Como harán los fabricantes para vender más autos en época de Coronavirus

Por Enrique Kogan
redaccion@latinocc.com

Hace unas décadas, y antes de la llegada de los bien fabricados autos japoneses, los fabricantes estadounidenses construían vehículos que a los pocos años eran inservibles, por lo que tocaba cambiarlos por uno nuevo.

Pero para hacerle frente a la mejor fabricación japonesa, los tres de gigantes de Detroit, GMC, Ford y Chrysler, tuvieron que amarrar sus fábricas y ponerse a producir mejores autos… pero así empezó el problema.

Mejores autos, mas años de uso, menos crecimiento en ventas.

El auge de nuevos inmigrantes, y compradores jóvenes, pudo paliar esa disyuntiva, pero el crecimiento nunca ha sido exorbitante, siempre se mantuvo entre los 15 a 17 millones de ventas anuales, y con el virus rondando y los futuros compradores en sus casas, un mal problema llegó.

Hoy, lo fabricantes de automóviles tienen dos obstáculos cuando intentan que las ventas vuelvan a los niveles tradicionales, que es la venta de 17 millones de automóviles nuevos al año.

El primero es abrir distribuidores en la era del distanciamiento social.

El otro es convencer a las personas que están preocupadas por sus ahorros para que compren un automóvil nuevo bajo cualquier circunstancia.

Las compañías automotrices han tratado de abordar este problema con más incentivos, pero la disminución en las ventas nacionales muestra que esto no está funcionando lo suficientemente bien como para obtener números cerca de donde estuvieron durante los seis años consecutivos cuando las ventas superaron los 17 millones.

Esa cadena terminó el año pasado.

Según cita la firma de investigación J.D. Power, “si las personas cuidan mejor sus automóviles es algo que nadie puede saber. Sin embargo, los automóviles están mejor construidos, tienen menos defectos. Muchas de las mayores adiciones de seguridad, como los frenos antibloqueo, se introdujeron hace años”.

Un auto nuevo puede ser atractivo debido a mejoras tecnológicas más modestas.

Sin embargo, las características de seguridad no son absolutamente críticas. El número de personas que mueren en accidentes cada año se redujo a 38,000 el año pasado.

Unos 4.4 millones resultaron heridos, lo que también es una disminución.

¿Qué pueden hacer las compañías automotrices como General Motors, Ford y Toyota para subir las ventas?

Los incentivos aún no han funcionado lo suficientemente bien.

Las nuevas características no tienen, los autos eléctricos y autónomos no son una gran parte del mercado.

La respuesta a lo que pueden hacer las compañías de automóviles para recuperar las ventas es “Nada”.

Tienen que esperar que el brote de COVID-19 se desvanezca y millones de personas recuperen sus trabajos.

Anteriormente, los fabricantes de automóviles solían ser acusados de construir vehículos basados en que rápido se gastan.

En algún momento, solo unos años después de la compra, se descompondrían o carecerían de las características críticas de seguridad y diseño de los vehículos más nuevos.

Los automóviles estaban menos bien construidos hace dos décadas, sin importar la razón.

Eso ha cambiado radicalmente. La edad promedio de un automóvil en la carretera en Estados Unidos es de más de 11 años.

Esto plantea un dilema casi imposible para los fabricantes.

Algunos autos que los estadounidenses continúan manejando son mucho más antiguos que el número de 11 años.

Una investigación de la IHS Markit muestra que la cantidad de automóviles que tienen más de 16 años aumentará en un 22% entre 2018 y 2023, lo cual elevará el total de automóviles muy antiguos a 84 millones.

Solo había 35 millones en esta categoría en 2002.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *