Celebrando a los empleados de la salud en su semana

Por Carlos Hernández
redaccion@latinocc.com

Desde el inició de la pandemia del Covid-19 el mundo entró en pánico y caos, y si bien han habido miles víctimas de la mortal enfermedad, también es cierto que sino fuese por el esfuerzo y la labor de los empleados de la salud se estaría hablando de una catástrofe mucho mayor.

Celebrando “la Semana Nacional de Los Hospitales”, la cual se realizará del 9 al 15 de mayo, por lo que El Latino Costa Central rinde tributo a algunos de los cientos de doctores, enfermeras, empleados de mantenimiento, limpieza, y cafetería que han estado luchando y trabajando en larguísimas jornadas sin cesar contra el mortal virus.

Jorge Balcazar: Ventura Medical Center

Jorge llegó a este país a los 22 años, y es parte vital del operativo que lleva el Hospital del Condado de Ventura (VCMC), contra el Coronavirus, ya que es parte del Departamento de Mantenimiento y Desechos de la entidad que atiende a más de 70 mil personas anualmente.

Para el oriundo de San Luís Potosí, México, desde que inició la pandemia su vida personal y laboral dio un giro de 180 grados.

“Pues por el trabajo que hacemos, creo que a todos en mi departamento nos dio un poco de temor. Se veía en las noticias de cuantos muertos habían ya en otros países, así que durante el Covid todo el protocolo en el Hospital cambió: usamos más químicos, más únicamente para prevenir el contagio del Covid como los Productos de Protección Personal (PPE, Personal Protection Equipment). En la casa igual…”, indica el residente de Oxnard .

Jorge asegura que desde marzo del año pasad cuando se ordenó cuarentena obligatoria en todo el estado, su rutina diaria se hizo más pesada y también más cuidadosa.

“Aunque me dedicó a limpiar las salas de cirugía y por el Covid teníamos más pacientes, las labores se hicieron más detalladas y más largas. Empiezo a las 7 de la mañana a trabajar y salgó a las 3 de la tarde, al llegar a la casa entró por el garaje, me quitó la ropa, me pongo otra y me doy una ducha, porque para mí es muy importante no infectar a mi esposa ni a nadie”, señaló el residente de Oxnard.

Además Jorge comparte que le daba mucho temor y todos los días tenía esa duda tanto él, sus compañeros, y su familia, que por trabajar en el hospital se infectarían.

Y es que Jorge y sus compañeros tienen la vital labor de limpiar y mantener las salas y

Aún con tantos temores y esa incertidumbre Jorge asegura que el sacrificio de los últimos 13 meses, exponiendo su vida y la de los suyos asegura con contundencia que han valido la pena.

Para Jorge el temor más grande ha sido la incertidumbre que se tiene sobre el mortal pero nuevo virus, señala que puede ser angustioso el no saber sí al tocar algo mientras limpia se podría contagiar.

“Es muy alta la inseguridad de no saber si voy a salir sano o no ese día, así como no saber si lo tengo y exponer a mi esposa. Lo veo como cuando un policía inicia su turno, que se va a trabajar pero no sabe si regresará a casa”, explica Jorge.

El empleado de 38 años de edad, además explica como ciertos eventos le han marcado durante la pandemia, como lo fue cuando en noviembre autoridades de salud colocaron un contenedor refrigerante en las afueras del Hospital para colocar los cuerpos de fallecidos que ya no cabían en las instalaciones del mismo.

Jorge es sincero y asegura que al principio pensaba que el virus era una noticia sensacionalista, pero que a los pocos días y luego al percatarse de primera mano de los estragos que causa el virus recapacitó.

“Le digo a la gente y a familiares que muchas veces no creen en e virus que esto es real, y ahora trató de entender a los que aún no creen en el virus pero me frustra un poco, porque como no lo ven o no han tenido un familiar afectado continúan ciegos, pero les puede decir que es algo real y muy grave”, indica Jorge.

Jorge también enfatizó que para él ser parte del personal de salud que cuida por los miles de pacientes que atienden al año en el VCMC es una gran satisfacción.

“Muchos pueden decir que la labor de limpieza no es una muy digna, pero somos parte importante. Realmente me llena de orgullo ser parte de este gran equipo, y sobre todo porque hay mucha más gente en la comunidad que ha reconocido nuestro trabajo y eso me alegra mucho”, indicó Jorge.

Por último Jorge indica que la pandemia le ha dejado varias reflexiones sobre su vital labor.

“Este año me deja que hice un buen trabajo, que di lo mejor de mi y que haya ayudado a otra gente, que todo el esfuerzo valió la pena, y lo demás se lo dejó a Dios para que todo salga bien”.

Dra. Carmen Ramírez Clinicas las Islas

Para la Doctora Carmen Ramírez, quien atiende desde bebés hasta personas de la tercera edad en las Clínicas Las Islas del Condado de Ventura, la pandemia del Covid le cayó como algo inesperado y también fue motivo de temores.

“Apareció de repente, tomó desprevenida a la comunidad científica y la verdad hubieron muchos miedos, sobre todo por no saber exactamente de las causas y verdaderos daños que dejaba el virus. Lo peor fue la impotencia de no saber en ese tiempo cómo tratarla”, indica la Doctora oriunda de Guatemala.

La Dra. Ramírez que al igual que miles de empleados en el sector de la salud, han estado sacrificando mucho de su tiempo libre, ya que trabaja cinco días a la semana, de martes a sábado de 8:00 a.m. a 5:00 p.m., los días se le hacen cortos en su labor altruista.

“Atiendo a un promedio de 20 pacientes a diario, y como sólo tenemos ciertas horas de atenderlos, me toca llevarme el trabajo a la casa donde trabajo otras 2 ó 3 horas. Pero es algo que ha valido la pena”, comenta la galena.

Al igual que Jorge, la pandemia ha hecho que la jornada laboral sea más demandante, ya que la doctora comenta usar un equipo especial de mascarilla para no infectarse, y usar más recursos por los protocolos de salud.

“Pero no importa todos esos sacrificios, porque creo que todos los profesionales que entran en la medicina, lo hacemos porque deseamos ayudar y dar un servicio a la comunidad, sobre mis colegas en nuestras clínicas, donde atendemos a campesinos, desamparados, gente sin seguro médico o de bajo recursos económicos”, enfatiza

La Dra. Ramírez obtuvo su título en medicina Familiar de la UCLA en 2015, y luego realizó su residencia por tres años en el VCMC del Condado de Ventura, para luego de ahí pasar a las Clínicas de las Islas, localizadas sobre el S. Oxnard Boulevard, donde se atienden anualmente a 23,472 pacientes latinos.

Según la doctora una de las cosas que la mantienen dando lo mejor de sí, es el hecho para muchos de sus pacientes durante la pandemia se les ha hecho mucho más difícil tomar sus medicinas, ir a consultas por falta de transporte, tener cuidado en sus hogares, etc.

“Lamentablemente la situación para bastantes se puso muy dura, y tristemente perdimos muchos de nuestros pacientes (mayores) en nuestras clínicas, donde la mayoría fueron latinos”, señaló la experta.

Así la doctora comparte que los peores días que ha tenido en estos últimos 13 meses de luchar contra el Covid-19, es precisamente los cuales donde le notifican que uno de sus clientes perdió la batalla contra la mortal enfermedad.

“Esos días son durísimos, sobre todo porque con mis pacientes me gusta tener una relación más personal, de años, porque para mí son una extensión de mi familia”, indica la doctora.

Para la Doctora Ramírez, quien reside en Oxnard con su esposo Bryan, la pandemia también le cambio su rutina familiar, puesto su esposo es susceptible a problemas respiratorios y de alergias lo que lo convierte en una persona en riesgo en caso de adquirir el coronavirus.

La galena comenta que si bien le frustra saber que todo el esfuerzo que hace a diario para salvar vidas, es echado por la borda con sus acciones por personas que no creen en la existencia del virus, también los entiende porque como seres humanos pueden ser presa de sus propios pensamientos.

La doctora indica que es precisamente algo natural al ser humano la negación de algunas situaciones, para así no perder el control de sus vidas y no entrar en miedo.

La doctora asegura que la pandemia, entre todo lo malo que conlleva, ha dejado algunas cosas buenas, como por ejemplo la relación laboral en su clínica.

“Sí, ya antes éramos amigos en el trabajo, pero ahora creo que estamos mas unidos. Nos apoyamos entre todos y eso es vital en este tipo de emergencias”, manifiesta.

Por último, la Dra. Ramírez compartió que el apoyo positivo de la comunidad ha sido algo que valora mucho y que le da energía para seguir adelante en los momentos más difíciles de su profesión.

“Me hace sentir muy agradecida, nunca pensé que iba a ser parte de esta lucha contra una pandemia así, sobre todo por los avances científicos y tecnológicos que tenemos hoy en día… no ha sido fácil, estudiar la carrera no es fácil, pero esto es aún más difícil”, explicó.

Flavid Montoya: Cottage Hospital

Flavid Montoya de 32 años, Gerente del Departamento de Medio Ambiente y Limpieza del Hospital Cottage de Santa Bárbara, ha sido el líder del grupo de empleados que no ha parado de brindar de servir a los cientos de pacientes que atienden semanalmente.

“Somos un gran equipo más de 150 empleados, más del 90% somos latinos, y desde marzo hemos trabajado sin parar, ya que nuestra prioridad principal es dar la mejor atención a nuestros pacientes”, comenta Flavid quien es ascendencia salvadoreña.

Además el graduado de la UCSB y quien además cuenta con una Maestría en Administración de Empresas, expresa que una de las satisfacciones más grandes que tiene es que junto con sus empleados son unos de los pocos departamentos de limpieza en el estado que decidieron seguir higienizando los cuartos de los pacientes enfermos con Covid.

“Hubieron ciertas entidades que prefirieron no entrar en el cuarto de un paciente con Covid, pero nosotros nos reunimos y decidimos que el Covid no nos iba a parar, ya que es una responsabilidad y una satisfacción especial saber que nuestros pacientes tienen un cuarto limpio”, indica Flavid.

Y es que el Gerente explica que sus empleados, han estado muy conscientes de la situación, poniendo mucho énfasis en la seguridad y no han parado de implementar nuevas medidas de limpiezas.

“Todo nuestro trabajo es más exhaustivo, más detallado, porque decidimos que sólo haciendo esto juntos íbamos a sobresalir. Además, desde que se dio la vacuna nos brinda más confianza”, explica Flavid.

Muestra de ello es que el 94% de dicho departamento está ya vacunado.

Flavid comparte que ellos entienden que los pacientes tienen derechos y el propósito es intrínseco, sin importar que tan demandante sea el trabajo y/o el estrés, “porque todo es para mejorar la salud del paciente”.

Flavid además indica que en esta próxima Semana Nacional del Hospital todos en su departamento están conscientes de la diferencia que realizan en la comunidad, pero que una de las enseñanzas que le ha dejado la pandemia de más de un año es que la unión hace la fuerza.

“Al principio es cierto todos teníamos miedo por la incertidumbre del virus, pero también juntos salieron adelante, todos nos vacunamos juntos en grupos. El Cottage Hospital es una gran institución y siempre nos ha brindado lo mejor para estar seguros a la hora de hacer nuestro trabajo”, enfatizó Flavid.

Precisamente el Hospital más grande y moderno de Santa Bárbara, por un año ha dado entrenamiento y recursos constante a todo su personal a medida que se han dado las pautas de higiene ordenadas por las autoridades estatales.

Flavid también comenta que el Hospital Cottage siempre les entrega regalos, cenas y premios para la “Semana Nacional del Hospital”, pero que debido a la pandemia en este año no habrá cena, pero ya si habrán regalos y reconocimientos. para los empleados.

Para terminar, Flavid asegura la reflexión mas grande que le deja la pandemia es que todo en la vida se puede lograr.

“Aún no tengo hijos pero cuando los tenga en unos 5 a 10 años les podré decir que lo que aprendí en estos meses es que con esfuerzo y sacrificio todo se puede alcanzar en esta vida”, enfatiza Flavid.

“Todo pasa por algo, de hecho a mis padres que viven en Los Angeles les dio Covid, incluso estuvieron internados en un hospital, por eso sé de la importancia que tiene un departamento como el de nosotros para mantener sanos a los pacientes y que el virus no se esparza”, aseguró Flavid

Dr. Sergio Rubio. Hospital Cottage

El doctor Sergio Rubio, originario de Mexicali, México, es un especialista de medicina interna de la red del Cottage Hospital, que ha brindado sin cesar atención médica a cientos de pacientes durante la crisis del coronavirus.

“Nos ha cambiado la vida a todos, no sólo como profesionales de la salud sino también a nivel personal. Ahora realizamos mucho de lo que se llama teledoc (consultas virtuales por video), llamadas telefónicas”.

Ser parte de la fuerza laboral que luchan contra el Covid, es algo que el Dr. Rubio valora muchísimo.

“Siento que ha sido un gran desempeño por todos los empleados de salud, incluyendo doctores, enfermeras, personal administrativo y de limpieza, es un orgullo se parte de esto. Y sino se hubiera realizado una excelente labor, la enfermedad se hubieses hecho más mortal de lo que ha sido”, indicó.

“Es diferente y resulta difícil de monitorear a los pacientes, puesto que es difícil saber los síntomas sin poder tener la interacción personal, y ver de primera mano como verdaderamente se sienten las personas, no poderles tomar el pulso, chequear la reacción pulmonar, entre otros”.

El doctor de 33 años de edad, que además tiene su práctica particular atiende un promedio de 14 pacientes al día, enfocándose en personas adultas.

“He tenido la suerte que ninguno de mis pacientes han muerto del Covid, pero algunos que si estuvieron en condiciones críticas internados en el Hospital”.

El galeno compartió que el interés por la medicina le entró gracias a una experiencia con oftalmólogos que daban servicios a personas de bajos recursos, y así poder mezclar el servicio con el conocimiento científico.

El Dr. Rubio indica que la pandemia también dejará cosas buenas y nuevas en cuanto a la atención médica.

“Creo que una vez se normalice todo, las consultas en personas estarán de vuelta, pero también se mezclaran con las tele consultas, sobre todo cuando haya pacientes que no puedan ir a la clínica por estar en malas condiciones, no tener transporte o por la edad, algo que hasta antes el Covid las compañías aseguradoras no cubrían este tipo de consultas”.

El galeno también manifestó que la comunidad local está muy agradecida y contenta con la labor que el sector de empleados de la salud han hecho durante la pandemia.

Por último indicó que la labor de los empleados en lo que ha sido la peor pandemia de los últimos dos siglos, inspire a nuevas generaciones para estudiar estas profesiones y continuar con el legado de atención.

“Ha sido bonito ver como cada empleado de cada departamento de los Hospitales están dando lo mejor que puedan para luchar contra el covid. Nos hemos hecho prácticamente un solo equipo”, señaló el Dr. Rubio. 

 

Deja una respuesta