«Onward»: un impresionante viaje de fantasía

Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, graduado en Producción Cinematográfica de Barcelona y director de varios films, que ha presentado en numerosos festivales de cine.

Hace apenas un mes, Pixar celebraba el merecidísimo Óscar por ‘Toy Story 4’, y ahora, antes de estrenar este próximo verano la esperadísima ‘Soul’, una especie de cruce entre ‘La La Land’ e ‘Inside Out’ que asegura ser un auténtico espectáculo lacrimógeno.

Este fin de semana pasado llegó a las pantallas de todo el mundo ‘Onward’, una conmovedora fantasía suburbana ambientada en un mundo medieval lleno de magos, hadas, elfos, unicornios, cíclopes, centauros y todo tipo de seres fantásticos.

Un mundo al que desafortunadamente (como nos ha pasado en el mundo real en el que vivimos), tanta tecnología le ha quitado algo de magia a la vida, pero que el público se anima a recuperar gracias a este film.

El corazón de la historia reside en la relación entre dos hermanos elfos que deberán emprender un épico viaje para intentar conocer a su difunto padre.

Un casting liderado por Tom Holland (‘Spider-Man: Homecoming’) que da vida a “Ian Lightfoot”, un carismático pero muy inseguro adolescente que nunca pudo conocer a su padre, y por el experimentado Chris Pratt (‘Guardians of the Galaxy’ y ‘The Lego Movie’).

Pratt le da vida al entrañable “Barley Lightfoot”, el hermano mayor de “Ian”, un elfo soñador y un poco desastre que solo tiene tres recuerdos de su padre, adora los juegos de rol y sigue convencido de que la magia existe en el mundo. La química entre ambos actores es fantástica, y la evolución de sus personajes increíble.

El día de su 16 cumpleaños, “Ian”, con la ayuda de su madre “Laurel Lightfoot”, interpretada por la conocida actriz y residente de Santa Bárbara, Julia Louis-Dreyfus, quiere dar una fiesta en su casa, pero cuando sale de la escuela, la accidentada llegada de “Barley’ para recogerlo al volante de su descontrolada furgoneta retro, al ritmo de música heavy-metal, es la gota que colma el vaso.

El tremendamente introvertido “Ian” frente a esa situación embarazosa no se siente capaz de invitar a nadie a su casa.

El joven personaje se acaba yéndose a casa solo con su hermano, a celebrarlo con su madre.

Por la noche, al verle tan triste, “Laurel” hace entrega a “Ian” y a “Barley” de un regalo que les dejó su padre para que recibieran cuando ambos tuvieran 16 años.

Emocionados, abren ese regalo que viene del más allá y que resulta ser nada más y nada menos que una vara y una piedra mágica, junto a un hechizo que su padre diseñó para que pudieran devolverle a la vida por un día, si lo realizan correctamente.

“Barley”, como experto en magia, lo intenta de todas las maneras posibles, sin éxito.

“Ian”, frustrado, vuelve a su habitación y en la intimidad consigue sin querer invocar el hechizo, descubriendo que él es un mago, pero al ser un novato con la magia no es capaz de controlarlo.

Entonces “Barley” acude corriendo a ayudarle pero es demasiado tarde y la pierda mágica explota, con lo que solo consiguen devolver a la mitad inferior de su padre por un día, en concreto sus piernas.

Lo que consiguen hacer aquí los artistas de Pixar con un par de piernas es realmente impresionante.

“Barley”, como freaky de la magia, informa a “Ian” de que la única manera de finalizar el hechizo es consiguiendo otra piedra mágica.

Así pues, deben ir a una misteriosa taberna medieval para encontrarse con una mantícora temible, la única que podrá ayudarles a saber dónde pueden encontrar otra piedra mágica que les permita conocer finalmente a su padre.

Con este macguffin empieza una trepidante road movie llena de aventuras entre “Ian”, “Barley” y las piernas de su padre, que obligarán a estos hermanos a trabajar juntos y superar sus diferencias, para intentar aunque sólo sea por un instante ver de nuevo a su padre.

El tiempo, sin embargo va en su contra, les quedan menos de 24 horas para poder traerle de vuelta o desaparecerá para siempre.

Esta es la segunda película de animación dirigida por Dan Scanlon, que en 2007 dirigió ‘Monsters University’.

El talentoso director, es hasta el momento el más joven en dirigir un largometraje Pixar y lo demuestra con ‘Onward’, su historia personal de la pérdida de su padre, porqué confiaron en él para hacer esta arriesgada pero tremendamente emotiva aventura, que nos habla de la amistad, la familia, la perdida, y la superación de la muerte.

El film tiene un punto de partida maravilloso y un guión de hierro, y aunque la estructura sea bastante clásica, el alocado mundo de fantasía moderna que nos presentan nos muestran de nuevo que en Pixar andan sobrados de talento.

“Laurel” y “Corey”, la mantícora interpretada por Octavia Spencer, deberán unirse estilo ‘Thelma & Louise’ en busca de “Ian” y “Barley” antes de que desaten una maldición terrible sobre ellos y el mundo entero, al invocar el hechizo mágico para devolver a su padre al mundo.

“Onward” tiene un clímax espectacular con ecos a la saga “Indianas Jones” y cierra con un último acto genuinamente conmovedor.

A fecha de hoy, el film abrió en su primer fin de semana en EEUU en primer lugar con $68 millones de dólares, algo que pudo haber sido mucho más sino hubiese sido por la alerta del coronavirus.

Puntuación: 4 estrellas de 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *