en Internet, ha ido creciendo rápidamente y para este año se calcula que unas 137 millones de personas comprarán por esta vía.

En terminos generales, la ropa, juguetes y electrónicos son los artículos más apetecidos en estas fechas.

“Lo que nosotros hacemos es dar una oportunidad de comprar en la mañana del mismo jueves y ya cuando se llega la tarde, ya casi todos están en casa. Como que la gente respeta la hora de la convivencia familiar”, analiza Lujano, nacidó y criado en Santa Bárbara y cuyos padres llegaron desde Cuernavaca, México.

Por otra parte, el joven ejecutivo indica que él se reunirá con su familia este día y que también trabajará,  porque esta tienda es “su segunda familia.”

 LA BUENA MESA

Otro que está listo para celebrar es Napoleón González, quien  trabaja como cocinero en la cocina del Hospital Cottage de Goleta y también en el Restaurante Savoy en Santa Bárbara.

A él le encanta su trabajo y por eso esta festividad se vuelve doblemente importante para él.

“Voy a celebrar mi ‘Thanksgiving’ con mi familia, será una cena en compañía de mis seres queridos. Nos juntamos unas 30 personas donde cada uno trae su propia comida”, relata Napoleón con entusiasmo.

Al mismo tiempo, Napoleón indica que en el hospital hay personas que a veces no pueden salir a celebrar con su familiares y entonces él les brinda ese cariño familiar.

“Me siento muy bien conmigo mismo y me acuerdo también de que no tengo a mis padres cerca, pues están retirados y como quisiera darles (cariño) a ellos también”, explica Napoleón quien llegó desde el Distrito Federal hace unos 20 años.

Así este laborioso hombre señala que ha trabajado como carnicero, mesero, asistente de banquetes y en ventas. Siendo hoy es chef en dos lugares; aunque, confiesa que antes no le gustaba “porque no me gustaban las quemadas en la cocina”.

“El gusto y talento (gastronómico) ya viene desde mi familia, más que nada de mis padres. Mi mamá estuvo trabajando en una zona hotelera del Distrito Federal. También estuvo trabajando en restaurantes y creo que ella me lo transmitió”, asegura.

Según este dedicado hombre de trabajo “Los Días de Acción de Gracias” en el hospital son muy amenos y divertidos, pues allí se hace bastante comida, donde hasta los empleados festejan.

Por otra parte, el chef asegura “odiar” el “Black Friday”, porque lo considera un engaño comercial.

Y si bien es cierto Napoleón sabe hacer recetas deliciosas, asegura que lo que no puede faltar en su mesa es “dar gracias a Dios por lo que nos está brindando, por lo que está poniendo en la mesa y por los años venideros, si es que nos da más vida. Eso es lo primero que no debe faltar porque es Dios quien nos lo ha puesto allí”.