Oportunidad perdida

Por Abg. Gina Barroto
redaccion@latinocc.com

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE, por sus siglas en inglés) anunció recientemente una nueva directiva destinada a preservar la unidad familiar y los derechos de los padres de los no ciudadanos. 

La directiva, “Intereses de padres no ciudadanos y tutores legales de niños menores o adultos incapacitados”, entró en vigencia el 14 de julio. 

Aunque los medios de comunicación han elogiado la política como una forma de poner fin a las separaciones familiares en la frontera, no llega a ofrecer una oferta significativa. 

Protecciones para mantener unidas a las familias

La directiva brinda orientación a los oficiales del ICE que se encuentran con padres de niñ@s menores o tutores de adult@s incapacitados durante la captura y detención. 

La mayor parte de la guía se relaciona con situaciones en las que el ICE ha detenido a un cuidador adulto, mientras que el niñ@ menor de edad o el adulto incapacitado, no están detenidos. 

Según la nueva guía, se debe permitir que los cuidadores coordinen el cuidado de niñ@s menores y/o adultos incapacitados antes de la detención, tener visitas regulares con sus familiares dependientes mientras están detenidos, participar en la custodia o procedimientos judiciales estatales similares, y obtener libertad condicional una vez en los Estados Unidos. 

EXCEPCIONES

La primera directiva de interés de los padres fue publicada en 2013 por la administración de Obama. 

En 2017, la administración Trump eliminó la directiva original de muchas protecciones cruciales, y puso mayor énfasis en si los niñ@s eran residentes permanentes legales o ciudadanos estadounidenses. 

La directiva de julio de 2022 reemplaza la guía de la era Trump de 2017.

La pauta más reciente refleja muchos aspectos de la directiva de interés de los padres original de la era de Obama, con algunas expansiones. 

Por ejemplo, mientras que la directiva de 2013 solo cubría a los padres de niñ@s menores de edad, la nueva directiva incluye protecciones para los tutores legales de adultos incapacitados. 

La nueva directiva también deja en claro que el niñ@ o el mayor de edad incapacitado, no necesita tener un estatus migratorio legal para beneficiarse de la guía.

Esta versión actualizada incluye un nuevo requisito, que los funcionarios de inmigración indaguen afirmativamente sobre los obligaciones de patria potestad o tutela legal, de un no ciudadano durante los encuentros iniciales y posteriores. 

Los oficiales además deben ingresar y rastrear la información de la familia en una base de datos del gobierno. 

Aunque esta política podría potencialmente ayudar a identificar a las familias que han sido separadas en el camino a los Estados Unidos, la directiva no brinda orientación sobre si las familias deben ser detenidas juntas. 

La política tampoco se aplica a los familiares cercanos que no tienen la custodia legal pero que, sin embargo, actúan como el cuidador principal del niño.

Otra parte de la directiva permite que los padres o tutores deportados regresen a los Estados Unidos en libertad condicional, con el propósito limitado de asistir a una audiencia sobre la terminación de sus derechos de paternidad o tutela. 

La nueva guía deja en claro que la persona debe salir de los Estados Unidos después de la audiencia, y certificar que no viene al país por motivos de inmigración. 

Dar libertad condicional a una persona cuando sus derechos de custodia están a punto de terminar, la verdad que hace muy poco por mantener unidas a las familias. 

En cambio, la guía podría haber pedido a los oficiales que consideraran los efectos de la deportación en los hij@s menores de una persona, u otras personas bajo su cuidado antes de proceder con la deportación.

Si bien las ampliaciones de la guía son adiciones bienvenidas, no es innovadora. 

Es de sentido común que el ICE permita que los padres y tutores organicen el cuidado de los familiares dependientes, antes de ser sacados de sus hogares y llevados a la detención de inmigrantes. 

Sin embargo, los informes de niñ@s asustad@s y confundido@ que se quedaron sol@s después de las redadas de inmigración, muestran que incluso las políticas básicas de interés de los padres son cruciales. 

El gobierno debe trabajar para asegurar que los oficiales en el campo sigan consistentemente estas políticas.

Han pasado casi 10 años desde la primera directiva de interés de los padres, y la nueva guía de la administración Biden es una oportunidad perdida para reforzar las protecciones para los cuidadores y preservar la unidad familiar. 

Si bien la guía actualizada es una mejora en comparación con las políticas de la era Trump, simplemente restaura el statu quo.

La administración puede y debe emitir orientación adicional para garantizar que la detención y la deportación no separen a las familias, y dejen a las personas vulnerables sin sus principales cuidadores.