Ben-Hur: un remake clásico para el siglo XXI

Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, graduado en Producción Cinematográfica de Barcelona y director de varios films, que ha presentado en numerosos festivales de cine.
Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, graduado en Producción Cinematográfica de Barcelona y director de varios films, que ha presentado en numerosos festivales de cine.

redaccion@latinocc.com

William Wyler fue uno de los mejores directores del Hollywood clásico, autor de obras maestras como The Best Years of Our Lives (1946), The Heiress (1949) o Roman Holiday (1953), en 1959 estrenó en el ámbito mundial su obra magna, en su día la producción más cara hasta la fecha (con un presupuesto de $16 millones).

La fabulosa epopeya Ben-Hur, que se filmó en las dunas de Santa María y Avila Beach, protagonizada por un sublime Charlton Heston y con un reparto de lujo, que consiguió 11 Óscares de la Academia, batiendo todos los records en su época.

El número de estatuillas aun no ha sido superado hoy en día, solo igualado por dos films: Titanic (James Cameron, 1997) y The Lord of the Rings: The Return of the King (Peter Jackson, 2003). Pero de las tres, Ben-Hur es la de más duración, con 3 horas y 32 minutos de metraje.

Así pues, no es de extrañar que Hollywood, y sobre todo la Metro-Goldwyn-Mayer, hayan querido hacer un remake de poco más de dos horas de duración, intentando que una nueva generación de espectadores disfrute como antaño de este relato clásico e universal.

Muchos son los que han criticado este remake, pero el mítico film de Wyler ya fue en su día remake de una anterior y increíble Ben-Hur (Fred Niblo, 1925), que ya contenía los ingredientes esenciales que caracterizan este film; la espectacular carrera de cuadrigas, las impresionantes batallas en el mar entre galeras, el delicado y pasional romance entre sus personajes y el choque entre culturas y religiones, en especial la Romana y la Cristiana.

Ben-Hur (2016) está dirigida con amor y respeto al clásico, pero con una mirada fresca y moderna, por el virtuoso director ruso Timur Bekmambetov, director de espectaculares films como Guardianes de la noche (2004), Guardianes del día (2006) o Wanted (2008), pero que en esta ocasión prefiere ser menos grandilocuente para ponerse al servicio de esta gran historia.

benhur2016movie-widewEl film arranca con una espectacular escena a modo de flash forward del momento justo antes de que empiece la mítica carrera de cuadrigas en la que están enfrentados Judah Ben-Hur (Jack Huston) y Messala Severus (Toby Kebbell).

Así, de manera inteligente, el director consigue que el público se trague el cebo que le ha echado y quiera saber durante todo el film como será resuelta esta vez la famosa escena.

Cuando salen las cuadrigas con los caballos galopando a toda pastilla, el montador hace una bonita transición que une ese movimiento con el de dos caballos que montan Judah y Messala años atrás, cuando entrenan juntos para algún día llegar a competir.

Judah sufre un terrible accidente debido a la tensa rivalidad entre ellos, hiriéndose de mala manera. Messala salta instantáneamente de su caballo y toma a Judah en brazos, llevándolo a espaldas y tan rápidamente como puede a su casa para que le atiendan.

Al día siguiente Judah se encuentra mejor, pero entonces es Messala el que, aun habiendo sido adoptado por una fantástica y rica familia, necesita embarcarse en un viaje personal.

Decidido, Messala parte para conseguir riqueza y redimir la mala fama que le persigue debido a su difunto abuelo, para defender su patria querida, Roma.

Emprende un largo viaje durante tres años, combatiendo y defendiendo el Imperio Romano, y gracias a su valentía y a sus dotes de liderazgo consigue ser nombrado coronel de su comando, pudiendo así finalmente volver orgulloso a su casa adoptiva con riqueza y prestigio.

Debido a la opresión del Imperio Romano en la tierra sagrada de Jerusalén, la amistad entre Judah y Messala (aunque sea total), sufre mucha fricción debido a sus crecientes diferencias ideológicas.

Es entonces cuando Dismas (Moises Arias), un rebelde al que Judah salvó la vida, intenta matar a Pontius Pilate (el carismático y talentoso actor Pilou Asbaek) lo que provoca que Judah sea falsamente acusado de traición por su hermano adoptivo Messala.

Desposeído de su título, separado de su familia y de la mujer que ama (la bella Nazanin Boniadi), Judah es condenado a la esclavitud en las galeras.

benhur_trailer3wDespués de varios años de terrible sufrimiento, Judah consigue regresar a su tierra natal, donde es puesto en libertad por Ilderim (Morgan Freeman) cuando descubre su increíble don con los caballos y su enorme potencial para competir en una carrera de cuadras.

Judah, ansioso de venganza, luchará hasta su último aliento para enorgullecer a su pueblo y a su familia, para encontrar a su desaparecida familia y conseguir redimir la fracturada relación con el hermano al que amó por encima de todo pero que ahora se ha convertido en su máximo rival.

Ben-Hur entretiene y ofrece un espectáculo digno de ver. La recreación de Jerusalén merece ser vista en pantalla grande.

Es una lástima que los personajes, sus interpretaciones y el clímax final del film no puedan ni tan solo igualar a su predecesora.

Pero es que el Ben-Hur de 1959 no ganó 11 Óscar porque sí.

Dudo mucho que esta versión consiga ni tan solo una nominación a los premios de la academia, aunque espero que al menos recupere su inversión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *