Reo que apenas caminaba es obligado a cita migratoria

Por Agencias
redaccion@latinocc.com

Un inmigrante detenido que dijo que dio positivo por COVID-19 tuvo que llamar para una audiencia en la corte incluso después de que un guardia dijo que estaba demasiado débil para hablar, dijo su abogado este viernes.

Cuando el juez le pidió a Salomon Diego Alonzo que dijera su nombre, el guardia respondió que Alonzo «no tiene capacidad pulmonar», indicó su abogada, Veronica Semino, que estaba escuchando por teléfono.

La llamada duró aproximadamente dos horas, aunque la jueza Mary Baumgarten finalmente acordó retrasar la audiencia final de asilo de Alonzo, dijo el abogado.

En declaraciones a la agencia de prensa The Associated Press, el joven guatemalteco de 26 años respondió a la mayoría de las preguntas con respuestas de una o dos oraciones, a menudo interrumpidas por tos.

Alonzo aseguró que tiene dolores de cabeza, diarrea y agotamiento severo que le dificultaron salir de la cama.

Está confinado con otra persona en un dormitorio en un centro de detención de inmigrantes en la zona rural de Louisiana, donde el personal médico revisa sus signos vitales dos veces al día.

«Apenas puedo caminar. No estoy a salvo aquí», dijo Alonzo.

Su caso proporciona una nueva visión de cómo el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas está lidiando con un número cada vez mayor de casos de coronavirus entre sus aproximadamente 32,000 detenidos.

El ICE dijo el viernes que se confirma que 100 detenidos tienen COVID-19.

Los expertos en salud pública han advertido que el virus podría causar un daño particular en las cárceles y prisiones, porque hay poco espacio para el distanciamiento social.

Los detenidos por faltas de inmigración en varios estados han pedido máscaras y expresaron temor de contraer el virus, que causa síntomas leves o moderados para la mayoría de las personas, pero puede causar enfermedades más graves para otros, especialmente adultos mayores y personas con problemas de salud existentes.

Para combatir la pandemia, el ICE ha liberado a unos 700 detenidos hasta ahora, principalmente personas con afecciones médicas conocidas, pero se ha resistido a las liberaciones a gran escala de detenidos.

“Las solicitudes de Alonzo para ser liberado han sido denegadas”, dijo su abogado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *