Bloodshot: acción al tope con nostalgia

Geoffrey Cowper es oriundo de Barcelona, graduado en Producción Cinematográfica de Barcelona y director de varios films, que ha presentado en numerosos festivales de cine.

redaccion@latinocc.com

¿Está el mundo preparado para otro multiverso de películas basadas en superhéroes de cómics? ¿O ya hemos tenido suficiente?

Parece que el icónico actor Vin Diesel y el director Dave Wilson, en su debut en el largometraje después de codirigir el espectacular episodio “Sonnie’s Edge” de la exitosa serie “Love, Death & Robots” para NETFLIX, están convencidos de que sí, y resulta que su estrella es la gran esperanza calva del cine de acción actual.

“Bloodshot” es un film de ciencia ficción basado en el superhéroe de culto del mismo nombre de la editorial independiente Valiant Comics, que debutó en noviembre de 1992 en el número 4 de “Eternal Warrior”.

Desde entonces empezó a triunfar en solitario con su propia serie de cómics de “Bloodshot” en 1993, vendiendo más de un millón de ejemplares en todo el mundo.

Después de un espectacular prólogo de alto voltaje en el que ‘Ray Garrison’ (encarnado por Vin Diesel), un súper soldado que no duda ni un instante en asesinar a todo aquel que se ponga en su camino, después de una apasionada noche con su pareja, ‘Gina Garrison’ (Talulah Riley) cae en una emboscada preparada por el sádico ‘Martin Axe’ (el siempre agradecido actor británico Toby Kebbell).

‘Axe’, después de un perturbador baile a la “Joker” mata a la mujer de Ray a sangre fría, delante de sus ojos, para luego meterle una bala a ‘Ray’ en el entrecejo.

Así de contundente empieza “Bloodshot”, un auténtico baño de sangre que sin duda enamorará al público masculino joven.

‘Bloodshot’ es el primer humano en ser reanimado con éxito gracias a un revolucionario riego sanguíneo lleno de nano robots que le hacen indestructible y que reparan inmediatamente a Diesel cuando sale malparado de un combate al abrirse paso a puñetazos y bofetones al viejo estilo del cine de acción de los 80’s y 90’s.

A cambio de esta segunda oportunidad que le ha dado el sofisticado ‘Dr. Emil Harting’ (Guy Pierce) a través de los nano robots, ‘Bloodshoot’ tendrá que matar a todos los que le ordene su nueva figura paterna, que resulta ser el CEO de la megacorporación RST.

Dicha corporación implanta falsos recuerdos en el cerebro de ‘Bloodshot’ para convencerle de que diferentes villanos han asesinado a su mujer, pudiendo dejarle así suelto en un frenesí de asesinatos.

Ahí se entrevé la clara influencia de “Memento”, de Christopher Nolan, así que es perfecto y muy irónico que Guy Pierce sea ahora el malvado villano.

Por suerte, el guión es lo suficientemente coherente como para mantenernos enganchados a la pantalla y ofrece giros inesperados que sorprenden.

Diesel demuestra de nuevo con esta posible nueva saga, desde la añorada saga de “Riddick” o la siempre reciente “Fast & Furious”, que él prefiere participar en formatos clásicos para evitar tener que forzar sentimentalismos innecesarios que nunca fueron su fuerte e intentar transmitir mensajes profundos.

Desafortunadamente, ‘Bloodshot’ es un refrito demasiado obvio de films de culto como “Robocop” o “Matrix”,  ‘Bloodshot’ tiene las mismas características (ya desde el cómic), que ‘Lobezno’ y sus poderes de curación o que ‘The Punisher’ a la hora de matar y, por supuesto, bebe del clásico “Frankenstein”.

El director nos ofrecernos una nueva visión de la creación del monstruo en una cinta de pura acción camuflada de ciencia ficción que lo que seguro ofrece es entretenimiento frenético y enérgico.

El casting funciona como un tiro, y sus interpretaciones se sostienen gracias a momentos inteligentes de guión y al hecho de que Jim May, el montador, consigue dejar el metraje en menos de dos horas repletas de persecuciones, giros y golpes ingeniosos, aunque duros, junto a un exoesqueleto de efectos espectaculares.

Se nota que Wilson, procede del mundo de los videojuegos, con un dominio absoluto de los efectos visuales.

“Bloodshot” se disfruta y promete ser el inicio de una interesante franquicia. Aunque no sea ninguna revolución en el género, sí se trata de una sólida película de acción “ciberpunk” con la típica pero necesaria crítica a los poderosos macro conglomerados tecnológicos.

Esto lo hace a través de un grupo de antihéroes dañados física y psicológicamente, que incluye a una espectacular Eiza González encarnando a ‘KT’, una poderosa y atractiva ciborg que protagoniza una elaborada escena de lucha estilo “Kingsman”.

Así lo mejor del film es su ritmo de vértigo, sus efectos especiales y su héroe invensible y sin pelos en la lengua.

Y quizás lo malo sea que como ‘Frankenstein’ se notan demasiado los pedazos de otros films que construyen esta película.

“Bloodshot” se estrenó el 13 de marzo internacionalmente, pero al cerrar casi todos los cines del mundo debido a la crisis mundial de la pandemia del Coronavirus, tan solo recaudó $29 millones de dólares, sufriendo pérdidas millonarias.

Así, Sony hizo algo innovador y la pusieron disponible a través de video en demand poco después de su estreno en salas para intentar recuperar los $45 millones que costó la producción.  ν

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *