Te extrañaremos Mercedes

Editorial

Editorial
Editorial

Por Carlos Hernández
editor@latinocc.com

El año nuevo es sinónimo de buenas nuevas, pilas cargadas y metas fijadas para alcanzar, sin embargo, para quienes conformamos El Latino esta ha sido una semana dura, ya que el pasado 29 de diciembre falleció nuestra corresponsal en México: Mercedes Yvonne Orozco Cruz.

Mercedes entró en una inesperada coma diabética la noche del sábado 28 y dos horas más tarde sufrió un infarto que acabó de golpe con la vida de esta talentosísima periodista.

Aún estoy en shock, ya que habíamos hablado tan sólo dos días antes para felicitarnos por la Navidad y planear diferentes proyectos para este año, por lo que no acabo de asimilar su muerte.

Jamás imaginé que esa sería la última vez que compartiéramos ideas, puntos de vista y carcajadas con alguien tan llena de vida como era Mercedes

No puedo imaginar como estará sufriendo su familia ante la inmensa perdida que Mercedes o “Meche” como le llamaban sus amigos y más allegados.

Su muerte fue imprevista, pues con toda una vida por delante con apenas 29 años aún tenía metas, sueños y seguramente dejaría una huella en el ámbito periodístico donde se desempeño desde que se recibiera de Licenciada en Periodismo y Comunicación de la prestigiosa UNAM de México.

Amiga cercana y colega de años de nuestro foto-periodista Marco Carranza, “Meche” pese a su corta edad, pero inmenso talento pudo incursionar en importantes medios de comunicación entre los que se destacan en prensa escrita: “El Heraldo” de México y “El Latino”, mientras que en televisión fue parte de “Tv Azteca”.

En cada nota que escribía se podía sentir la energía positiva de Mercedes y su pasión para todo lo que se proponía, precisamente con esa determinación forjó un ejemplo para quienes la conocían, pero sobre todo para su sobrino.

Nuestra publicación sin sus notas no será la misma, y seguramente nuestros lectores extrañarán sus informativos y coloridos artículos.

Sin embargo y como sus hermanas aseguran, es mejor recordarle como esa persona sociable, generosa, emprendedora, soñadora, viajera y determinada que era Mercedes, tanto en su vida personal como profesional , es por ello que de todo corazón quiero agradecer pública e infinitamente a Mercedes, el hecho de haber sido parte de El Latino y creer en este proyecto.

Aunque el año recién comienza y seguramente dejaste mucho por hacer en este mundo, tus familiares se han ganado un ángel que desde ahora los estará cuidando.

A Mercedes, la periodista, la colega, mujer y ser humano, a quien tuve el placer de conocerle, aunque no fue por mucho tiempo pero sí suficiente para darme cuenta de la calidad de profesional y sobre todo de persona que era, le dedico este editorial.

Y como tu familia dice, ya no hay que llorar tu partida, es mejor celebrar que ya estas en un lugar mejor: junto a Dios.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *