Las caras de las nuevas regulaciones migratorias en Santa María

Las caras de las nuevas regulaciones migratorias en Santa María

 

Por KEYT

redaccion@latinocc.com

Cientos de miles de familias indocumentadas han estado viviendo en el miedo en Estados Unidos y Santa María, desde que la administración Trump entró en poder en enero de este año, muchas de estas familias no saben qué hacer si se acercan a un oficial de inmigración.

De acuerdo a autoridades del ICE, las personas que están siendo blanco de la aplicación de las nuevas leyes migratorias, un grupo pro inmigrantes, un Dreamer y una madre y sus dos hijos compartieron lo que han sido los últimos seis meses, siempre y cuando ocultáramos sus identidades.

“He estado viviendo con miedo porque no sé qué va a pasar”, compartió “Jane Doe”, la madre indocumentada residente en Santa María

Ella es una madre con dos hijos y quien pidió mantener su verdadero nombre en el anónimato.

“Vine aquí a Estados Unidos hace 18 años. Es como el sueño de todos, vine a los Estados Unidos para buscar la felicidad y un futuro, un futuro para mis hijos… y he logrado muchas cosas aquí”, indicó ‘Jane’, quien ha estado 18 años viviendo el sueño americano.

Hoy, la mujer tiene miedo de que ella y su esposo puedan ser deportados. Ambos hijos nacieron aquí y son ciudadanos estadounidenses.

“Mi hija tiene 15 años y mi hijo tiene 9 años”, asume.

Después de la elección comenzó a hacer un plan de acción en caso de que los oficiales de inmigración la llevaran lejos de los niños.

“No quiero estar separada de mis hijos, quiero que crezcan y aprendan los Estados Unidos, maneras y todo”, asegura.

Ella dice que si es deportada, como madre, no podría dejarlos atrás y se los llevaría a México.

“Lloraría y tendría miedo de dejarlos atrás. Podrían hacer muchas cosas para este estado … porque aman este estado”,

En este artículo llamaremos a sus dos hijos, “Jessica y John Doe”.

“Constantemente, constantemente sigues pensando, como lo que va a suceder”, dijo Jessica Doe.

“Jessica y John” dicen que necesitan a sus padres.

Ellos nos aman así que por supuesto van a estar preocupados también.

“Llegar de la escuela sin ver a nuestra mamá sería como, lo que pasó, oh inmigración se la llevó y estaríamos solos y eso no está bien porque somos pequeños y necesitamos a nuestros padres con nosotros”, dijo Jessica Doe.

“Jessica” tiene grandes planes para su futuro.

“Hay más oportunidades aquí, para mí honestamente tengo un objetivo, quiero unirme al ejército y ser el primero en ir a la universidad ya que mis padres no podrían”, asegura la adolescente.

La educación y un futuro mejor es un tema común cuando se habla con personas indocumentadas que vivían en Santa María.

“No me consideran un residente, pero me considero un residente”, manifiesta el estudiante de DACA o “dreamer”, Héctor Ramírez.

Héctor vino de niño de forma clandestina de Ensenada, México.

“Tenía siete años cuando me trajeron aquí, así que no sé nada más fuera de Santa María. Estamos aprovechando al máximo”, dijo Ramírez

Ahora es estudiante de tercer año de ingeniería mecánica en el Hancock College.

“Soy un estudiante de DACA desde 2013 cuando pasó esa ley”, confesó Ramírez.

Ese proyecto de ley del DACA protege a estudiantes indocumentados de ser deportados.

La ley fue dejada intacta por Trump.

Ramirez está tratando de trasladarse a UC Santa Cruz el próximo año, pero se preocupa por lo que sucederá entre ahora y entonces.

“Si sucede algo, si mis padres son deportados, probablemente también vaya con ellos a México”, expone Ramírez.

La Oficina de Inmigración del ICE se abrió en Santa María en 2014, de acuerdo a su director, David Marin, su prioridad es deportar a personas indocumentadas que han cometido crímenes,.

“Lo que hacemos son las operaciones de represión selectivas, así que buscamos a personas que están en la comunidad que tienen antecedentes penales y que tienen condenas penales”, enfatiza Marin.

Marin, dice que bajo la política de inmigración del presidente Trump, ya no hay clases de inmigrantes indocumentados que no puedan ser deportados. Lo que esto significa es estar aquí ilegalmente es motivo de deportación, pero dice que estas personas no son el objetivo de su aplicación y no están en el negocio de separar a familias.

“Entiendo las preocupaciones de la comunidad, porque no es fácil para nosotros también, nadie quiere quitar a un padre de sus hijos, pero cuando ese padre es un extranjero criminal, hay consecuencias”, enfatiza.

Marin dice que ICE no realiza redadas, checkpoints o puntos de control, asegurando que las leyes recientes de California han impedido el acceso del ICE a las cárceles donde solían hacer muchos de sus arrestos, forzándolos para ser más activos afuera en comunidades para encontrar criminales convictos.

Les gustaría que la gente cooperara cuando se les acercara un oficial del ICE.

“No tenemos nada que esconder bien, para que la comunidad sepa lo que estamos haciendo porque realmente me resulta difícil para la gente argumentar que es malo para nosotros eliminar a los extranjeros criminales de esta comunidad, de nuevo se tienen personas que han sido condenadas por Crímenes, que han atacado a los ciudadanos estadounidenses y saqueado a otros inmigrantes”, asegura Marin.

Por su parte, Abraham Meléndez, organizador de una organización pro derechos laborales y de inmigrantes, CAUSA, los inmigrantes “son humanos, son vecinos, son amigos, son miembros de la comunidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *