Murió Quino: Latinoamerica está de luto

Por Redacción

redaccion@latinocc.com

El dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado “Quino”, creador del personaje Mafalda, ha fallecido a los 88 años en Mendoza, ciudad donde nació.

Mafalda, la caricatura sobre las aventuras de una niña de seis años del mismo nombre, es inmensamente popular en el mundo de habla hispana.

Quino solía pasar la mitad del año en España y la otra en Argentina, al momento de su muerte se encontraba en la localidad de Luján de Cuyo, según la prensa local.

Sufría problemas de salud y un paulatino deterioro desde hace tiempo.

En los años recientes padeció glaucoma que le afectó seriamente la visión, y de acuerdo con algunos medios mendocinos, tuvo un accidente cerebrovascular y, a pesar de que los médicos lograron estabilizarlo, su estado se complicó.

La víspera se habían cumplido 56 años de la primera publicación de Mafalda.

El dibujante no tuvo hijos. Estuvo casado desde 1960 con Alicia Colombo, quien falleció en 2017.

Hijo de andaluces, Quino nació el 17 de julio de 1932. A los 13 años ingresó al colegio de Bellas Artes en Mendoza, pero pronto se sintió cansado de dibujar ánforas y yesos, y volcó su genio en la historieta, en una primera etapa sin utilizar palabras.

A los 18 años publicó su primera viñeta en Buenos Aires, pero fue a la edad de 30 cuando del trazo de su lápiz nació Mafalda, la niña que odia la sopa, concebida por encargo para una publicidad de electrodomésticos en 1963.

Luego se consolidó su lápiz en el humor sutil, cargado de crítica social, con las tiras de Mafalda y sus amigos Susanita, Miguelito, Manolito, Felipe y Libertad.

SU NOBLE Y ADORADA MAFALDA

Lavado escribió y dibujó las caricaturas de su pequeña heroína por 9 años, de 1964 y 1973, pero todavía se están reimprimiendo hasta el día de hoy.

“Mafalda” es tan popular que incluso tiene sus propias estatuas en Argentina y España.

La caricatura, que apareció por primera vez en el semanario argentino Primera Plana en 1964, presenta la vida cotidiana de Mafalda, la hija de una típica pareja argentina de clase media, a quien a menudo desconcierta con sus perspicaces preguntas.

Mafalda odia la sopa y quiere la paz mundial.

El ingenio de Mafalda y sus agudas observaciones del mundo adulto aseguraron la popularidad de la caricatura, que fue traducido a 26 idiomas.

“Quino” dibujó las historietas durante nueve años hasta que en 1973 decidió dejar de hacerlo, y preguntado sobre dicha decisión décadas después, el artista gráfico dijo que quería evitar la repetición.

«Es lo mismo para muchos artistas, por ejemplo, he tenido suficiente de la gente gordita de Botero», indicó refiriéndose al pintor colombiano cuyas pinturas presentan animales y personajes corpulentos.

También señaló que el cambiante panorama político en América Latina influyó en su decisión de dejar de dibujar a su adorada “Mafalda”.

«Después del golpe de Estado en Chile, la situación en América Latina se volvió muy sangrienta», indicó sobre el derrocamiento de Salvador Allende en 1973 por parte del general Augusto Pinochet en el país vecino.

«Si hubiera seguido dibujándola [Mafalda], me hubieran disparado una o cuatro veces», asumió en referencia a los ataques a artistas e intelectuales que se oponían a los regímenes militares de derecha en América Latina.

Quino se fue de Argentina a Italia en marzo de 1976, días después de que una junta militar tomara el poder en su país natal.

Miles de opositores políticos fueron detenidos y asesinados bajo el régimen militar.

Después de que la democracia regresara a Argentina en 1983, Quino dividió su tiempo entre Buenos Aires, Madrid y Milán.

Continuó trabajando como dibujante hasta que se jubiló en 2006.

Quino su talento y legado fueron reconocidos con galardones de gran magnitud como el “Premio Príncipe de Asturias en 2014” por parte de España y también fue condecorado con la “Legión de Honor” de Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *