USCIS hará más difícil la ciudadanía a ciertos inmigrantes

La semana pasada, la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) anunció la implementación de una nueva política, que se usará a la hora de procesar las naturalizaciones o ciudadanía de inmigrantes legales en EE.UU.

Esta nueva actualización del USCIS es sobre el uso de sustancias controladas, en este caso la marihuana, un anuncio que hasta el momento muchos inmigrantes temían.

El USCIS anunció a través de un comunicado que emitió nuevas directrices en su Manual de Políticas, a fin de clarificar que las violaciones a la ley federal de sustancias controladas, incluidas las violaciones relacionadas a la marihuana, son generalmente un obstáculo para demostrar buen carácter moral para propósitos de la naturalización.

Esto aún cuando la conducta no constituya un delito bajo la ley estatal.

Las guías de políticas también clarifican que un solicitante que está involucrado en actividades relacionadas con marihuana puede que no tenga buen carácter moral si se determina que ha violado la ley federal, aún si dicha actividad ha sido despenalizada bajo las leyes estatales aplicables.

Desde el año 1996, algunos estados y el Distrito de Columbia han promulgado leyes para despenalizar el cultivo, posesión, distribución y uso de la marihuana medicinal y no medicinal (recreacional) en sus respectivas jurisdicciones.

Sin embargo, la ley federal clasifica a la marihuana como una sustancia controlada de la “Lista I” cuya manufactura (que incluye la siembra, el cultivo, la producción o cosecha) la posesión, entrega o distribución podrían conllevar consecuencias de inmigración.

Esto quiere decir que aún y cuando el uso de la marihuana es legal en más de 33 estados, para USCIS podría ser un obstáculo a la hora de establecer el “buen carácter moral” de un inmigrante que tiene la Green Card o residencia permanente y que quiere conseguir la naturalización.

Para el abogado experto en inmigración con sede en Santa Bárbara, Abbe Kingston, señaló que esta nueva medida afectará sobre todo a inmigrantes residentes de California, donde el consumo de la substancia es 100 por ciento legal y donde existen miles de inmigrantes vinculados con la industria legal de la marihuana.

Según datos de 2017, recogidos por el diario, en Estados Unidos existen cerca de 55 millones de usuarios regulares de la marihuana, siendo muchos de ellos inmigrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *