Los Inquilinos de Casa del Pueblo luchan para quedarse en Ventura

Por María Navarro
redaccion@latinocc.com

¿Qué haría usted si tuviese solo 60 días para encontrar una nueva vivienda antes de ser desalojado? 

Pues, la respuesta puede ser simplemente “encontrar otro lugar para rentar” 

Pero qué pasa si no hay otro lugar para rentar en toda la ciudad? 

¿Qué pasa cuando la renta ha subido tanto que un apartamento de dos cuartos se está arrendando en casi $3,000 al mes? 

¿A dónde va a ir? 

Esto es lo que los 33 inquilinos de Casa del Pueblo en Ventura se han preguntado desde abril, cuando recibieron la orden de desalojo de 60 días. 

Todos han tratado de buscar otros apartamentos, pero en toda la ciudad de Ventura, no hay apartamentos para mudarse. 

Si por suerte encuentran uno, los requisitos son: un ingreso que sea tres veces superior al valor de la renta, un depósito de más de $1,000, un crédito bueno, el pago por el primer mes de renta, etc. 

Entre aplicaciones, depósitos y todos los gastos para mudarse, es muy común que los inquilinos tengan que pagar más de $5,000 para encontrar un nuevo hogar, y casi ninguna familia trabajadora afectada por este caso, puede pagar tal suma. 

Peor aún, los estafadores se están aprovechando de la situación y están publicando anuncios para cuartos y apartamentos ficticios en las redes sociales, pidiéndole a los aplicantes miles de dólares antes de “mostrarle” el apartamento. 

Cuando los aplicantes pagan, el estafador desaparece. 

Desalojar a 12 familias con sólo 2 meses de aviso, incluyendo a niñ@s y personas de la tercera edad, es cruel.

Pero por qué están desalojando a todas las 12 unidades del complejo Casa del Pueblo en primer lugar?  

En este caso, el propietario, una compañía inversionista de Los Ángeles, acaba de comprar el complejo y quiere “remodelarlo.” 

Por ley, la remodelación debe ser lo suficientemente sustancial como para desalojar a todos los inquilinos por más de 30 días

Basado en el modo que ha operado esta compañía, lo probable es que ell@s no tienen la intención de remodelarlos sustancialmente- solo hacen arreglos básicos (como pintar y poner nuevo piso) y los venden a otro propietario. 

Por eso, los inquilinos de Casa del Pueblo están pidiendo al Concilio de Ventura que pare los desalojos de este tipo, y pase una ordenanza donde el propietario debe mostrar los planes de remodelación. 

Por ahora, la Ciudad está haciendo un borrador de esta ordenanza y planean votar en la junta del 23 de mayo.

Lo que le está pasando a los inquilinos del complejo Casa del Pueblo es síntoma de la crisis de vivienda que se ve en toda California. Y los efectos de esta crisis en el mercado de renta impactan a toda la comunidad, no solo a los renteros. El incremento de personas indigentes, la acumulación de deuda privada, el bajo número de inscripciones de estudiantes de la escuela pública y el desplazamiento de comunidades de clase trabajadora a otros condados o estados son efectos de un mercado de rentas y viviendas que no está funcionando. Al pasar protecciones para los inquilinos, como la que están pidiendo los inquilinos de Casa del Pueblo, las ciudades protegen a los inquilinos de su comunidad de manera inmediata. 

Grupos comunitarios como Manos Unidas, CAUSA, el Sindicato de Inquilinos de Ventura (Ventura Tenants Union) y el Consejo de la Comunidad de Westside están apoyando estas reformas y a los inquilinos de Casa del Pueblo. Si desea ayudar a los residentes de Casa del Pueblo, llenando una petición o hablando a favor de ellos, por favor contáctenos en nuestras páginas sociales.