Alíz de la A a la Z

Aliz Ruvalcaba es una periodista radicada en SB, graduada en México y que ha trabajado en medios como Univisión en Estados Unidos.

Al sentarme a escribir estas palabras, me costaba trabajo encontrar exactamente el sentimiento que estaba experimentando, cambiaba constantemente entre felicidad, añoranza, orgullo, dolor, optimismo, y esperanza.

Ya tenía planeado ver la toma de posesión del Presidente Joe Biden y la Vicepresidenta Kamala Harris, pero creo que tenía cierto escepticismo y miedo pensando que algo iba a pasar de último momento, y que habría una desagradable sorpresa como las que me he acostumbrado a tener estos últimos cuatro años.

Esa mañana hubo un cambio de planes en casa y mis peques se quedaron conmigo en casa, así que juntos vimos como se hacía historia.

No pensé que para mí fuera a ser tan impactante y motivo de lágrimas, constantes y con sentimiento, el ver caer un periodo de tanta violencia, discriminación, injusticias y racismo en un acto simbólico como lo fue la transición de poder.

Algo tan simple pero tan profundo, como ver a “JLo” hablando español en el escenario más grande del país ante los ojos de millones, y decirles a mis hijos con lágrimas en los ojos “¡está hablando en español!” fue algo muy impactante.

Ver a Sonia Sotomayor (primera magistrada latina en la Corte suprema de Justicia) tomar el juramento de Harris, primera mujer Vicepresidenta de los Estados Unidos, y no sólo eso, es hija de inmigrantes y es también la primera persona negra-caribeña y de ascendencia india-asiática en alcanzar el segundo cargo más importante del gobierno de este país.

Tener la dicha de ver a mis hijos ser testigos de este cambio fue maravilloso, y no sabía cuánto lo necesitaba hasta que lo estaba viviendo entre lágrimas.

Cuando yo llegué a vivir a este país me tocó únicamente el último año y medio de la presidencia de Bush, ser testigo a distancia de la elección de Barack Obama fue algo maravilloso, y me doy cuenta que viví mis primeros años en este país bajo la burbuja de estar en un país con un presidente negro, vivir en Santa Bárbara para mí, aunaba a ese privilegio escondido de pensar que todo estaba bien.

Cuando tuve la oportunidad de votar por Obama para su re-elección seguía bajo ese encanto y no fue sino hasta la elección de trump, que la realidad del racismo fue tangible y visible en todas las esferas del país, la violencia, desigualdad y racismo estaba a flor de piel, ya no sólo para algunos sino latente para todos aquellos que no entrábamos en la élite de supremacía blanca.

Si algo bueno y que agradezco que dejó la presidencia de Trump fue que él quitó esa venda de los ojos y dejó al descubierto lo que nuestros hermanos y hermanas de la comunidad negra, y la gran mayoría de la comunidad latina experimentaba día a día de manera clandestina.

Gracias a él pudimos darnos cuenta que él solo es el síntoma que refleja la enfermedad tan grande que es este sistema de injusticia que le permitió llegar al poder y quedar impune en tantas ocasiones.

Agradezco ese despertar, que tenía que ser tan abrupto para poder ver la realidad y luchar a más conciencia a buscar una equidad para tod@s, y eso se empieza en casa, con mi familia, amig@s, en la escuela de mis hij@s y en mi comunidad.

 

El despliegue de tanta fuerza y diversidad que se tuvo en el Capitolio el día de la inauguración fue tan contrastante a lo que se vivía apenas hace unas semanas atrás donde, en esas mismas escaleras se derramaba sangre al intentar un golpe de estado lleno de violencia y mentiras.

Ver el arcoíris de colores representado por Hilary Clinton, Nancy Pelosi, la magia y poder de la poetisa y activista Amanda Gorman, la primera dama la Dra. Jill Biden, el carisma y presencia de Michelle y Barack Obama, el aire de esperanza fue tangible.

Una vez más resurge en mí el aire de posibilidad y me emociona ver que el primer comentario de mi hija fue:

“¿mami, cómo puedo hacerle para poder ser asistente de la Vicepresidenta? No quiero esperar a ser mayor de edad, ¿cómo puedo empezar ahorita?”.

El que mi hija pueda ver la oportunidad de verse reflejada en esas mujeres y pensar que puede lograrlo ya es un gran avance que antes era difícil de imaginar.

Creo que no soy la única que puede decir, ya hoy podré ir a la cama más tranquila sabiendo que hay esperanza.

Ahora lo que toca es recargar las pilas porque hay mucho trabajo por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *