Escuelita para Padres

La maestra Sonia Aguila es una experta en educación que enseña en la Escuela Canalino de Carpintería./EL LATINO

Recientemente escuché al conferencista Cesar Lozano compartir una historia sobre la chapa de la puerta. 

Esta conmovedora historia habla de un señor que cada mañana, al ir a trabajar, cerraba la puerta y sobaba varias veces la chapa. 

Al regresar, hacia lo mismo, sobaba la chapa antes de entrar.

¿Saben por qué? Para dejar sus problemas afuera de su hogar. 

Aunque había tenido un día difícil en el trabajo, evitaba traer sus problemas a su esposa e hij@s. 

Esta historia me hizo pensar en el estrés que nos ha causado esta pandemia.

A un año de su comienzo, no hay persona que pueda decir que el Covid no le ha afectado.

Desde perder su trabajo, no poder viajar para ver a sus seres queridos y tener tantos meses a los niñ@s aprendiendo en casa.  

Es muy fácil llegar del trabajo y gritar a los hij@s y a la pareja, ya sea por culpa del tráfico, problemas con compañeros de trabajo, el mismo cansancio y estrés hacen que las personas exploten con los que más aman, sin ellos tener la culpa.

Sea sabi@, no permita que le suceda eso.  

Tome tiempo para descansar y aproveche que está en el sofá para leer un libro con su hij@, a los niños les encanta dibujar, y esto científicamente está comprobado ayuda para reducir el estrés.

¡Imagínese lo feliz que se sentirán sus hij@s si usted dibuja con ellos!

Al final de cuentas, ellos no tienen la mínima culpa del mal día que tuvo usted. 

No permita que cada quien esté en su auto encerrado con su celular o computadora. Aunque es común que los hij@s quieran su espacio, anímelos a que pasen tiempo de calidad en familia. 

Platique de cómo les fue en su día y si sólo contestan sí o no, haga preguntas específicas como:

¿Qué fue lo mejor que te sucedió hoy? ¿Qué fue lo peor de tu día? Esto ayudará a iniciar la conversación. 

Como la historia que le mencioné al principio, trate de no llevar los problemas a casa. 

Eso no quiere decir que no le comente nada a su pareja, claro que debe tener mucha comunicación pero a lo que me refiero es que no le afecte negativamente.

Es decir, no llegue gritando a sus hij@s y su pareja, simplemente porque usted tuvo un mal día o se siente estresado. 

La salud mental es un tema muy hablado durante la pandemia, por lo que cuide de sí mismo.

Descanse, escuche música, relájese, camine en el parque o playa. Respire aire puro. Como padres, muchas veces ponemos a nuestros hij@s primero pero es importante de vez en cuando tomar tiempo para uno mism@.

Lea un buen libro o busque en redes sociales páginas de reflexión o superación personal.

Y por qué no, de chistes o bromas para divertirse un poco, los padres deben estar bien para poder cuidar de sus hij@s. 

Así que la próxima vez que entre a su casa, recuerde dejar los problemas afuera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *