Aproveche la AB60

Por César Nava, Abg.

Al aplicar al nuevo permiso de conducir en el DMV, los interesados presentarán un documento legal que indique que no pueden obtener un número de Seguro Social y no pueden probar que están legalmente autorizados a vivir en Estados Unidos.
Al aplicar al nuevo permiso de conducir en el DMV, los interesados presentarán un documento legal que indique que no pueden obtener un número de Seguro Social y no pueden probar que están legalmente autorizados a vivir en Estados Unidos.

Chnava28@gmail.com

Desde enero de 2015, las personas indocumentadas tendrán su primera oportunidad de obtener licencias de conducir de California, gracias a la aprobación de la Ley AB60.

El proyecto de Ley fue firmado el 12 de septiembre de 2013 y permite dar el privilegio de conducir a este grupo de la población, por primera vez desde 1993.

Luego que el Gobernador Jerry Brown la firmó esto unirá a los estados de Connecticut, Colorado, Maryland, Oregón, Nuevo México, Illinois, Washington, Nevada y Utah, junto a Washington, DC para permitir que los individuos indocumentados puedan conducir legalmente.

¿Quién califica para una licencia?

Según el proyecto, los individuos indocumentados de 16 años de edad en adelante pueden recibir licencias si pasan los diferentes exámenes, teórico y práctico del estado.

A diferencia de las licencias tradicionales, la comunidad indocumentada recibirá una licencia que establece tener “privilegios sólo de conducir”.

Esto es muy importante para no meterse en problemas, ya que no se puede utilizar como una forma de identificación normal para obtener un empleo, abordar un avión, abrir una cuenta bancaria o recibir otros beneficios públicos.

¿Cómo funciona el proceso?

Al aplicar al nuevo permiso de conducir en el DMV, los interesados presentarán un documento legal que indique que no pueden obtener un número de Seguro Social y no pueden probar que están legalmente autorizados a vivir en Estados Unidos.

Los trabajadores indocumentados también deben presentar pruebas de residir en California., es decir con algunas facturas de agua, electricidad o teléfono a su nombre.

Bajo la AB 60 este documento del DMV con información de la condición legal den Estados Unidos es privada y no se puede dar o ser utilizado por la policía u otras agencias del orden público para investigar, arrestar o detener a personas indocumentadas.

¿Cuál es el beneficio de AB60?

Que todos los que traten de llevar una vida normal, aquellos que llevan a sus hijos a la escuela, hacer compras al supermercado e ir a trabajar puedan pedir legalmente un permiso de conducir.

En los últimos años, se utilizaron muchos retenes de control de sobriedad en California, no sólo para detener y arrestar a los conductores ebrios, sino también multar a individuos indocumentados que conducían sin licencia.

Estos puntos de control resultarían en un duro golpe para el bolsillo de cientos de miles de personas, ya que venía con grandes multas y además les incautaban el auto durante 30 días.

La AB 60 también tiene numerosos beneficios para la seguridad.

De acuerdo con el DMV, el 12 por ciento de los conductores de California no tienen una licencia de conducir válida, peor aún: la Fundación AAA para la Seguridad Vial encontró que uno de cada cinco accidentes fatales en los Estados Unidos implican un conductor sin licencia.

Con cerca de 2 millones de conductores sin seguro y sin licencia en California, permitir a indocumentados obtener licencias a través de educación vial formal, creará una mayor seguridad en las carreteras de todo el estado.

Además, será obligación que los conductores con licencia en California tengan un seguro de automóvil, lo que reducirá la probabilidad que los conductores huyan durante un accidente de tráfico.

¿Existe algún riesgo?

Hay una posibilidad que la ley podría causar más problemas para las personas indocumentadas que se pretende resolver.

Este problema se deriva de la distinción entre las licencias de conducir normales y los nuevos permisos de conducir.

La leyenda en el frente del documento “Limites Federales Aplican”, podría, según los críticos de la marca, cierta persecución de los agentes del orden con gente indocumentada.

Y es que se teme que cuando una persona sea parada por un oficial, éste verifique su estatus con el ICE, esto debido a que si bien la ley dice que el DMV no puede compartir los datos de los aplicantes cuando soliciten una licencia, tampoco específica que las agencias del orden pública sigan estos parámetros.

Aunque esto aún no queda claro y existan algunos riesgos, lo mejor por ahora es para todos aquellos que califiquen a un permiso de conducir bajo la AB60 lo hagan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *