Distrito Escolar de SB propone tres opciones para año nuevo escolar

Por Alíz Ruvalcaba
redaccion@latinocc.com

El Departamento de Salud de California presentó ya las nuevas reglas sugeridas para poder re-abrir las escuelas a nivel estatal para el próximo ciclo escolar.

Cuando los más de 6 millones de estudiantes regresen a las aulas para el año escolar 2020-2021, las escuelas públicas tendrán que haber implementado una exhaustiva desinfección y adherirse a las regulaciones del distanciamiento físico.

Los distritos escolares a lo largo del estado de California recibieron una guía impresa sobre como poder re-abrir las aulas de manera segura en las escuelas públicas, con guías que cubren todos los aspectos para un “regreso a clases seguro”.

Precisamente, dentro de estas regulaciones se pide que se asignen pasillos con un solo sentido, evitando así que los estudiantes se crucen de frente los unos a los otros, marcar el piso con espacios para que mantengan 6 pies de distancia los unos con los otros, y con sus profesores, eliminar el convivio en cafeterías (los estudiantes comerán en sus pupitres viendo de frente), y aun no es claro cómo se tendrán los recesos para los diferentes grados.

De acuerdo a las nuevas normas se espera que el número de estudiantes se mantenga entre 10 y 15 alumnos por salón, dependiendo del espacio disponible para asegurar así, un asilamiento físico efectivo.

Las escuelas dentro del Distrito Escolar Unificado de Santa Bárbara (SBUSD), han enviado encuestas para dar a los padres y madres de familia 3 diferentes escenarios posibles entre los que se incluyen:

Escenario 1. Dos días de rotación combinada de aprendizaje, donde los estudiantes se presentarían a la escuela 2 días de la semana previamente designados de acuerdo a su nivel escolar y terminar sus asignaciones en casa a manera virtual el resto de la semana.

Escenario 2. Alternar semanalmente donde un grupo asiste a la escuela por 4 días semanales para educación en persona, mientras que el otro grupo estudia en casa de manera virtual.

Alternando una semana de educación en persona dentro del aula, y una semana de educación virtual en casa.

Escenario 3. Crear horarios matutinos y vespertinos donde se alternarían también las horas de entrada y salidas por grupos para evitar la conglomeración de gran cantidad de estudiantes al mismo tiempo dentro del campus escolar.

Un grupo de estudiantes acudiría a la escuela durante las mañanas por horario reducido, y el otro grupo de estudiantes lo haría también con horario reducido, pero por las tardes.

También, el aprendizaje a distancia en su totalidad sería como una alternativa para los padres y madres de familia que no se sientan cómodos enviando a sus hijos de nuevo al salón de clases por miedo al posible contagio.

Las autoridades indicaron que los alumnos tendrán un monitoreo todas las mañanas para revisar la temperatura, serán recibidos por maestros que utilizarán protectores completos de cara o cubre bocas, los pupitres estarán ubicados a 6 pies de distancia y viendo de frente para evitar el contacto cara a cara entre los estudiantes.

“Para mi es un tema bastante complejo, tengo mi trabajo que mantener y no tengo quien le haga la educación en casa a mis hijos si yo tengo que estar trabajando. En un mundo ideal, y para mi paz mental, preferiría que los niños fueran a la escuela solo 2 días por semana para que tuvieran el apoyo personal de los maestros y que yo pudiera tener la flexibilidad de mi trabajo para poder hacer un par de días desde casa también”, indicó Ángeles Guzman madre de familia y empleada del Distrito.

 

Las escuelas también contaran con un protocolo a seguir en caso de que se presente un caso de COVID-19 con empleados o estudiantes dentro del campus.

Elvia Jimenez asegura que la mejor opción para que sus dos hijos, quienes asistirán a 8º y 4º grado este próximo año, sería la segunda opción, la de 4 días a la semana, una semana si, una semana no.

“Creo que para su aprendizaje es mejor tener más días continuos, porque es más fácil retener lo que aprendieron esos días. También les ayuda más para tener una rutina, como la tenían antes de todo esto (La Pandemia del Covid-19)”, indica Jiménez.

El caso de ella es especial, ya que sus hijos asisten a una escuela privada, donde las clases y horarios no la han dejado del todo contenta.

“Estamos pagando la mensualidad completa por los dos niños, pero no hay una estructura. Ha veces sólo tienen una hora de clases Zoom (virtuales) a la semana, y la maestra no tiene ni horario fijo”, asegura.

Jiménez indica que por lo que le han comentado sus amigas y la experiencia que tienen con sus hij@s en el sistema de educación público, esto está a punto de cambiar a sus pequeños a una escuela pública.

“La verdad estoy descontenta de cómo mi escuela ha manejado la educación de l@s estudiantes, y veo que las escuelas del estado están mejor preparadas para enseñarles a los niños durante esta situación del Covid”, recalcó Jiménez.

Aunque estas reglas no están confirmadas y ni las escuelas ni el SBUSD ha tomado ninguna decisión final, los efectos del distanciamiento físico es alarmante para muchos quienes se preocupan por la salud mental y los efectos que la falta de contacto y aislamiento tendrán en los estudiantes.

Por su parte, el Santa Bárbara City College (SBCC), anunció que la mayoría de sus clases serán realizadas de manera virtual cuando se reanuden actividades a finales del mes de agosto.

Debido a lo complejo de algunas materias, también existe la opción de implementar un modelo híbrido, donde los estudiantes podrían recibir algunas lecciones en persona para ciertas asignaciones, tomando en cuenta siempre el cumplir con las reglas impuestas debido a la presente pandemia.

A nivel federal se estima que para lograr este tipo de re-apertura a nivel nacional en el siguiente ciclo escolar, se requerirían $116.5 mil millones de dólares, teniendo como un promedio estimado de $1.2 millones por escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *