Enfermera asegura que el ICE esterelizó a inmigrantes presas

Los principales demócratas del Congreso reaccionaron furiosamente el martes a las afirmaciones de que mujeres inmigrantes detenidas en un centro de detención en Georgia están siendo sometidos a histerectomías cuestionables.

En una denuncia presentada el lunes, una enfermera alega que el Centro de Detención del Condado de Irwin, realizó histerectomías cuestionables, se negó a examinar a los detenidos para detectar COVID-19 y destruyó los registros médicos.

Un alto funcionario médico del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), emitió un comunicado en el que disputó «con vehemencia» las afirmaciones, diciendo que solo dos mujeres han sido remitidas para histerectomías desde las instalaciones desde 2018.

La declaración se produjo después de que los demócratas aprovecharan las acusaciones de las enfermeras de que un ginecólogo a quien ella llamaba el «colector de útero» estaba realizando «histerectomías masivas», declarando que investigarían el asunto.

Una conferencia de prensa de seguimiento el martes en Atlanta proporcionó poca información para fundamentar las afirmaciones.

Los abogados de la enfermera, Dawn Wooten, se negaron a dar a conocer la declaración completa que hizo al Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional.

Wooten se negó a responder preguntas después de hacer una declaración sin hacer referencia a histerectomías masivas.

Wooten trabajó a tiempo completo como enfermera práctica con licencia en la cárcel de inmigración hasta julio, cuando fue degradada.

La Dra. Ada Rivera, directora médica del Cuerpo de Servicios de Salud del ICE, explicó que ambas cirugías habían sido aprobadas por funcionarios del ICE.

“Para ser claros, las decisiones de atención médica relativas a los detenidos las toma el personal médico, no el personal de las fuerzas del orden”, explicó Rivera en el comunicado.

«A los detenidos se les otorga el consentimiento informado, y un procedimiento médico como una histerectomía nunca se realizaría en contra de la voluntad de un detenido».

Rivera señaló que el ICE cooperaría plenamente con cualquier investigación resultante de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional, pero recalcó que deseaba que Wooten hubiera presentado las reclamaciones a los funcionarios del ICE primero.

El médico no aparece en la denuncia, pero los abogados que representan a las mujeres en la cárcel indicaron que sus clientes fueron llevadas a un ginecólogo local llamado Dr. Mahendra Amin.

Scott Grubman, abogado de Amin, manifestó en un comunicado que confiaba en que el médico sería absuelto de cualquier irregularidad.

Amin fue acusado anteriormente por las autoridades estatales y federales de facturar falsamente a Medicare y Medicaid en una investigación que condujo a un acuerdo de $520,000 en 2015.

Los demócratas se apresuraron a denunciar sobre las acusaciones después de pasar los últimos tres años condenando el trato de la administración Trump a los inmigrantes, incluida la separación de familias y la detención de niños en condiciones miserables en la frontera.

«Si es cierto, las espantosas condiciones descritas en la denuncia, incluidas las acusaciones de histerectomías masivas que se realizan a mujeres inmigrantes vulnerables, son un asombroso abuso de los derechos humanos», adujo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de California.

El representante Bennie Thompson, un demócrata de Mississippi que preside el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, explicó que el panel está llevando a cabo una investigación en curso sobre las condiciones en las instalaciones de los contratistas del ICE «y examinará estas nuevas e increíblemente graves acusaciones».

Wooten no tenía claro si las mujeres consintieron a sabiendas en las operaciones, dijo que las enfermeras expresaron su preocupación por el médico.

«Todos los que ve tienen una histerectomía, casi todos. Incluso le ha quitado el ovario equivocado a una joven», añadió Wooten en la denuncia.

Amin le dijo a The Intercept en una historia publicada el martes que había realizado «una o dos histerectomías» en los últimos tres años.

Su abogado, Grubman, se negó a decir exactamente cuántos procedimientos había realizado, pero aseguró que Amin «negaría enérgicamente» cualquier acusación de mala conducta.

«El Dr. Amin es un médico muy respetado que ha dedicado su vida adulta al tratamiento de una población de alto riesgo y desatendida en las zonas rurales de Georgia”, asumió Grubman.

La instalación en Ocilla, a unas 200 millas (320 kilómetros) al sur de Atlanta, alberga a hombres y mujeres detenidos por el ICE, así como a presos del Servicio de Alguaciles  del condado de Irwin y está a cargo de la empresa privada de Luisiana, LaSalle Corrections.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *