Con reservas…

Editorial
Editorial

Editorial

editor@latinocc.com
Así es como deberíamos de tomar la actual amenaza del virus del Ébola, mortal si, pero controlable.

Los factores que hacen del virus muy contagioso y sobre todo mortal se debe a los pocos o nulos recursos que las naciones africanas cuentan para hacerle frente a una enfermedad de la que se conoce muy poco.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés), sólo existe un doctor por cada 100 mil personas en África, mientras que en Estados Unidos tenemos a 270 por el mismo número de pacientes.

Debido a la naturaleza del virus, una cuarentena es parte vital del tratamiento para que no se esparza dentro de las comunidades, sin embargo, en países africanos ese control no se da.

Existen casos registrados donde pacientes se escapan del hospital, generalmente vagabundos, y ante la falta de personal es una situación difícil de controlar.

Esa es una de las razones por las que el virus se está esparciendo con tanta rapidez, hace unas horas la WHO informó que a partir de las últimas cuatro semanas se han reportado un promedio de mil nuevos casos por semana.

Esto ha hecho que las autoridades prevean que para diciembre el número de casos llegué hasta los 10 mil.

POR-FRONTCV-101514
Para cuando las defensas del cuerpo se percatan de la presencia del virus, estas entran en una etapa de “pánico” y sobre protección, haciendo que las arterias y vías sanguíneas se saturen, conllevando a la hemorragia interna de la que mueren los afectados.

En nuestro país, sin embargo, debido a los estrictos controles que se están imponiendo, y sobre todo del error humano en el caso de la primera víctima mortal de Ébola, Thomas Duncan, cuando lo regresaron a su casa luego de ir a pedir asistencia médica, las autoridades casi con seguridad han aprendido de esto.

Por lo menos esa imagen es la que proyecta el Departamento de Salud del Condado de SB.

Las autoridades dicen que tendrán tolerancia cero con aquellas personas que presenten síntomas de la fiebre hemorrágica, donde la cuarentena será mandatoria, y donde el cuidado médico será altísimo para asegurarse la recuperación del paciente.

Y es que según la doctora Charity Thoman del Dpt. de Salud de SB asegura que los altos índices de mortalidad en África también se deban a que las personas no tienen una alimentación normal, estando muchos de las víctimas desnutridas.

Esto, según los expertos, aumenta las probabilidades de morir de la enfermedad, ya que una de las cosas que hacen al Ébola tan peligroso es que se esconde por varios días en el organismo, en forma de proteínas por lo que el sistema inmunológico no lo capta como una amenaza.

Para cuando las defensas del cuerpo se percatan de la presencia del virus, estas entran en una etapa de “pánico” y sobre protección, haciendo que las arterias y vías sanguíneas se saturen, conllevando a la hemorragia interna de la que mueren los afectados.

Ante esto lo mejor es ser muy cuidadosos, lavarse las manos continuamente y sobretodo no viajar a África Occidental, aunque pienso que muy pocos de nosotros lo haríamos.

Lo importante es no entrar en una etapa de pánico, porque realmente aún estamos lejos para que se de una epidemia como la que pasa con las pobres naciones africanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *