La escuelita para padres

La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería./EL LATINO
La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería./EL LATINO

saguila@cusd.net

Se acerca el fin del año escolar y es tiempo de evaluaciones y exámenes finales.       

Los estudiantes tomaran los exámenes estatales a finales de abril, el cual los compara con otros estudiantes de su mismo grado en el estado de California.

Este examen sirve para evaluar a las escuelas y otorgarles una puntuación.

Adicionalmente, los estudiantes deberán tomar pruebas en clase para ver lo que han aprendido durante el año, y monitorear su progreso.

Estos tests sirven para las boletas de calificación.

No sólo los estudiantes son evaluados, los maestros también son evaluados varias ve-ces durante todo el año.

Los directores visitan el salón de clases y observan las lecciones que da el(a) maestro(a), después se reúnen para charlar sobre lo que hicie-ron bien y áreas para enfocarse y mejorar.

Las evaluaciones pueden ser planeadas, es decir, el maestro y la directora seleccionan el día y la hora de la observación o puede ser  una visita sorpresa.

Los docentes no saben cuando la directora entrara a ver la lección.

¿Y a los padres quién los evalúa?  Hay padres que están en constante comunicación con los maestros, son voluntarios en el salón de clase, son chaperones en excursiones y asisten a los eventos escolares como Exposición Escolar, COPLA, ELAC, etc.

Otros padres, desafortunadamente su horario de trabajo no les permite ser voluntarios pero leen todas las notas importantes que manda la escuela, donan cosas para el salón como útiles escolares o meriendas, ayudan a los hijos con la tarea y proyectos y asisten a las conferencias de padres y maestros.

Cuando tienen alguna presunta o preocupación, no dudan en mandarle una nota o hablar directamente con el maestro.

Y también existen padres que raramente ponen un pie en la escuela, se les olvida cuando es la conferencia, no leen las notas importantes por lo tanto, no tienen idea de lo que sucede en el aula de clases ni en la escuela.

En pocas palabras, mandan a los niños a la escuela y creen que ya cumplieron.

¿Cuál tipo de padre es usted? Evalúese usted mismo.

¿Apoya a sus hijos en la escuela? ¿Participa en su educación?  No se sienta mal si no lo hace.

No piense que ya es tarde para ayudar y que como ya se va a acabar el año escolar pues mejor se espera par el otro año a ver que pasa.

Busque la manera de involucrarse en la escuela. Que la maestra sepa quien es usted cuando la mire en lugar de decir ¿Cual es su hijo?

Muchas veces pensamos que los padres no quieren ser voluntarios pero también puede ocurrir lo contrario.

¿Le ha pasado que usted quiere ayudar y la maestra le dice que no necesita ayuda? Cada maestra es diferente.

Algunas abren sus puertas del aula y dan la bienvenida los voluntarios.

Otras prefieren estar solas cuando dan clases.

Si la maestra de su hijo(a) le dice que no necesita ayuda en el salón, busque otras maneras de ayudar, por ejemplo, a recortar o preparar material desde su casa.

Tal vez la maestra necesite platos desechables para la fiesta o meriendas para los niños.

Done cosas para el salón de su hijo(a).  Muestre su apoyo de alguna manera.

No espere hasta el próximo año. Hágalo ya.

La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *